“LA INMACULADA CONCEPCIÓN” PATRONA DE LA INFANTERÍA ESPAÑOLA

Son los primeros días de Diciembre de 1585. La infantería española está desplegada por Europa en defensa de la fe católica y el derecho a la paz, a la vida, ante las matanzas de los calvinistas. Para los soldados aquella es una causa justa. Pronto van a ser conocidos como la mejor infantería del mundo. Una dura instrucción, estar bien mandados, o una disciplina aceptada no son las únicas razones. Hay otras que residen en el alma y que hacen a la infantería española ser distinta y única. Es el honor y la honra lo que mueve a aquellos hombres hasta límites insospechados.
Pero aquellos primeros días de diciembre de 1585 la situación para nuestros soldados en Flandes roza la tragedia. Defendían el monte de Empel en una pequeña isla holandesa. El Tercio de Francisco de Bobadilla después de la toma de Amberes estaba bloqueado por la escuadra holandesa. Cercados y aislados, el hambre y el frío ponían a prueba la resistencia de aquellos infantes españoles. El sábado 7 de diciembre la situación era desesperada y el Maestre Bobadilla llamó a los capitanes y soldados exhortándoles “a rezar para que Dios los librase del espantoso peligro en que estaban”.

“En esto, estando un devoto soldado español haciendo un hoyo en el dique para guardarse debajo de la tierra del mucho aire que hacía junto a su tienda y cerca de la iglesia de Empel, a las primeras azadonadas que comenzó a dar para cavar la tierra saltó una imagen de la limpísima y pura Concepción de Nuestra Señora, pintada en una tabla, tan vivos y limpios los colores y imagematices como si se hubiera acabado de hacer”.

La imagen, entre las banderas, es llevada en procesión a la iglesia y los soldados rezan con fe a su Virgen Inmaculada. Por la noche ocurre algo que no era normal en esa época del año; una gran tormenta de frío congela la superficie de las aguas, aprovechando los infantes para salir de su asedio caminando sobre el hielo sorprendiendo y derrotando, no sin grandes sufrimientos, a la escuadra holandesa. Todos atribuyen a la protección de la Inmaculada su salvación y victoria y allí mismo la proclaman Patrona de los Tercios de Flandes. La Virgen Inmaculada se instaló en el corazón de los infantes para siempre. Será su Patrona, su Madre protectora, ayer, hoy, y mañana, que ningún infante de España pide permiso para sentir el fervor y el amor a una madre. Poco han cambiado las cosas para estos hombres de a pie, que siguen encomendándose cada mañana a su Virgen Inmaculada antes de empezar el caminar incierto por esos mundos de Dios.
Como nos enseñan nuestros compañeros de la Armada, “El que no sepa rezar que vaya por esos mares, verá como lo aprende sin que le enseñe nadie”.

image Todos, los que todo lo andamos y vivimos somos infantería. Ser infante es sentir mucho y haber vivido intensamente cada instante. Es sentir la necesidad del centinela que espera la aurora. Es saber caminar con las plantas de los pies calcinadas y derrumbarte si te paras. Es conocer y haber sufrido quebrantos, los del enorme esfuerzo que exige enfrentarse cara a cara al enemigo en las cortas distancias.

Ser infante es valorar los horizontes que se atisban cuando el descanso te permite mirar por encima del punto de mira de tu fusil. Y saber que siempre hay alguien que te coge la mochila con treinta kilos de equipo cuando llevas los hombros desollados por el correaje y el sudor.

Y sobre todo, ser infante es haber sentido la angustia anhelante de intuir que en unos instantes todo desaparece para siempre.

El que no es infante es que no ha rezado nunca, ni ha sentido la tragedia, la desolación y la muerte; muy cerca.

Por eso es la Inmaculada nuestra Patrona. Porque el infante encuentra la fe en medio de la batalla. Y esta batalla de la vida ya sabemos como termina. La fe no exime al que cree en su Patrona de la angustia de tener que morir, pero Ella es el alivio, es la única esperanza.
Ser de infantería es ser una canción que brota de almas que son suyas y de labios que han besado la Bandera; haber besado la Cruz aquella que formaban la enseña de la patria y el arma con que habían de defenderla.
¡Feliz Patrona! Infantes de España.
General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

7 diciembre 2018

LA INMACULADA CONCEPCIÓN EN LA ACADEMIA DE INFANTERÍA (General Dávila)

Toledo: cuna de la Infantería española. Su Academia Militar, la de Infantería, donde se guarda la mística y la esencia de ser infante. Una historia que allí permanece desde sus orígenes y que no ha hecho sino empezar. A la infantería podemos ponerle fecha de sus orígenes, nunca de su final. Mientras haya un hombre erguido, de pie frente a lo bueno o ante la adversidad,  habrá un infante. La historia de la Infantería es la del hombre que nace y, a fuerza de caídas, se levanta y sobrepone, sin dudas, sin quejarse, sin asombrarse ni amilanarse. Ser infante lo es casi todo; y es muy sencillo. Solo es necesario tener fe en tu camino, andar en compañía, con el amparo y la seguridad de un amigo. Una vez descubierta la mística del recorrido se entra en la plenitud de haber sido infante, sin más pretensiones que el deber cumplido.

La Academia de Infantería no es solo un templo donde se rinde culto al saber. Poco se sabría si así fuera. Es algo más allá. Inexplicable contagio de un espíritu heredado que ha impregnado los aires toledanos de infantería pura. Sin posible antídoto. Traspasados sus umbrales uno queda contagiado del virus del deber, de la Patria y del honor.

Fue hace ya muchos años. Por el siglo XVI los españoles se dieron cuenta que ellos, en sus soldados representados, eran la mejor infantería del mundo. Fue un milagro. Es un milagro sentirse acompañado y amado. Cuando todo estaba perdido, derrotados, olvidados… llegó Ella, con su manto azul Inmaculado. El 8 de diciembre lo hemos venerado al recordarlo y celebrarlo. La Patrona de los Infantes, la Virgen Inmaculada.

Me cuentan que alguien llegó hace tiempo a la Academia de Infantería  y quiso arrodillarse ante su Patrona. Vio bustos, estatuas y cuadros. Historia, un museo, ¡aquel patio!, el Alcázar toledano. Vio por todas partes infantería, los grandes y humildes del arma, sus soldados. Respiró aquel aire y sintió el contagio de ser de infantería, para siempre, sin dudarlo y sin poder evitarlo. Pero faltaba una imagen, un retrato. El de Ella que hace muchos años a la fiel infantería se había mostrado en una tabla, un cuadro de azul pintado. Y me cuentan que, como por un milagro, se acaba de poner remedio y de nuevo, en la entrada, donde presidir debía, hace ya muchos años, se acaba de bendecir y colgar un hermoso cuadro. El de la Virgen Inmaculada junto a sus soldados. Ella la Virgen de ahora, como la de entonces, como siempre, mirando a sus soldados que en cotidiana y entregada oración le devuelven la mirada. Es un hermoso cuadro que desde este 8 de diciembre de 2017 preside la entrada a la Academia de Infantería. Una obra que ha sido posible gracias a donaciones de los infantes, cada uno lo que puede.

Es una Virgen guapa, infante Señora, que rodeada y amada, siempre y en cualquier lugar, por sus soldados de Infantería, desde ayer preside la Academia de Infantería, en el lugar que le corresponde. No se entiende la Infantería sin su Patrona y no hay mayor milagro que sentirse por Ella acompañado en el permanente caminar. Preguntadle a los Infantes de España, preguntadles en quien confían y de quién se fían.

Señora y Madre de los Infantes, Virgen Inmaculada, desde mi condición de infante ante ti me arrodillo.

Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea, pues todo un Dios se recrea en tan graciosa belleza. A ti, celestial Princesa, Virgen sagrada María, te ofrezco en este día alma, vida y corazón. Mírame con compasión, no me dejes, Madre mía.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

NOTA FINAL. El cuadro de la Inmaculada Concepción inaugurado hoy en la Academia de Infantería por el General de Ejército -Jefe del Estado Mayor del Ejército- ha sido pintado por Ricardo Sanz. El título del cuadro es “La Madre de los Infantes”.

Fue una idea del Coronel Director de la Academia que hoy se ha hecho realidad y que presidirá desde este 8 de diciembre de 2017 la entrada al Centro dónde se forma la Infantería del Ejército de Tierra español.