MÁSTERES Y TITULACIONES. EL JOYERO Y EL COJONARIO General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

No recuerdo yo esos de los másteres en mi juventud. Aquí, donde la más principal hazaña es obedecer, entrabas en una Academia Militar y al finalizar te incorporabas a las unidades a desarrollar lo aprendido. Después llegaba lo de los másteres que siempre se han llamado cursos. De ascenso, de especialización, de idiomas, y no sé cuantas cosas más. Media vida haciendo cursos, estudiando y perfeccionando tus capacidades. ¿Qué quieres ascender?: curso al canto. ¿Qué quieres ese destino?: curso necesario. Másteres ninguno. A mí esa palabra no me suena en mi hoja de servicios.

Para curso y título con solera, y la base de todos los demás, el de cabo. Recuerden y divulguen; es muy necesario en los tiempos que corren: <<El cabo, como Jefe más inmediato del soldado se hará querer y respetar de él, no le disimulará jamás las faltas de subordinación. Infundirá en los de su Escuadra amor al oficio y mucha exactitud en el desempeño de sus obligaciones. Será firme en el mando, graciable en lo que pueda, castigará sin cólera y será medido en sus palabras, aún cuando reprenda>>. Ese sí que es un máster.

Los militares llevamos en el pecho los distintivos de los cursos que hemos realizado, prendidos en la guerrera, que en un soldado es un auténtico e indestructible  archivo que no requiere la firma de ningún profesor ni rector, porque, aquí, nos conocemos todos y todos sabemos casi todo de todos, entre otras cosas lo que cada uno ha hecho y ha deshecho.

El pecho de un soldado es su hoja de servicios donde en un rápido vistazo se puede leer su historial entre cursos y condecoraciones. Alguno lleva tantos que acaba con apodo: el Chapas. Todo estaba a la vista sin tener que revisar archivos o expedientes.

Luego, algo más tarde, llegó eso de la distancia, que es el olvido, aprender desde lejos, primero con envíos a domicilio, luego con internet, y sin darnos cuenta aparecieron paracaidistas por correspondencia y guerrilleros de internet, pero se les notaba mucho y pronto tuvieron que abandonar y volcarse más en un máster… por correspondencia, no presencial.

La cosa cambió mucho con la enseñanza a distancia. Empezaron a proliferar cursos, títulos, másteres, especializaciones en cosas de las más extrañas, y aparecieron esas cartulinas pomposas, llenas de sellos y firmas, que casi nunca servían para nada, pero puntuaban. Un título con firma vale mucho, y con membrete ni te cuento, que decía d´Ors que en el principio fue un membrete, así que lo que vale y pesa no es lo que hayas hecho sino lo que el papel lleno de sellos diga que has hecho. Sobre todo si está bien firmado, lleno de firmas, como esos títulos que hay en las consultas de los médicos.

Aunque ya se sabe que no todas las firmas son tales. Ahora las hay virtuales, digitales, o sellos que las sustituyen. Las hay interinas, por ausencia, accidentales, incluso hasta falsas. No todas las firmas son de quien son. Esperemos que no se invente el robot con gorra, estrellas o galones  y firma, aunque quien sabe…

Al salir de la Academia y antes de hacer ningún curso estuve destinado en un Centro de Instrucción de Reclutas. Llegaban los soldados cada tres meses procedentes de todas las tierras de España. De todos los niveles de conocimiento, formación y educación. ¡Qué buenos soldados!

Cuando empezábamos a filiarles ya les notabas en la cara y en los gestos quien iba para cabo. En cierta ocasión al preguntarle a un grandullón, fuerte como un toro, su profesión, contestó alto y claro:

Joyero mi teniente.

-¡Caramba! ¡Qué bonito oficio! ¿Y qué tipo de joyas haces?

-No mi teniente, no hago joyas, yo soy joyero de hacer joyos.

No, no me tomaba el pelo. Era así, joyos era lo que él hacía, un buen oficio para zapadores; sin título reconocido fue aquel muchacho uno de los mejores cabos que tuve en la compañía. El joyero hacía joyos, pero hubiese hecho, mejor que nadie, joyas o lo que le hubiesen enseñado. Un par de másteres y la vida solucionada. Se limitó a ser un buen cabo, pero de verdad.

Tengo para mí, para mi intimidad, un título curioso y sin máster alguno del que me enorgullezco. Me lo concedió una de mis nietas. Aunque no está firmado. Es lo bueno que tiene, que no es falso. Creo que ya se lo he contado en alguna ocasión, pero no me importa repetirme. Ya les digo que es para la intimidad.

“Cojonario” algo más que un máster

Mandaba yo la Legión cuando me llamó un día mi hija a contarme una historia al menos graciosa. Una de las profesoras de mi nieta la llamó para preguntarle por la profesión del abuelo porque la niña no hacía más que repetir que su abuelo era cojonario. Les aseguro que yo jamás había pronunciado esa palabra ni se me había ocurrido una síntesis tan magnífica para definir a un legionario con una sola palabra. Hubo que dar explicaciones en el colegio, pero como entenderán yo, el abuelo, acababa de conseguir el título más bonito y de más categoría de mi vida; y sin hacer máster alguno: cojonario.

De lo que se deduce que los títulos te los da la vida y los másteres te los da, vaya usted a saber, porque donde hay un buen joyero que hace joyos hay un buen refugio, y donde hay un cojonario, pero un máster solo es un papel que emborrona cualquier carrera, y además se necesitan tantas firmas, por lo menos tres y nunca se sabe, que dicen los médicos que uno cura, dos dudan y tres sepultura segura.

Dejen, dejen, no se líen con un máster más o uno menos; hagan un buen joyo y para amigos elijan a un cojonario. De los otros, del fuego amigo, ni fiarse, que luego van y te empapelan la habitación de másteres, los enseñan por ahí, y hasta te cierran la puerta y ya no sabes por dónde salir, aunque tampoco nadie sabe por dónde, ni por qué, ni para qué entraste. Cuando te quieres dar cuenta te has quedado más solo que la una. Eso sí, con tu maestría enmarcada y firmada. A nadie le importa. No importa el máster o el no máster, que en definitiva para nada vale entre tanto licenciado. Lo que verdaderamente importa es tocar… los cojonarios.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

9 abril 2018

 

 

 

 

32 pensamientos en “MÁSTERES Y TITULACIONES. EL JOYERO Y EL COJONARIO General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

  1. A sus ordenes siempre mi Cabo cojonario y Joyero.
    Hay mucho master del Universo.
    Lo que hace falta a muchos en un buen curso de Pico y Pala.

    Me gusta

  2. Mi General, en éste foro, diariamente evidencian ese Máster en “Amor a España”, que llevan gravado a fuego en su corazón. V.E, TG Pérez Alamán, GD Chicharro, GB Coloma, CN Liberal, Cor Alonso Marcili entre otros, ejemplarmente imparten doctrina impregnada de España.
    Viva España Siempre!!!

    Me gusta

  3. Muy acertado todo lo que expone, mi querido general; yo tampoco viví en mi época de estudiante nada sobre los master, pero ya se sabe que en mi reciente época madura me tocó ser Director y Profesor de master universitarios posgrado, y posteriormente Director de Proyectos Internacionales de los mismos.
    Claro que tuve la suerte de ejercer esa actividad en una institución seria, donde la presencia y los exámenes eran obligatorios y donde los proyectos finales se defendían rigurosamente.
    Pero lo que me interesa destacar en este su admirable artículo es parte de la inauguración que hice, como Director, en un master de calidad, donde también era profesor; y que quiero recordar hice mención en el Blog con motivo del Humanismo y las Fuerzas Armadas:

    “Queridos alumnos, al daros la bienvenida quiero y deseo aprovechéis con entusiasmo y dedicación este master; y como ejemplo os expongo el humanismo y la calidad de servicio que impera en las Fuerzas Armadas, algo que posiblemente desconozcáis pero que deseo os sirva de ejemplo…
    Los miembros de las Fuerzas Armadas juran dar su vida en el cumplimiento de las misiones que se les confían. Esto os parecerá algo simbólico o virtual, pero os equivocáis. Es algo real y sucede. Ahora recordaréis que entre sus miembros hay quien muere, incluso, en las misiones llamadas de paz, o víctimas del terrorismo…
    ¿Conoces alguna profesión que haga tal juramento? El humanismo siempre se ha interesado por la vida de las personas, especialmente cuando la pierden en servicio a los demás. Si el compromiso, el comprometerse, es la expresión esencial del humanismo, entregar la propia vida es la sublimación de ese compromiso…
    Ahora nuestras Fuerzas Armadas son profesionales, pero ello no evita recordar que cuando no lo eran, además de sus misiones esenciales, cumplieron una importantísima de alfabetización; muchos españoles han aprendido a leer y a escribir haciendo la “mili”…
    Sí, querido alumnos, nuestras Fuerzas Armadas merecen el reconocimiento de los ciudadanos y que se superen y olviden las campañas mediáticas de desprestigio a que se vieron y se ven sometidas…
    En nuestro mundo, y en España, azotado por la crisis social y moral, sin cohesión en torno a valores básicos, sin apenas sociedad civil ejemplar, en donde se constata la insuficiencia de las formas políticas, sometida a tendencias disgregadoras, y sin instituciones públicas irreprochables, las Fuerzas Armadas aparecen como un reducto de seguridad, calidad de servicio, confianza, estabilidad y permanencia…”

    Quiero recordar que, antes de dar paso a la primera lección, hubo un gran debate sobre ello y tuve que ampliar el tema a asuntos como disciplina, esfuerzo, trabajo en equipo, compañerismo, etc.
    Perdón por la extensión y un fuerte abrazo.
    Pedro Motas

    Le gusta a 1 persona

  4. No tengo ningún master, solo mi carrera universitaria, curso de funcionario una vez aprobada una oposición dura, y eso si he recibido e impartido a lo largo de mi vida funcionarial, muchos cursos de orden práctico. Alcancé el grado 30 bastante joven, pero a base de valoración del trabajo desarrollado, nunca por tener titulitis. Ah, y en el Ejercito fui Cabo y Cabo 1º en un CIR.
    Saludos y Viva España

    Me gusta

  5. Mi General,

    Con conocimiento de causa, ganado día a día en tres continentes, el significado de ese concepto tan “snob”, aquel que busca copiar e imitar estilo y apariencia, de master no tiene posible comparación alguna con el concepto que a través de la lectura de tan brillante artículo acabo de aprender: cojonario. Conocí su significado toda mi vida pero siempre me faltó el verdadero substantivo.

    Solo hay otro concepto igual que aprendí durante años en su lugar de origen, aquel que enlaza mano a mano con el ´abuelo Cojonario`, ese concepto hermano es ´Sensei`.

    A la orden de vuecencia,

    – Francisco de Javier

    Me gusta

  6. Hablando de máster y catedráticos la imagen que han dado militares y los catedráticos y iluminados de la comisión de la memoria histórica del Ayuntamiento de Madrid, los defensores de la calle se han sometido a estrictas historia y datos que realmente se pueden contrastar pero de los catedráticos en categoría de perito dejan mucho que desear esto es mi impresión.
    Acabo de salir de la vista oral contra el ayuntamiento de madrid por la calle Gral. Millan Astray, siento vergüenza ajena de la incultura al más alto nivel de la comisión encargada para el estudio y posterior informe sobre la participación del Gral. Millan Astray y por consiguiente la aplicación del artículo 15 de la ley 52/2007 ( mal llamada ley de la memoria histórica y ya se porque).
    En la comparecencia en calidad de peritos los comisionados para tal empeño por el Ayuntamiento de Madrid los cuales son catedráticos y doctores en filosofía y historia con curriculum muy hororifico han venido ha declarar desconocimiento total de la vida de Millan Astray así como las vicisitudes del tal noble Gral. pero es más como se puede mentir y afirmar echo que no existen y no están contrastado como son que existen difusiones de radio del Gral.
    Toda la defensa del despropósito se basa en que el el año 24 era plaza de Millan Astray y luego en el 69 fue calle, no me extraña que le llamen de la memoria histórica pues estos eruditos catedráticos han demostrado que no tienen ni idea de la historia lo único que se han dedicado es al cobro, que quisiera que en transparencia lo pusieran cuanto le han pagado a estos catedráticos.
    Ni me extraña nada lo de la Sra. ,por decir algo, Cifuentes.
    Reitero vergüenza ajena.
    Rafa Boja

    Me gusta

  7. Buenas tardes, General D. Rafael Davila:

    Hoy he disfrutado mucho con lo que nos ofrece , General, por la categoría de su contenido..y la historia del cabo “Joyero, y el titulo de Cojonarío .” más que genial, entrañable, simpático.. y oportuno.

    En primer lugar, comparto el comentario de D. Andrés Galan, de agradecimiento a todos los componentes de la creación de este magnifico blog, que nos ilustran mas que en un Master, y aprendamos de verdad con objetividad, los valores de un gran amor a nuestra patria, España, y su defensa,en mejorar en lo que se pueda, por el bien de todos.. yo, aprendo todos los días, y lo valoro grandemente.

    me han gustado todos los comentarios, sobre todo, el del profesor D. Pedro Mota, al tocar temas de enseñanza sobre el Master de calidad y humanismo.

    he comentado alguna vez, que fui religiosa, entré menor de edad, hubo que pedir permiso a Roma, tuve dos años de noviciado, (por la edad..) en el que me dedicaron a los estudios eclesiasticos, y con 17 años tome los habitos. Vino el Padre General ,a ella, he hicieron que leyera el recibimiento, estoy en todos los anales de la orden. En mi primer trabajo, en colegios, me hicieron estudiar Psicologia, pedagogia, y algo de recursos humanos..posteriormente pase a formar chicos musulmanes, en Alhucemas, Marruecos, en un colegio de huerfanos fundado por por el rey Mohamed V alli cumpli recien llegada, los 18 años, .y estuvimos , cinco años , tuve que aprender el Cherja, algo de frances, y algo mas.. para dirigir los chicos de cinco a 17 años, 90 en total,
    Los españoles, ya habían salido todos de Marruecos, solo quedaba la cruz roja española cercana a nosotros. A los cinco años, se cerro. Y volvimos a España. seguí en colegios, y en hospitales, en los veranos, ( tengo una mente inquieta, con deseos de conocimientos, y me ofrecía para todo, y lo que no sabia lo aprendía sobre la marcha. Tambíén estuve en el cólera de Nador, Para esto nos prepararon los militares de Granada, y nos trasladaron, en elicoptero . a Melilla, enseñandonos todo lo de Melilla, nos vacurarón abundantemente..sobre todo ami,por mi delgadez de entonces. Estuve en urgencias, con el Dtor. D, Jesus Alarcón, pediatra, del cual aprendí muchisimo..él estaba en Melilla, e iba todos los dias y se marchaba de noches, no se si vive. Salí de la orden años después por enfermedad, y mandado por el medico.
    Como tenia que trabajar para sustentarme y adquirir conocimientos distintos, trabaje en Manferga, y en Lejaby , aqui monté una cadena de tiendas, 12 en total, una por mes, inclusive en Canarias y Palma de Mallorca, y en el colegio del Cerrado de Calderon en Malaga, como educadora..y con el dinero ahorrado, me traslade, a Pamplona, a ordenar ideas, y estudios,y termine en Barcelona, donde en el IESE, me indicaron estudiar derecho, comence pero lo deje.
    Si, perteneci a joven Camara como ejecutiva y organizaba conferencias, en el Clup Empresariales de Lessep ,a petición del IESE .todas las semanas.. en unos de mis viajes a Malaga, me ficho bankinter, dos años, despues trabaje, para Kingley John Internacionale S:A., Soltel, y Prosperity , SA..
    Intercalaba estudios, Master, cursos, y la carrera tecnica de empresariales, con su Master de un año, y el Master de Ciencias de la Familia, de dos años y un trabajo de investigacion, Todo costeado con mi trabajo.Y titulación de la universidad de Malaga,
    Tengo tanbien con titulacion , Marketing y direccion comercial estrategia de marketing,
    administracion de empresas. Curso de,tecnico y comunicación e imagen.. con practicas en tv. y un sin fin de cursos, para poder hacer bien los trabajos encomendados, muchos mas, u muchos “papelitos firmados,” como diria V;E; General.. ..todos guardados, hechos y firmados, lo que no se si sirven para algo.. pues mi inquietud por el conocimiento es fuerte y constante..

    Con una de las empresas , multinacional inglesa, pase. por el ministerios de defensa, y todas las entidades militares, incluido el CESID, hoy CNI.. hoy, tampoco existe esa empresa, se volvio a Inglaterra, de ahi mi interes, por todo lo relacionado con este magnifico Blog,
    En esa época, el director general de defensa era, un Marino, General Togado, creo.. llamado D. Abelardo Vazquez Carrillo,no se si vive, Yo era del PP, y tuve que dejar de serlo en esa época, pues el presidente del gobierno , socialista era Felipe Gonzalez. . y en esa época fue, cuando se tiro de la manta y descubrio todo lo de Roldan, el director de la Guardia Civil, , y el director del CESID, al cual conoci y hable mucho con el, era, el Teniente General D: Emilio Alonso Manglano.. El resto de la historia, salio en los telediarios.. La muntinacional inglesa, para la cual trabajaba, volvio a Inglaterra, Y yo, volvi a Malaga.
    Todo esto, ha salido, por los estudios de master.. pues en Malaga, tambien participo, con gran agrado en los temas de la Seguridad del Mediterraneo que dirige, el Coronel D. Rafael Vidal, de Artilleria, magnificas conferencias y trabajos de los cuales también aprendo muchisimo.. al igual que en el blog de usted, D. Rafael Davila.. no se porqué, tengo sed de conocimientos, y la sensación que me falta todo, por aprender..
    PERDON POR EXTENDERME , ya saben algo sobre mi, también,

    Un afectuoso saludo.. General ,

    !!VIVA ESPAÑA, !!
    !! VIVA EL REY !!!! VIVA LAS FUERZAS ARMADAS, Y LA LEGIÓN !!

    Josefa Lopez del Moral Beltran..

    Le gusta a 1 persona

  8. Ya sabe Mi General, Los niños y los borrachos siempre dicen la verdad.

    Habría que preguntarle hoy día a su nieta, que opina de nuestros políticos, igual nos deleitaba con alguna “inocente definición”, que nos hacía llorar mas que reir.

    Un saludo

    Me gusta

  9. Como ya se han hecho todos los comentarios pertinentes solo quiero decir que de todos los títulos del que mas orgulloso estoy es el de COJONARIO. Muchas gracias mi General y a las ordenes de Vuecencia. ¡Viva La Legion y Arriba España!. Julio de Felepe

    Me gusta

  10. Mi comentario hoy se lo dedico a Dña.Josefa…que según entiendo ha tenido una vida intensa y bastante movida…y mi felicitación porque de todas las virtudes que más aprecio en las personas que conozco, es precisamente su ansia de saber y aprender cada día un poco más, sin importar ni edad ni circunstancia. FELICIDADES DOÑA JOSEFA, y Dios la guarde muchos años.

    Un cariñoso saludo

    Margarita

    Me gusta

  11. Muy bueno y veraz su articulo mi general , ahora no existe mas que la fiebre y el valor de lo que se da en llamar « TITULITIS », que en realidad, como bien dice, es adornar las paredes.., un fuerte abrazo.

    Me gusta

  12. A las ´´ordenes de V.E., mi General.

    Aunque sea ya con un día de retraso, no quiero dejar de echar mi cuarto a espadas, o poner mi pica en Flandes, con asunto tan interesante y últimamente divertido como es el de un “master”, que muy pocos saben lo que significa ese vocablo inglés, pero que todo el mundo, al de la política me refiero, a falta de titulaciones académicas básicas, que tampoco nadie les exige para el oficio, ansía tanto, que hasta comienzan a construir la casa por el tejado. Me explico. Eso que por snobismo y estupidez supina, todo el mundo ha dado en llamar master, de las muchas acepciones que tiene en nuestro diccionario podríamos quedarnos con lo que siempre hemos dicho, es decir, curso, ampliación de conocimientos, incluso especialización, y poco más. Porque cuando el Inglés todavía no estaba de moda y todos los niños que tuvimos la suerte de estudiar en buenos colegios y en el Instituto, pudimos aprender un idioma vivo aparte del español, lo que se llevaba era el francés, y a nadie se le ocurría introducir galicismos para todo en nuestro lenguaje corriente, y menos aún culto.

    Esos estudios siempre han sido post carrera, pero nunca antes de comenzarla ni a mitad de la misma. Mal se puede decir que alguien amplía o se especializa en algo si no tiene previamente los conocimientos y la titulación de la carrera correspondiente. Claro que, ha habido un período muy largo de tiempo en que muchos han conseguido títulaciones, no en una, sino en hasta tres y cuatro disciplinas, sin saber ni la dirección postal de la facultad. Y menos, dónde estaban las aulas.

    No entiendo, o lo entiendo muy bien, por qué han desatado esta guerra feroz con ese supuesto master de la presidenta autonómica de Madrid, y precisamente los del PSOE, que en esto de títulos falsos o inexistentes, y hasta de falsificar la historia, son eso “masters”, es decir, “maestros”. ¿Se acuerdan de aquel Director General que le pusieron a la Guardia Civil, que presumía de tener cuatro carreras universitarias, que iba para Ministro del Interior, hasta que se destapó el pastel (había arramblado hasta con el dinero destinado a los huérfanos de cuerpo), y se convirtió en el primer fugitivo de la justicia?. Pues yo recuerdo haber tenido un ministro que decía ser abogado y lo expulsaron de la Universidad en primero de carrera porque nunca pudo presentar el título de bachiller. A veces, ante un escándalo de este tipo, siento nostalgia de los tiempos en que los cargos eran elegidos entre los número uno de las distintas disciplinas. Así se pudieron hacer grandes cosas que aún perviven a pesar del empeño de algunos por liquidarlas.

    No es que la presidenta de Madrid, ni político alguno, sean santos de mi devoción. No me fío de ninguno. No sé si habrá habido un error o si se tratará de una manipulación fraudulenta, Pero de lo que no tengo duda es de que todo este escándalo mediático no tiene otro objetivo que el desviar la atención del respetable y ahogar el ruido de los juicios sobre los “eres” en Andalucía. ¿Quién da más?.

    Me gusta

  13. Porque será que se me revuelve el alma y rejuvenecezco 30 años cuando oigo la palabra zapador y soldado de remplazo, son tantos los sentimientos y los buenos recuerdos que hoy al leer comentarios como el suyo, pienso cuanto ha retrocedido la sociedad española y lo poco que queda de valores verdaderos, pero ya el zapador es viejo como el soldado de remplazo, que lastima.

    Me gusta

  14. Todo lo que sea formación sería y bien estructurada, bienvenida sea, independientemente del nombre que en cada momento se le aplique, cuestión de modas. Quiero llamar la atenció, nada nuevo, sobre Militar o Ingeniero y no me quiero extender pues sería largo; pero muchos nos preguntamos , no hay materias suficientes de ámbito militar para formar a nuestro futuros oficiales, que hay que forzar en unas materias, que por supuesto son muy importantes pero no fundamentales para unos jóvenes que no han elegido ser ingenieros y además no lo serán, ni en la profesión que han elegido ni si deciden salir a la vida civil ?. Lógicamente el saber no ocupa lugar, pero si tiempo. Simple comentario.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.