EL GORRILLO LEGIONARIO O “CHAPIRI”. General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

chapiriEl gorrillo legionario o chapiri es una de las prendas características de la Legión, quizá la que más identifica al legionario y también la más popular. En muchas ocasiones se habla de él sin conocer sus orígenes e historia.

Dada su importancia en La Legión exponemos un breve relato de su vida legionaria.

imagesEl primer gorro de borla o “gorro de cuartel” utilizado por nuestro Ejército surge después de la Guerra de la Independencia y lo recogen los Reglamentos de 1822 y 1828; sustituía al gorro de manga, utilizado desde la llegada de los Borbones y de sus importantes reformas en el Ejército.

En 1876 el gorro de cuartel pasa a denominarse “Isabelino”, declarándose reglamentario para todo el Ejército. Se suprime en 1887 siendo sustituido por un gorro redondo para uso cuartelero que popularmente empezó a denominarse “queso” por su parecido con el mismo. Estuvo en vigor hasta 1926 en el que se vuelve al gorro de borla.

Como prenda de cabeza de “uso diario” se utilizaba desde 1884 la “teresiana” que fue sustituida por la gorra de plato en 1908.

En el Diario oficial del 29 de Enero de 1920 y por Real Decreto se crea el Tercio de Extranjeros, primera denominación que tuvo la Legión Española. La inesperada avalancha de aspirantes fue tal que dejó al Tercio sin prendas de vestuario por lo que hubo que usar el famoso gorro de “queso” como prenda de cabeza. Duró poco ya que el 4 de Septiembre de 1920 se estableció el uniforme de La Legión… “Práctico, cómodo, vistoso y económico”, decía su reglamentación. En cuanto a la prenda de cabeza se adoptó el gorro isabelino, algo más alto y sin vivos ni sutases. De él decía Millán Astray: “… tiene un especial atractivo, es gracioso y muy marcial. Es el clásico y castizo que usaron los militares españoles luengos años. Es, desde luego, infinitamente más estético que los bonetes circulares. Es el que caracteriza a los legionarios”.la foto

El gorrillo legionario y la camisa verde

El gorrillo, junto a la camisa, han sido desde entonces las prendas que más identifican a los legionarios. El gorrillo, colocado gracioso y ligeramente ladeado a la derecha” siempre ha estado unido a la querida imagen del legionario. Su principal característica quizás sea la borla a la que también se llama “madroño”; de color rojo para la tropa, cascabillo de oro y resto de color rojo para los suboficiales, cascabillo de oro, cordón de oro alrededor del rojo para los oficiales y de oro para los jefes. El barbuquejo se añadió en 1938 en principio solo para las unidades motorizadas, aunque se hizo extensivo a todos y así ha continuado hasta nuestros días.

A pesar de los numerosos cambios en la uniformidad del Ejército, el gorrillo siempre permaneció como prenda de cabeza en La Legión. Al finalizar la Guerra Civil se inició el estudio de un nuevo reglamento de uniformidad en el Ejército; la Legión temió que desapareciesen sus prendas más características y queridas, el gorrillo y la camisa. Los Coroneles de los Tercios, preocupados, escribieron a Millán Astray para que intercediese con el Ministro del Ejército. Fue recibido por el ministro, general Asensio, al que transmitió la preocupación de los legionarios ante el posible cambio de uniformidad. La contestación del ministro fue clara: “Mi General, La Legión, no puede estar afligida por nada y menos por una cosa tan pequeña como esta para nosotros. Venga usted mañana y lo arreglamos todo”. Así fue y La Legión continuó con el gorrillo, la camisa, la teresiana y el emblema.

El Chapiri

El gorrillo es popularmente conocido como “Chapiri” aunque esta no es su denominación reglamentaria. Es una castiza forma de llamarlo muy extendida entre los legionarios, siendo un diminutivo del galicismo chaperot que era una prenda de cabeza en forma de capucha del siglo XVIII y que derivó más tarde en el gorro de cuartel isabelino.

Para su colocación, se coge con la mano derecha de manera que el extremo final de la parte superior del gorrillo quede entre la curvatura que forman el pulgar y el dedo índice, para a continuación llevarlo a la cabeza y colocarlo “graciosa y ligeramente ladeado a la derecha”.la foto (1).JP2

Símbolo y rituales en la Legión

En ocasiones se ha pretendido hacer desaparecer símbolos y rituales legionarios.

El que esto intenta sabe muy bien la importancia que tienen en el espíritu de los legionarios. Hemos entrado en el absurdo de pretender que todas las unidades sean iguales confundiendo la igualdad con la uniformidad y cayendo en una malintencionada monotonía. Son conscientes de que, ante la imposibilidad de suprimirla, se puede ir desfigurándola con pequeños y aparentes inofensivos cambios hasta llegar a dejarla sin su sustancial contenido, sin su fuerza moral y sin su contagioso sentimiento. Nos preguntamos el porqué. ilustracion-de-martin-olmos¿Por su saludo enérgico, por su mirada que brilla con fiebre, fija y recta a los ojos del mirado? ¿Por su modo de hablar, breve y enérgico? ¿Por su modo de marchar, marcial y con soltura, erguidos, resueltos, quizás provocadores? ¿Por distinguirse con sus clásicos y legendarios “gorrillos” con la borla encarnada, el cuello al aire, despechugados? ¿Por ser alegres y despreocupados mostrando bien a las claras que son hombres de guerra, emprendedores y valerosos? ¿Por cumplir con su deber y obedecer hasta morir? ¿Por rendir culto al honor, al valor, a la cortesía, culto a la Patria?… ¿Por qué?

El general Millán-Astray, fundador de La Legión, dejó escrito: ¡Gorros y chambergos, capotes y sandalias, camisas descotadas, correajes, oficinas, motocicletas, calabozos y guantes de manopla! Sois el vestuario, las bambalinas, los telones; Pero el escenario está en otros lugares y allí… ¡Es la tragedia la que se representa!

Y con el gorrillo terminamos que, tanto en la vida como en la muerte, así se termina en la Legión. Con una de sus más arraigadas tradiciones en las ceremonias y formaciones:

Con el gorrillo en la mano izquierda y con el brazo en alto gritad conmigo:legion-almeria-647x231

¡Viva España! ¡Viva el Rey! ¡Viva La Legión!”

“En callada explicación
el gorrillo ladeado
por cuanto diste de lado
al entrar en la Legión.

flanqueando un corazón
enamorado y alerta
la verde camisa abierta
por si la Muerte aparece
pues tal señora merece
no hallar cerrada la puerta”

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez (General Jefe de la Legión entre 2001 y 2004)

Blog generaldavila.com

13 agosto 2018

17 pensamientos en “EL GORRILLO LEGIONARIO O “CHAPIRI”. General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

  1. Sus publicaciones sobre la Legión son las más rigurosas y completas que se pueden leer. Ni los libros sobre el tema son tan exactos. ¿Podría usted publicar en un libro estos artículos de la Legión? Gracias mi general.

    Me gusta

  2. Queridisimo Rafa, y amigos:
    Hoy seré breve.
    ¿Que porqué habeis tenido que luchar para que no os “igualaran” al resto de las Unidades?…
    Pues porque hasta donde yo se, una regla de Sociología de manual, es vaciar de contenido aquello que se quiere suprimir, con lo que pasado un tiempo, cuando ha dejado de cumplir la función para lo que fue creado con decir: “¡¡¡pero si esto no sirve para nada, y nos cuesta “un riñón”, hay que SUPRIMIRLO…!!!”.
    Me contaron que también ha intentado hacerse con la BRIPAC, que si mis notícias son correctas, estuvo en un “tris” de desaparecer.
    Y¿ porqué ese afan deprededador con nuestras Fuerzas Armadas?, pues hay que estar ciego para no quererse dar cuenta de LA ENCERRONA hacía la que nos conducen, con lo “politicamente correcto y el buen rollito….”.
    En lo personal, si es necesario, prefiero ponerme el “pantalón de cuadros” y SI SON LOS ENEMIGOS DE MI AMADA PATRIA, ESPAÑA, me da igual que me llamen c…brona, pero hago lo que hay que hacer.
    El problema es que aqui sólo piensan en salir “guapos” en las fotos, y simpáticos, para ganar las siguientes elecciones, y así nos luce el pelo.
    ¡¡¡A ESPAÑA Y A MIS REYES SERVIR HASTA MORIR, VIVA LA LEGIÓN!!!
    Esperanza González de Fonseca Marco

    Le gusta a 1 persona

  3. Gloria eterna al símbolo sagrado del espíritu en la vestimenta clásica de la viva militancia en la sempiterna defensa de la Patria nuestra España del lucero del Alba.

    Me gusta

  4. Ningún político puede comprender que el uniforme de La Legión forma parte de la personalidad, unida al valor y desprecio a la muerte, del Caballero Legionario que ama a su Patria (España). ¡Arriba España y viva La Legión!. Julio de Felipe

    Me gusta

  5. Perfecta exposición. Sólo reiterar tres conceptos de entre las innumerables virtudes del Tercio: “hombres de guerra, emprendedores y valerosos.”

    NO APTO para funcionarios del Estado, ni para furtivos de la Ciencia Política. Abstenerse éstos de toda intrusión; únicamente nuestros muertos nos legitiman, ahora y en el futuro, nada ni nadie más. Y por todos ellos, más allá, la muerte; que abrazamos.

    – Francisco de Javier

    Me gusta

  6. Buenos dias General Davila:

    Magnifica exposición, del uniforme y gorro del ” Chapiri ” desde sus comienzos en el ambito militar, siglos atras, hasta evolucionar, en lo que es hoy, con toda su importancia y significado.
    Hoy he aprendido muchas cosas nuevas, que desconocía, totalmente, y ha sido día de aprender.

    Como han mencionado ya, en las aportaciones, magnificas todas, deberían quedar escritas en libros, para la posteridad..incluyendo , a mi entender, también, todos los artículos , escritos por Vd. o personas de su entorno que invitan y son del ámbito militar o civil, para que quede constancia, de que hubo un medio, un blog, que aportaba la verdad objetiva, sobre todo lo que ha sucedido y sucede en nuestra amada España. Encontrara editor. Seguro.

    Gracias a todos lo que comentan sus escritos tan acertados, todos.. deseandoles un feliz dia, y un cordial saludo..

    Y a Vd también, ! gracias, ! y un afectuoso saludo..

    !! Viva España !! !! Viva el Rey !! !! Vila las leales Fuerzas Armadas y la Legíón !!

    Josefa Lopez del Moral Beltran

    Me gusta

  7. Buenas, sin duda mi general, genial articulo al chapiri por el cuál, solo, el hecho de llevarlo muchos, lucharon y combatieron fueron heridos y muertos por y para la gloria de nuestra patria
    Pero en un rinconcito de nuestra historía de la Legión, cabe mencionar que la boina también tiene, su lugar
    Viva la Legión, sus hombres, mujeres, sus chapiris y sus boinas
    saludos
    Ildefonso Morón
    C.L.P. hasta que Dios me recoja!!!

    Me gusta

  8. Jamás estos “politicastros” que tenemos entenderan lo que supone para alguien que ha pasado por la milicia, y sobre todo por uno de sus cuerpos especiales, lo que supone su uniforme. (No pidamos peras al olmo).

    En mi mesita de noche, aun sigue durmiendo mi boina negra, mi rokiski, y mi chapa de bandera, siempre a mano, como si estuvieran velando armas junto a su “perpetuo propietario”.

    ¡¡DESPERTA FERRO!! ¡¡VIVA ESPAÑA!! ¡¡VIVA EL REY!! ¡¡VIVA LA LEGION!!

    Me gusta

  9. A las órdenes de V.E., mi General.

    Un conocimiento más sobre la Legión, su historia y sus costumbres, que se agradece de corazón.

    Algunos contertulios apuntan aquí algo de lo que yo he estado, y sigo estando, convencido durante toda mi vida desde que tuve uso de razón siendo aún niño. Y es que la condición de Miitar, cuando además se es por vocación, no es “un trabajo como otro cualquiera”; ni nada parecido a la condición de funcionbario civil, que sí es un trabajo, si se quiere un tanto específico, pero nada más.

    Ser Militar es un sacerdocio de una religión que se llama Patria, con dedicación y disponibilidad las veinticuatro horas del día y todos los días del año. Constituye un gozo imposible de expresar con palabras. Un sacerdocio con sus rituales específicos y sus ornamentos de vestido para cada momento durante el día y para cada ocasión. Recuerdo que en mis primeros tiempos, al arma reglamentaria, el viejo y entrañable mosquetón, le llamábamos la novia y así lo mimábamos para tenerlo en todo momento en condiciones óptimas de uso.

    Nunca disfruté tanto como cierta vez, en Enero o Febrero de 1.960, que nos llevaron a la zona de Campamento, en la carretera de Extremadura, con motivo de unas maniobras aeroterrestres con fuego y bombardeo reales. Estos ejercicios los presidía el Caudillo, y la sección a que yo pertenecía fue enviada allí desde nuestro acuartelamiento cercano en Cuatro Vientos, para rendirle honores. Era un día desapacible y amenazando lluvia, y al llegar nosotros todo eufóricos e ilusionados por el honor que se nos encomendaba, un Coronel del Ejército de Tierra, no recuerdo el arma, llamó aparte a nuestro Capitán y habló con él unos minutos y se fue del lugar. Se nos acercó, rojo como un tomate y a punto de darle una apoplegía, el Capitán, con un enfado que no podía disimular y nos dijo: “Ojalá caiga un chaparrón”. Como, naturalmente, nadie abrió la boca para preguntar nada, nos informó y dio las órdenes pertinentes a los Tenientes, que nos ponían a “crubrir el perímetro del campo de ejercicios” para prevenir que nadie entrase en el mismo, y que los honores los rendiría el Ejército de Tierra. Ni que decir tiene que al Caudillo no lo vimos ni de lejos. Pero lo bueno sí vino cuando las formaciones de bombarderos comenzaron a dar sus pasadas y a soltar sus bombas sobre los bancos resaltados con cal. Algunos las lanzaban antes de tieempo y otros con retraso, lo cual provocaba que las explosiones sucedieran cerca de algunos de noisotros, y hasta nos saltara tierra encima. En fin, que a pesar del contratiempo inicial, algunos disfrutamos porque era lo más parecido a una guerra de verdad en la que uno tuviera que avanzar al amparo de las bombas.

    Bueno, no quería contar ninguna batallita personal, pero ahí queda la anécdota rigurosamente veraz, como un recuerdo más de una vida plena.

    Mi intención era solamente decir que en algún momento o período entre los años cuarenta y principios de los cincuenta, también hubo en el Ejército del Aire simpáticos gorrillos, no tan bien conseguidos ni con la solera del chapiri, pero sí con esa original “borla” en rojo, que tanto faldaba entonces y supongo que también en la actualidad. Tengo por ahí alguna fotografía del año 1.950.

    ¡¡¡VIVA ESPAÑA Y SU LEGION INMORTAL!!!

    Me gusta

  10. Magnífica alegoría al ” Chapiri” y a la camisa verde y abierta. Gracias mi General por esos recuerdos tan emocionantes que has despertado.

    Me gusta

  11. Se ha colado un “gazapo” en los versos Legionarios: La Camisa abierta “Franquea” el camino al corazón, ..por si la Muerte aparece ( no sea que por tener la camisa cerrada, pudiera pensar tal señora, que no se le quiere recibir)

    Me gusta

  12. Siempre a sus ordenes mi General.no ha habido mayor orgullo para un militar sea del rango que sea,que pasearse por cualquier plaza,calle o puerto de cualquier ciudad y pertenezca al cuerpo que pertenezca.en el 90% de pueblos y ciudades siempre te miran con admiracion.Como ejemplo al dia siguiente del dia del Veterano en tablada visitamos ubeda y baeza comiendo en la academia de la Guardia Civil,un paseo por el pueblo con el uniforme de la Real Hermandad de veteranos,nunca he visto aceptacion tan grata,ni una sola mirada inadecuada,todo lo contrario,la gente se paraba para hablar con nosotros.Y referente al comentario del señor Julio Felipe,creo que no ha sabido conjugar el valor y la personalidad de un Legionario,con el desprecio a la muerte.Como dice el señor francisco javier. ( somos hombres de gerra).!VIVA ESPAÑA!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.