MILLÁN-ASTRAY HERIDO, PIERDE UN BRAZO. CORRESPONDENCIA CON S.M. EL REY ALFONSO XIII General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

El 26 de octubre de 1924 el recién ascendido coronel Millán-Astray va camino del Fondak de Ain Yedida para hacerse cargo del mando de la columna R´gaiga. La carretera se encuentra cortada por intenso fuego enemigo lo que le obliga a abandonar el vehículo. Se acerca a la primera línea de combate a arengar a los soldados del Batallón de Burgos como si fuesen sus propios legionarios. Una bala enemiga hiere mortalmente al teniente Topete que le acompañaba. Millán-Astray recibe también un impacto en el brazo izquierdo lo que obliga a evacuarle en gravísimo estado. Ingresado en el Hospital Militar de Tetuán, el día 28 es necesario amputarle el brazo por una gangrena gaseosa.

De Presidencia del Consejo de Ministros se recibe en Tetuán el siguiente telegrama:

Hagan el favor preguntar de parte de s m el rey como se encuentra el coronel millan astray

A las 1320 horas del mismo día, desde Tetuán se da contestación a Palacio Real:

Jefe Casa Militar de S.M.

ruego comunique S.M. Coronel Millán amputado brazo está gravísimo gangrena.

Olavide

A las 2140 horas se recibe en Palacio telegrama del general en jefe a jefe de la casa militar

ruegole comunique a sm que he visitado esta tarde en hospital al coronel millán y demás heridos evacuados de dra el Asef encontrando al primero relativamente bien después amputación que se hizo indispensable y urgente por presentarse gangrena exponga sm y real familia el testimonio mi adhesión y constante recuerdo y ratifique el buen espíritu reinante estas tropas.

Al día siguiente transmiten a S.M. el Rey Alfonso XIII la mejoría del coronel Millán Astray y reiteran su petición de no pasar a inválidos:

además enterado el coronel millan de la solicitud con que s.m. se interesa por el ha encargado se manifieste al señor sus deseos reiterados de no pasar a invalidos y que agradece en el alma el interés que se toma por su restablecimiento

No tarda el Rey en contestar. El mismo día 29 y dirigido personalmente al coronel Millán Astray redactado de su puño y letra Alfonso XIII le dice:

Oficiales que como tú, al sufrir operación que les priva de un miembro, solo piden no ingresar Inválidos y seguir trabajando y ofreciendo su vida por la Patria, demuestran tan alto espíritu, que es garantía cierta del gran valor que tienen sus servicios y su sacrificio; y acepto los tuyos, existiendo ya casos de capitán Llorens, que con un brazo menos siguió sirviendo en activo y de capitán Ripolle que con una mano artificial, supo ganar la Cruz de San Fernando.

Te desea muy rápido restablecimiento, y te envía fuerte abrazo, =Alfonso=

No queda ahí este testimonio de afecto y admiración de S.M. el Rey Alfonso XIII hacia el fundador de la Legión.

El interés del Rey es evidente y no solo por la evolución de la grave herida y pérdida del brazo de Millán-Astray, sino que se ocupa de su futuro militar. También de su puño y letra escribe el Rey:

A General en Jefe

Particular=Muy interesado estado de Pepe Millán, anímale y dile que con un brazo menos me sirve igual que con los dos, Alfonso.

Contesta Millán-Astray el mismo día 29 de octubre:

Es un orgullo y una satisfacción, Señor, el que el Rey haya escuchado la petición de este humilde soldado y le conceda la más alta gracia con que pudo soñar cual es la de poder otra vez en activo derramar su sangre por su España y por su Rey ¡¡Viva España!! ¡¡Viva el Rey!! ¡¡Viva la gloriosa Infantería española!!

El coronel Millán-Astray siguió al mando de la Legión y volvió a derramar su sangre por España. Fue el 4 de marzo de 1926 en Loma Redonda revisando las fortificaciones de vanguardia. Herido en el ojo derecho y con desgarros en el maxilar y mejilla izquierda. Como consecuencia de la herida perdió el ojo derecho.

Tendría después de muerto su quinta herida como en su día escribimos.

Recuerdo aquella frase de la ópera de AlfanoCyrano de Bergerac, cuando este se enfrenta a la muerte: <<Me podrás quitar la vida, pero jamás podrás quitarme mi valentía>>.

Esa fue la forma de vivir del fundador de la Legión. Un valiente en las ideas y en los actos, lo que no es fácil ni frecuente combinación.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

13 diciembre 2018

19 pensamientos en “MILLÁN-ASTRAY HERIDO, PIERDE UN BRAZO. CORRESPONDENCIA CON S.M. EL REY ALFONSO XIII General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

  1. A las órdenes de V.E., mi General.

    Este recuerdo al General Millán Astray, uno de los más grandes héroes y Capitanes de nuestra gloriosa historia, es la mejor inyección de moral y ánimo para un espíritu que siente la tentación del abatimiento cuando cree que todo lo que le rodea es desolación y que se encuentra solo y sin nada ni nadie a lo que aferrarse para conservar la fe en sí mismo y en la nación.

    Si de situaciones peores y más críticas y difíciles hemos salido gracias a hombres míticos como él, forzosamente saldremos de ésta, y los enemigos de la Patria volverán a caer en el ostracismo por lo menos para otro siglo. A fin de cuentas son tan cobardes y mezquinos, que sólo se atreven a atacar a los muertos, y olvidan que éstos pueden ganar batallas desde la tumba. Destruir y retirar, siempre con nocturnidad y a hurtadillas, monumentos en su honor y retirar su nombre de calles, plazas y avenidas, cuando ya ellos no pueden impedirlo, lo explica todo.

    ¡¡¡VIVA ESPAÑA!!!

    ¡¡¡GENERAL MILLAN ASTRAY, SIEMPRE PRESENTE!!!

    Le gusta a 1 persona

  2. Magnífica glosa de un héroe, de la Legión y de España.
    Esta entrada que acabo de leer con emoción mientras desayuno, debería ser leída y comentada en todos los colegios de España antes de comenzar la primera clase de la mañana.
    Cada día una narración de las infinitas que conforman las glorias de la Patria.
    Eso si que seria “educación para la ciudadanía”.
    Solamente así se arreglarían los graves problemas que amenazan con la desaparición de España.
    Reciba un respetuoso saludo mi general.

    Le gusta a 1 persona

  3. Buenos días, mi General:
    Nada más leer su artículo, como siempre, todos, sin excepción, fantásticos, me vino a la memoria una situación vivida por el que suscribe durante los años del plomo en el País Vasco cuando, una tarde de tormenta, esperábamos agazapados en un cruce de caminos a unos “delincuentes” armados. Todo dispuesto y preparado, saltó nuestro Teniente, jefe de ese dispositivo, en voz baja y en tono más bien blandengue, que se iba apartar del lugar y no enterferir… (no sigo porque me avergüenzo)
    No imagino, o si, ver al general Millan Astray en la tesitura de contemplar aquella situación, donde aquel ‘oficial’, de academia, recién salido, dejó a su suerte a sus subordinados. Curiosamente, aquel oficial tenía una cosa muy curiosa, como si con ese comportamiento quisiera demostrar no que que. Cuando había peligro, situaciones de tensión porque el servicio requería un mayor, se comportaba de manera poco decorosa para un Oficial y dejaba hacer. En cambio, cuando todo pasaba y se llegaba a base, su espíritu, cambiante, a gritos y voces y formar y…;en fin.
    Voy a reescribir una anécdota que guardo en mi memoria del libro que leí”Historia de la Legión Española” de Luis E.Tagoras —con su permiso, mi General— del valiente general Millán Astray que contó un periodista y escritor español, Antonio J. Onieva en La Gaceta del Norte, en Dar Riffien, la cuna de La Legión:

    —Mi coronel, que ahí fuera hay un muchacho que quiere alistarse.
    —Que pase.
    Había entrado , acompañado por un subalterno, un muchacho alto, recio, de fuerte mandíbula.
    —Soy fulano de tal.
    —Puedes llamarte como quieras. ¿Sabes por qué vienes aquí?
    —Si, mi coronel: ¡a morir!
    Terrible puñetazo en la mesa.
    —¿Quién te ha dicho eso? No, señor. ¡Te han engañado!
    —Mi coronel, yo…
    —No señor. Aquí se viene a velar por el día y por la noche; a abrir trincheras, a abrasarse en verano, a helarse en invierno, a luchar si fatiga, a retirar muertos y heridos cuando sea precisos, y después de esto, ¡a morir!

    Don Rafael, no sienta abatimiento ni crea que todo lo que le rodea es desolación. Todo aquel que le eche un pulso al Estado, perderá. La Unidad de España es y será infranqueable. Por mucho que la marabunta izquierdista vocifere.

    ¡General Millan Astray! ¡PRESENTE!
    ¡Viva España!
    Sin otro particular, quedó a sus órdenes.

    Víctor Fraga, guardia civil y soldado.

    Me gusta

  4. Ante la debilidad del Poder los enemigos se crecen, y hasta se atreven a venir y cerrarnos el paso: creen que La Legión está atada y nada puede hacer.

    Me gusta

  5. Millan astray un hombre que hay que almiras siempre por su valor y entrega ha la legión y españa viva nuestro fundador de la legión don José Millan astray y terreros A.E.S

    Me gusta

  6. Con permiso de Vuecencia, poco puedo decir después de su exposición y los comentarios de los participantes del blog, pero como admirador de La Legión y su fundador valga mi grito de patriota, ¡ Millán Astray, presente !. ¡Arriba España y viva La Legión!. Julio de Felipe

    Me gusta

  7. Buenas tardes General Dávila:

    Impresionante historia, de un gran y valiente militar, Fundador de la Legión con el muy merecido reconocimiento del Rey y de toda España, por su valentía y amor a ella.

    He leído todas las aportaciones hasta ahora y no se, que decir, que pueda mejorar su gran y merecido valor, en su historia personal.. reflejada en la historia de España punto por punto..

    !! Millán Astray !! Siempre !! PRESENTE..!!

    Un afectuoso saludo General Dávila.

    !!Viva España !! !! Viva el rey !! !! Viva las leales Fuerzas Armadas, Ejercito y la Legión !!

    Josefa López del Moral Beltrán

    Me gusta

  8. No me convence… A pint of sweat will save a gallon of blood (Patton, 03 de marzo de 1944)… y, por cierto, si todo el mundo piensa igual es que alguien no está pensando.

    Me gusta

  9. Como mientras no avancemos la GC y yo -todo se andará- es mejor que no comente ni a D. Melitón siquiera. Al menos dejo un poema para los legionarios, creo que ya lo envié en su día, mas ahora, alcanza otro sesgo.

    Textos propios de poesía y narrativa

    Muerte en pañales de cuna,
    herida muerte dormida;
    muerte que estampas mañanas,
    muerte escrita en alegría,
    muerte de ojos despiertos;
    aguárdame pronto muerte,
    aguarda pronto mis horas.

    Muerte nacida del polvo,
    muerte luz de mi ventana!
    esperanza de la luna,
    esperanza de la vida;
    aroma de amor y muerte,
    muerte de sangre y aroma;
    de soles y atardeceres,
    de jazmines y cipreses,
    muerte de leche y canela.

    Muerte en llanuras de olvido,
    para los que olvido somos,
    para los que sólo somos,
    olvido de amor y muerte;
    flor de condena y alivio,
    flor de escarlatas despiertas,
    muerte de fuego en las venas.

    Yo te escribo como amiga
    yo te escribo como llama,
    como mi hermana de olivos,
    como sombras y suspiros;
    muerte sin prisas ni penas,
    muerte a fuego en cada pecho,
    en cada pecho que espera
    en silencio tu llamada.

    Muerte de cielos azules,
    muerte de cantos de cuna,
    baúl de olvidos, mi muerte,
    en pausas de centinela;
    entre cajones vacíos,
    entre la lluvia y la nieve;
    muerte de hielo y de piedra,
    muerte que velas mis sueños.

    Compañera, muerte altiva,
    en mis labios que suspiran;
    en mis labios muerte amiga,
    como aliento de silencio,
    como queja de horizontes.

    Trigales que ya te llaman,
    trigales que dicen muerte;
    tienes mi mano tendida
    con un ramo de violetas,
    como papeles de lana;
    dime muerte por qué aguardas,
    dónde no caben cautelas;
    anhelos que amarillean,
    mientras florece tu vientre;
    tu vientre henchido de ecos,
    de cantos y voces rotas,
    de anhelos, y de lamentos.

    Muerte cautiva de prisas,
    prisionero de la calma
    del que aguardan de la brisa,
    del que llamea su vela
    en vela de velos rotos;
    muerte de losa y trompeta:
    trompeta que nos espera,
    a los viajeros del polvo;
    a los viajeros, mi muerte,
    que ya nombramos el alba.

    Muerte recibe mi beso,
    mi beso muerte que clamas;
    porque tú y yo ya esperamos
    -corderos de la agonía,
    corderos de la elegía-
    a la muerte que nos llama.

    Amada muerte, mi vida,
    dame tu beso y tu adiós,
    mientras te vas a la nada;
    a mí me arrebata un viento
    -que no sé de dónde viene-,
    entre nubes y al alboradas,
    para llamar mansamente:
    en las puertas de la gloria.

    Carlos Manuel.

    Me gusta

  10. Mi querido General: leo con fruición todo cuanto publicas en tu formidable blog; pero éste de hoy con mayor satisfacción si cabe. Estuve 15 días de Servicio en el Fondak de Anyedida. Allí relevé a la Legión que habitualmente lo guarnecía. He recorrido una y cien veces el mismo terreno en el que Millán Astray dejó constancia de su heroísmo. En el Fondak despedí con honores a los legionarios que desfilaron por última vez, tras la misión cumplida. Estaba por entonces al mando mi compañía de ametralladoras del Regimiento África 53 de guarnición en Xaüen, que les rindió honores. En el Fondak, mi querido General, arrié por última vez la Bandera de España con lágrimas en los ojos de oficiales, suboficiales y soldados de reemplazo.
    Esto, mi General no lo entenderá el que se dice Chess. Ese Sr. parece no saber lo que dice ni lo que tal vez no haya hecho: SERVIR A ESPAÑA .Ignoro lo que piensa ese Sr., ni me interesa. Y no merece más comentario.
    Desde lo alto del Fondak, desde donde se domina la carretera de Tetuán a Tánger, presencié algo irrepetible de lo que, por el conducto reglamentario,tuvo inmediato conocimiento el Alto Comisario (General García Valiño, creo): cientos de kabileños armados marchaban sobre Tetuán, capital de Yebala . Con las ametralladoras en posición esperaba órdenes. De pronto,hizo acto de presencia un coche oficial con banderín. Subió el general que lo ocupaba a lo alto del coche, y con palabras enérgicas, se dirigió a los kavileños en su idioma. Con los mismos cánticos que traían dieron la vuelta a sus kavilas de origen; la del Fondak entre otras. Ésta a tan solo 3-4 kilómetros de nuestro destacamento. Era el General Mizzian!! Miró a lo alto, efectuó el saludo militar y partió raudo hacia Tetuán. El capitán del África 53, respiró con alivio. Siempre a tus órdenes.Carlos

    Me gusta

  11. Con permiso de V.E., mi General.

    Sencillamente precioso el poema, lleno de requiebros como a una novia.

    ¡¡¡VIVA ESPAÑA!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.