EL MANIFIESTO Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Firman: PSOE, Podemos, PNV, Bildu, ERC, JuntsXCat, La Cup, BNG, Mas País y Compromís. En favor de su democracia; suya, solo suya.

Para ellos una sociedad funciona cuando cada hombre tiene miedo del que está arriba y desprecia al que está abajo. Ese es su Manifiesto, el del terror. Les da igual la clase de hombres que arrastran. Porque lo suyo es tenerlos acogotados. Trabajan para que todo el que se acerque se sienta inferior y asuma su terror que deja la huella del azufre. Nunca se ha conocido a gente tan experta en lo inútil; son la maldad. Capaces de cualquier cosa, de cualquier cosa, como hemos visto años atrás, con tal de que triunfe la mentira. Saben muy bien lo efectiva que es la Mentira.

Hoy renuncio a esa democracia, me cisco en sus principios, y huyo de su mentira. ¿Qué son mayoría? ¿De votantes o de subordinados al Poder establecido? Son los Poderes, sí, esos, subordinados del Gobierno. Su fuerza es una máscara que los oculta y su palabra tiene el valor de la mueca.

El Partido Socialista Obrero Español (PSOE) acaba de definirse firmando un libelo contra la democracia junto a los que han apoyado el terrorismo, comunistas y los que quieren romper España. Nunca una nación podía llegar a menos, tanto que, si estos son sus representantes, es que aquí ni hay Nación, ni Estado, ni España ni españoles. El español medio podría ser que  ni sospeche que los que están en el poder tienen sus mismos perversos instintos.

El manifiesto está suscrito por: PSOE, Podemos, PNV, Bildu, ERC, JuntsXCat, La Cup, BNG, Mas País y Compromís.

Esto es una concentración de Poder, de todo el Poder. Creen tener lo fuerte y lo justo, el poder de la fuerza y  la justicia. Todos subordinados o esclavos. Es indudable que encajan en lo que dice Talleyrand, utilizar la facultad de la palabra para ocultar su malvado pensamiento, que es una buena definición de la mentira que habita en su interior.

Piensan por ti, deciden por ti, manifiestan por ti y quedas deshonrado por ellos, para siempre. Veo a los mercenarios de la política opinar en nombre de, y me aventuro a decir que pronto cesará la algarabía porque ya habrán alcanzado el Poder, todo el Poder, su objetivo. Entonces ya nadie podrá hablar más allá de obedecer.

Lenin decía que el águila marcha  sola, y son los patos los que forman manada. Era el jefe de las langostas, el ángel del abismo. Abadón.

¿Será esta una nación de patos que honra a los villanos?

Añado: ¿Quieren que les diga quién ganó la moción de censura? Encantado. Mi opinión: ganaron todos (no sé a cuanto sale la hora en el Congreso). Una vez más perdió España, y con ello todos nosotros.

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Blog: generaldavila.com

23 octubre 2020

THE KILLERS. LA AGENDA CULTURAL DEL PRESIDENTE. TOQUE DE RETRETA. Rafael Dávila Álvarez.

The killers ¿Cultura? Por supuesto. En Benicasim sonaba: “Wonderful, Wonderful” que fue número uno en Estados Unidos. A Benicasim, tras los Killers también fue la Reina Leticia en 2013. Merece la pena escucharles y verles en directo.

The Killers son cultura, sin duda. Popular, festivalera en este caso, de veranillo y botellín.

El presidente sí que sabe. Conjuga acción y reacción –Newtom de la política-, dos pájaros de un tiro, con pólvora del rey, lo del avión me gusta, todo más rápido, veo a Ximo, cuatro generalidades, la de Valencia y tres monerías, hay tiempo para la cultura, y llegamos a cenar a casa. Mañana carrerita por Moncloa, helicóptero, ¿dónde me habré dejado las ray ban?

Quien prueba el avión oficial, el helicóptero y el “Señor, Señor”, queda cegado por la luz de la vanidad. Me contaba un gallego aquello de la escalera que nunca sabes si sube o baja, pero era más preciso, cuando asciendas por la escalera -me decía-, mira a los que en sus peldaños están sentados porque cuando bajes, ellos seguirán allí. Tú descenso será imparable, aumentando su velocidad cada escalón. Era Patton (George Smith Patton, Jr), general americano, el que decía que cuando todo tu Estado Mayor te da la razón es que ninguno te escucha. Al presidente no se le escucha, él debe escuchar, le gusta la adulación, y dejarse llevar por esos asesores que siempre asesoran hacer lo que ellos jamás harían; por cobardía, no por falta de ganas. Lo primero que le han contado es eso de los coches oficiales, las casas de vacaciones, los aviones y helicópteros, el todo gratis, ¡Ay la seguridad cuántas cosas esconde y oculta!

Las siglas de “partido obrero” pronto se olvidan, socialistas del todo para todos, cogen pronto gusto a la rutina de estar siempre en el lugar oportuno, el de la foto, y si no llegan a tiempo para eso está el 45 Grupo de Fuerzas Aéreas, avión, helicóptero, lo que haga falta, y si no se compra, de los presupuestos de Defensa. Hace ya 30 años, era el mes de abril (¿vacaciones de Semana Santa?) cuando Alfonso Guerra venía de pasar unos días en El Algarve y al encontrase una cola de varios kilómetros para tomar el transbordador hacia la localidad onubense de Ayamonte pretendió colarse. Ante el abucheo generalizado el vicepresidente tomó rumbo a Faro donde le recogió un mystére avisado urgentemente para llevarle a Sevilla. Aquí paz y después gloria. Pronto aprenden. Todos.

El poder es peligroso. Para todos. Se convierte en grave enfermedad para los faltos de cultura, o formación, o inteligencia, o incluso para los que les falta todo, edad madura, juegan con la responsabilidad a ese juego peligroso al que juegan los niños inconscientes del peligro.

Dale a un inmaduro una gorra y un pito… ¡Que peligro! Mientras se quede en lo del avioncito y The Killers…

Diógenes de Sinope

Cuando el Gran Alejandro fue aclamado para hacer una campaña militar contra Persia y lo proclamaron general en jefe, todos se acercaron a saludarle y felicitarle. Esperaba que también lo hiciera el filósofo Diógenes de Sinope. Este ni se inmutó por lo que fue Alejandro a verlo y lo encontró desnudo, como solía ir, tumbado tomando el sol. Al ver tanta gente y alboroto, Diógenes se incorporó un poco, reconoció a Alejandro, le miró de hito en hito sin inmutarse. Alejandro le saludó y le dirigió la palabra para preguntarle si se le ofrecía algo. Sí, dijo Diógenes, retírate un poquito porque me estás tapando el sol.

¿No habrá alguien, entre sus asesores o no, que le diga al presidente, y a todos los que son como él, que se retire un poquito y no nos oculte el sol?

Todos se fueron riéndose del filósofo. Alejandro no. Dijo: “Pues a mí, si no fuese Alejandro, me gustaría ser Diógenes“.

Claro que Pedro Sánchez no es Alejandro, ni sabe que Diógenes lo único que quiere es ser libre para gozar del rayo de sol, ese que sale para buenos y malos. Incluso para los que vuelan en avión y ensombrecen los cielos. De la libertad. ¿Socialista y obrera? ¡Ya…!

Sin duda The Killers es cultura; y lo del avión cultura de listillo.

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Blog: generaldavila.com

24 julio 2018