THE KILLERS. LA AGENDA CULTURAL DEL PRESIDENTE. TOQUE DE RETRETA. Rafael Dávila Álvarez.

The killers ¿Cultura? Por supuesto. En Benicasim sonaba: “Wonderful, Wonderful” que fue número uno en Estados Unidos. A Benicasim, tras los Killers también fue la Reina Leticia en 2013. Merece la pena escucharles y verles en directo.

The Killers son cultura, sin duda. Popular, festivalera en este caso, de veranillo y botellín.

El presidente sí que sabe. Conjuga acción y reacción –Newtom de la política-, dos pájaros de un tiro, con pólvora del rey, lo del avión me gusta, todo más rápido, veo a Ximo, cuatro generalidades, la de Valencia y tres monerías, hay tiempo para la cultura, y llegamos a cenar a casa. Mañana carrerita por Moncloa, helicóptero, ¿dónde me habré dejado las ray ban?

Quien prueba el avión oficial, el helicóptero y el “Señor, Señor”, queda cegado por la luz de la vanidad. Me contaba un gallego aquello de la escalera que nunca sabes si sube o baja, pero era más preciso, cuando asciendas por la escalera -me decía-, mira a los que en sus peldaños están sentados porque cuando bajes, ellos seguirán allí. Tú descenso será imparable, aumentando su velocidad cada escalón. Era Patton (George Smith Patton, Jr), general americano, el que decía que cuando todo tu Estado Mayor te da la razón es que ninguno te escucha. Al presidente no se le escucha, él debe escuchar, le gusta la adulación, y dejarse llevar por esos asesores que siempre asesoran hacer lo que ellos jamás harían; por cobardía, no por falta de ganas. Lo primero que le han contado es eso de los coches oficiales, las casas de vacaciones, los aviones y helicópteros, el todo gratis, ¡Ay la seguridad cuántas cosas esconde y oculta!

Las siglas de “partido obrero” pronto se olvidan, socialistas del todo para todos, cogen pronto gusto a la rutina de estar siempre en el lugar oportuno, el de la foto, y si no llegan a tiempo para eso está el 45 Grupo de Fuerzas Aéreas, avión, helicóptero, lo que haga falta, y si no se compra, de los presupuestos de Defensa. Hace ya 30 años, era el mes de abril (¿vacaciones de Semana Santa?) cuando Alfonso Guerra venía de pasar unos días en El Algarve y al encontrase una cola de varios kilómetros para tomar el transbordador hacia la localidad onubense de Ayamonte pretendió colarse. Ante el abucheo generalizado el vicepresidente tomó rumbo a Faro donde le recogió un mystére avisado urgentemente para llevarle a Sevilla. Aquí paz y después gloria. Pronto aprenden. Todos.

El poder es peligroso. Para todos. Se convierte en grave enfermedad para los faltos de cultura, o formación, o inteligencia, o incluso para los que les falta todo, edad madura, juegan con la responsabilidad a ese juego peligroso al que juegan los niños inconscientes del peligro.

Dale a un inmaduro una gorra y un pito… ¡Que peligro! Mientras se quede en lo del avioncito y The Killers…

Diógenes de Sinope

Cuando el Gran Alejandro fue aclamado para hacer una campaña militar contra Persia y lo proclamaron general en jefe, todos se acercaron a saludarle y felicitarle. Esperaba que también lo hiciera el filósofo Diógenes de Sinope. Este ni se inmutó por lo que fue Alejandro a verlo y lo encontró desnudo, como solía ir, tumbado tomando el sol. Al ver tanta gente y alboroto, Diógenes se incorporó un poco, reconoció a Alejandro, le miró de hito en hito sin inmutarse. Alejandro le saludó y le dirigió la palabra para preguntarle si se le ofrecía algo. Sí, dijo Diógenes, retírate un poquito porque me estás tapando el sol.

¿No habrá alguien, entre sus asesores o no, que le diga al presidente, y a todos los que son como él, que se retire un poquito y no nos oculte el sol?

Todos se fueron riéndose del filósofo. Alejandro no. Dijo: “Pues a mí, si no fuese Alejandro, me gustaría ser Diógenes“.

Claro que Pedro Sánchez no es Alejandro, ni sabe que Diógenes lo único que quiere es ser libre para gozar del rayo de sol, ese que sale para buenos y malos. Incluso para los que vuelan en avión y ensombrecen los cielos. De la libertad. ¿Socialista y obrera? ¡Ya…!

Sin duda The Killers es cultura; y lo del avión cultura de listillo.

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Blog: generaldavila.com

24 julio 2018

 

 

 

EL COMENTARIO DEL DÍA “LA PLURINACIONALIDAD” General de División Rafael Dávila Álvarez (R.)

Llega la “plurinacionalidad” (?)

No saben lo que eso significa. El Diccionario de la RAE no lo define. Sí plurinacional: De múltiples naciones. El artículo 2 de la Constitución introdujo perversamente el enfrentamiento: ‹‹La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles, y reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas››. Nacionalidades equivale a confusión. Incluso el mencionado diccionario la introdujo al definir, en su tercer significado, como nacionalidad: ‹‹Comunidad autónoma a la que, en su Estatuto, se le reconoce una especial identidad histórica y cultural››. Ya está el lío organizado. La gran mayoría, en nuestros limitadísimos conocimientos, entendemos lo de Nación con mayúscula y lo de Autonomías,  pero ir más allá es jugar con fuego. Si a eso le sumamos intereses y partidos el resultado es preocupante. ¿Quiénes realmente defienden la unidad de España sin fisuras y sin extraños vocablos que permiten lo uno y lo otro dependiendo del interés del momento? Hagan la suma por partidos políticos y se encontrarán que vamos camino de perder a España por goleada. Solo es cuestión de intereses y falta de responsabilidad. Podemos encontrarnos en un espacio muy breve de tiempo con la desaparición de la Nación española. En menos tiempo del que nos creemos. Luego volverá aquel famoso: ‹‹No era eso, no era eso››y la soledad como ‹‹la velada de Benicarló››. Peo ya será tarde.

Las bases están puestas. Los movimientos ya se han dado. Hoy se ha culminado el que faltaba y ahora solo queda ampliar y cerrar el pacto. ‹‹España, nación de naciones›› ha ganado; ya está aprobado por el Congreso del PSOE el reconocimiento del carácter plurinacional de España, ‹‹la plurinacionalidad›› (?). ¿Después que viene? Federalismo, autonomismo, autogobierno, nacionalidades, cualquier cosa menos España. Nunca pude imaginar, ¡qué tiempos aquellos!, que aquel que nos anunciaba que a España no la iba a conocer ni la madre que la parió fuese un profeta de tal magnitud y que esto que ahora ocurre es a lo que se refería.

Pues sí señores coincidimos con Alfonso Guerra y lo hemos dicho antes que él. Aplicación del 155. Nos congratulamos de no estar solos en nuestro pensamiento. No éramos rancios soldados. Los hechos cantan. El que fue vicepresidente de España pide aplicar el artículo 155 de la Constitución y que se expliquen las razones por las que no se hace. Luego lanza la pregunta al secretario general de su Partido, Pedro Sánchez: ‹‹España nación de naciones… ¿de cuantas naciones?…una solemne bobería››. Constitución española. Art. 155

Esto se complica y es cada vez más necesario que aparezcan los hombres de Estado y pongan orden y concierto. España se nos va, se les va, de las manos y todos somos responsables.

Todo empezó con aquel artículo 2 y ahora sigue con su interpretación al libre albedrío. Luego vendrá el resto del articulado, el 1, el 2…

Antes de lo que nos esperamos. Tiempo al tiempo. ¡Ah! ¿Que no era eso?

General de División Rafael Dávila Álvarez (R.)

Blog: generaldavila.com

18 junio 2017

NOS HAN DESMANTELADO General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Nos han desmantelado

En el libro de Narcís Serra Serra La transición militar. Reflexiones en torno a la reforma democrática de las fuerzas armadas se expone un detallado guión del proceso a seguir con los ejércitos hasta conseguir llevarlos a donde ellos querían. Se ha cumplido a rajatabla, por ellos y por todos, sin salirse ni un ápice del guión marcado. Solo extraigo un párrafo del libro: ‹‹El caso español aconseja que las reformas (se refiere a las reformas militares) se inicien en el campo del control económico, que ayuda a imponer orden en la actividad económica de los ejércitos y a programar su actuación. En este campo, los civiles son más expertos y su intervención puede dar resultados positivos a corto plazo››. El resultado ha sido una deuda desorbitada en el ministerio de defensa y llevar al borde del colapso a las unidades militares. La sabiduría y buen hacer de este señor del libro queda demostrada en la imputación y solicitud que para él hace el fiscal: cuatro años de cárcel por ‹‹administración desleal››. Todo un experto en la actividad económica. Recordemos otra vez: ‹‹En este campo, los civiles son más expertos y su intervención puede dar resultados positivos a corto plazo››. Ahí están los resultados. En el prólogo del tedioso libro el experto económico, Narciso Serra Serra, refiriéndose al control al que hay que someter a las Fuerzas Armadas dice: ‹‹Quis custodiet ipsos custodes?›› (¿quién vigila al vigilante?). El implacable veredicto del tiempo da la respuesta: había que haberle vigilado a él y a unos cuanto más. La amenaza no estaba en los depositarios de la fuerza para liberarla de los que la amenazan. La amenaza es y era otra. Pero dejemos el libro y a su autor que bastante tiene con lo que tiene, aunque tiempo habrá para revisar aquellos años de decisiones en lo militar no suficientemente estudiadas y conocidas.

La fortaleza

Ni Platón ni Aristóteles. Tampoco el gran Alejandro. Simplemente Alfonso Guerra: ‹‹A España no la va a conocer ni la madre que la parió››. Toda una filosofía que se les ha escapado de las manos en el intento de emprender las reformas desde el sectarismo y el enfrentamiento entre españoles, como si en España hubiese que redimir penas con la historia, como si en España existiese un pensamiento único, como si de España hubiese que borrar su historia y contarla como no fue. Se les ha escapado de las manos. Retórica en uso: poder a cualquier precio, agitadores, manipuladores de los sentimientos que transporta la historia y que le son extraños o les perjudican. Tierra hostil en la que el recorrido demagógico no solo se ha utilizado contra los ejércitos y su historia sino contra todo lo que huele a español. Ha sido un camino en el que se ha buscado lo que nunca nos han ofrecido mientras lo negociaban en la oscuridad de las cavernas y también de las tabernas. He visto lo suficiente para perder la fe en los demagogos que deciden lo que debemos comer, beber, sentir y pensar. Cada vez la libertad está más condicionada y dirigida. La única forma de luchar y conseguirla es tiempo; tiempo para pensar, aprehender y decidir. Casi nadie piensa, pocos aprehenden y ellos deciden. Los objetivos estaban escritos. Hoy están casi alcanzados: descristianizar, deshumanizar, repartir dioses de barro, relativizar, arruinar los muros y las plazas. En el cambio, en su objetivo,  no solo estaban los ejércitos. Por el mismo precio -cajas de ahorros, bancos, empresas y fundaciones pagaban- estaba la Iglesia, la Enseñanza…, la monarquía (?) y la mismísima España.

Napoleón: Nadie ha podido vencer a los españoles

Pero ¡ojo! Ya dijo Napoleón que no pudo vencer a los españoles por su extravagante afición a la libertad. Lo he repetido y vuelvo a recordarlo. Lo que más arraigado estaba y está, por siglos de historia, venció al Emperador: el sentimiento religioso, el nacional y el monárquico.

El Emperador

¿Será este moderno enemigo que asedia la plaza más fuerte que el Emperador?

Parece que nos han desmantelado. Han echado por tierra y arruinado los muros y fortificaciones de España. Es difícil encontrar en quien depositar tu confianza, tu voto y tu futuro cuando entre todos han puesto cerco a los sentimientos, tradiciones, amores y sufrimientos. Era el primer objetivo: relativizar todo; hasta el sentido y el concepto de la unidad de España. Lo han conseguido.

Habrá elecciones, antes de lo esperado. El actual presidente del gobierno no será candidato. Esperemos y esperamos que el próximo no sea el que remate definitivamente a gol. Ha sonado el silbato: penalti y expulsión.

Desmantelados ya no nos queda otra que volver a gritar: Por España. Todo por España. ¿Nos escuchará alguien?

Los expertos económicos nos han arruinado. En cuerpo y espíritu. Sus reflexiones han resultado ser un fraude. Lo malo es que todos lo sabían y nadie dijo nada. Esperemos que todavía estemos a tiempo de reaccionar.

Por España. Todo por España. ¿Nos escuchará alguien?

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

24 marzo 2017