EL NECIO Y LOS LUNÁTICOS Rafael Dávila Álvarez

Él puede. Es el poder, súbditos nosotros. Se place en el insulto y a la verdad llámala lunáticos. El suyo no es un Gobierno socialcomunista, no atacan a la forma de Estado, no mienten, nunca lo hicieron.

Habrá que remontarse a épocas mejores, pero también repletas de mentira.

Están escritas en los mentideros donde es posible encontrar de todo, pero sobre todo una mezcla de venganza, poder y dinero que ni el diablo domina. De todo hay; hasta el 23F cuando a alguno se la metieron doblada para desviar la atención lejos de los que se reunían en las rurales fiestas de la Cataluña profunda. Tramando, tramando. Ellos saben lo que digo.

Capitalismo, socialismo y comunismo no se diferencian en mucho. Dos ingredientes los sueldan históricamente: el poder y el dinero (no son lo mismo). Ellos, de vez en cuando, fabrican el señuelo del necio, (por ser correcto y no ahondar en calificativos sino en conceptos).

Suele ocurrir «que el necio en su casa ni en la ajena sabe nada, a causa que sobre el cimiento de la necedad no asienta ningún discreto edificio. Y dejemos esto aquí, Sancho, que si mal gobernares, tuya será la culpa y mía la vergüenza». La que siento después de este recorrido por la cúspide del poder donde hay toda una cúpula de Interior encarcelada (por casi nada) y un Director General de la Guardia Civil que robó la cartera a la pareja y quiso vender el honor. Blanqueo del imposible color negro de la reciente historia de España donde siempre han metido la mano para sacarla del rojo al amarillo.

Lo más peligroso de la historia es cuando el necio se queda solo, sin control, y un comunista le mete la mano por la espalda y un capitalista de nuevo cuño le pone voz. El muñeco empieza a cantar; sin saberse la letra entona la música y tararea. Adormece al pueblo que siempre estuvo poseído de inocente agresividad.

Los dosieres tienen un problema. Hay que tener licencia de armas, porque se disparan solos, basta  con apretar el gatillo y nunca sabes en quien impacta, incluso el papel, como las balas, rebota.

Se le oye decir a quien quiere escucharle: «Le tenemos cogido por los…». El pueblo está expectante por si hay que salir a la calle. Lo mismo da un auto de fe, autillo o público, que una verbena; la calle manda cuando está bien dirigida.

Tendrán que perdonar a uno más de tantos lunáticos que vemos donde no hay, y no sabemos leer en los entresijos de este presidente del gobierno que nos insulta llamándonos así: lunáticos. Ya decía yo que tanto soñar con la razón no era bueno.

¡Rey don Sancho, rey don Sancho!,
no digas que no te aviso…!

«Y dejemos esto aquí, Sancho, que si mal gobernares, tuya será la culpa y mía la vergüenza».

Esto, como vemos, es una historia de necios y lunáticos. No puede salir nada bueno Sancho; o rey don Sancho.

Sin novedad en España. Todo en orden y desconcierto.

Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

14 diciembre 2020

EL REGALO DE REYES General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Ustedes no saben nada. Yo tampoco. Mientras estos días de largo puente entre Ley y Religión, Constitución y Patrona de España, una que no se cumple y Ella olvidada, los tahúres juegan su partida. ¿Cómo vamos a salir del atolladero?

Las cartas están echadas, el Gobierno formado y casi conformado. Fin de partida.

Entre mayúsculos escándalos de corrupción, acusaciones vergonzantes de abusos, negociaciones entre togas y despachos, hay prisas, urge el poder.

Nadie se va a enterar de nada. La gente está de fiesta. España es una movida constante. Ya lo dijo aquel que la inventó en Madrid, para entretener, y mientras hacer lo que le venía en gana, el viejo profesor: <<Se sentía como un escéptico con entusiasmo; una pura contradicción>>. En eso acertó: es en lo que entre algunos, como él, han convertido la política en España.

Los parlamentarios gozan ya de sus prebendas: Ipad, móvil, despacho, dietas, trenes, taxis, aviones, carnet, siempre el carnet, y el membrete.

De Cádiz a Madrid, de Palma  a la Capital, van y vienen en menos que tardo yo en llegar cada mañana de mi casa, al sur de Madrid, a la Puerta del Sol. Ellos son otra cosa, otra clase más distinguida y soberana, más lucida y elegante. Además unos piensan en gobernar y los que no pueden, piensan en lo bien que se vive en la oposición.

Les aseguro que están, nuestros representantes, llenos de alegría, conformes con la que está cayendo y dispuestos a pasar unas navidades parlamentarias llenas de prebendas.

En muchas casas faltará el turrón, no en las de ellos.

Ustedes no saben nada. Yo tampoco. Ellos saben que todo está formado y casi conformado.

Ya hay Gobierno. Ni consulta Real ni irReal. Se adelantan los Reyes. El regalo ya está aquí; para ellos, claro.

Me lo ha dicho un mirlo medio blanco que revolotea por los jardines frente al Palacio Real de Madrid, entre los magnolios y la estatua ecuestre -del difícil equilibrio- de Felipe IV, obra del escultor Pietro Tacca. Casi nada. Velázquez en el diseño y Galileo Galilei para asegurar el difícil equilibrio por la posición del caballo en corveta.

El equilibrio.

Y me dice el mirlo, con su blanco plumaje y ronco canto que arrastra de generaciones que han vivido la historia del lugar, que esos jardines siempre han sido privilegiado escenario del difícil equilibrio entre la música del Real y la palaciega. Que España juega entre palacios de ópera y las difíciles operaciones de los palacios.

Todo está consumado y escrito en el magnolio más viejo de la plaza, entre los setos de arrayanes, entre los sindicatos de gorriones: Ya hay Gobierno.

Está el pacto firmado. Gobernará Sánchez con Iglesias y la abstención de ERC. No sabe más el mirlo, pero lo intuye el brote de la flor del magnolio.

¿Para esto tantos millones y tanto lío?

Los otros, sí, esos de antaño con revólver al cinto también.

¡Rey don Sancho, rey don Sancho!, no me digas que no te aviso…

¡Hala! A comer turrón. Fin de partida.

Me lo ha dicho el mirlo que nunca se equivoca en su melodía.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez 

Blog: generaldavila.com

9 diciembre 2019

LA QUE SE AVECINA General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

14660744800891

Unidad de España

‹‹Dicen que han movilizado 500 policías, pero hay más delincuentes potenciales en esta Cámara que ahí fuera››.

‹‹Me debo al honor de mi patria y de los ciudadanos, no al honor de esta Cámara››.

‹‹Usted  ha usado el nombre de España para ponerse a la venta de dictadores y regímenes como el de Venezuela e Irán».

‹‹El sistema político del turnismo está herido de muerte. Buena suerte en su epílogo, señor Mariano Rajoy››.

‹‹Gracias por venir a nuestra patria a combatir el fascismo››. Venían del distrito de Vicálvaro de inaugurar un jardín a las Brigadas Internacionales. Justo cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica. ¿Qué crecerá en ese jardín?

‹‹Ante el golpe de la mafia, democracia. No a la investidura ilegítima››.

‹‹Tomad pacíficamente las plazas, que son el parlamento del pueblo››.

‹‹PSOE Iscariote que lleva cuarenta años dando una de cal y otra de arena››.

1456906252_957707_1456950269_noticia_fotograma

Cal viva…

‹‹Todavía huele a cal viva››.

‹‹Señores del PSOE, sociedad anónima››.

‹‹¿No les da vergüenza ser obreros en consejos de administración?››.

‹‹Reciben a los ricos con abrazos y a pelotazos a quienes llegan a nado››.

‹‹Traidores››, ‹‹caciques››.

‹‹Payaso››, ‹‹terrorista››, ‹‹gilipollas››.

Unos y otros. ‹‹Los hunos y los hotros››, que decía Unamuno.

hqdefault

Indefinible parlamento

Es el Parlamento. Son algunas de las frases que se intercambiaron los diputados que nos representan (?), o dijeron sus representados en las puertas del Congreso. ¿Fiel reflejo de las virtudes y defectos de los españoles? Ustedes dirán. De las entrecomilladas, elijan la que quieran e identifíquense. Hay muchas más. Estas son un pequeño ejemplo del nivel alcanzado en el diálogo parlamentario. Mientras peor hablamos más habladores somos sobre todo cuando el origen de la palabra surge del odio o del afán de poder.

‹‹Ni palabra mala ni obra buena››. Si esa es la palabra imaginen las obras.

Si lo prefieren esto es ‹‹mesa sin pan y ejército sin capitán››.

Hoy he tirado del Ingenioso Hidalgo que siempre da luz cuando te sumerges en el túnel de la ignorancia. Don Quijote aconseja ‹‹en lo que toca a cómo has de gobernar tu persona y casa, Sancho…››.

‹‹No comas ajos ni cebollas, porque no saquen por el olor tu villanería. Anda despacio; habla con reposo, pero no de manera que parezca que te escuchas a ti mismo, que toda afectación es mala››.

014-don-quijote-de-la-mancha-de-cruz-delgado

Sabios consejos de don Quijote

‹‹Ten cuenta, Sancho, de no mascar a dos carrillos, ni de erutar delante de nadie. Erutar, Sancho, quiere decir regoldar, y éste es uno de los más torpes vocablos que tiene la lengua castellana, aunque es muy sinificativo; y así, la gente curiosa se ha acogido al latín, y al regoldar dice erutar, y a los regüeldos, erutaciones; y, cuando algunos no entienden estos términos, importa poco, que el uso los irá introduciendo con el tiempo, que con facilidad se entiendan; y esto es enriquecer la lengua, sobre quien tiene poder el vulgo y el uso››.

Creo que todo está dicho; hemos asistido a discusiones con el plexo solar.

He pretendido no decirlo como ellos dicen, pero así es la crónica parlamentaria cuando pretenden hablar y las palabras se convierten en un ruido expelido por la boca. Visto lo visto y dicho lo que allí se dice y como se dice, quizá fuese mejor votar sin discutir. El resultado sería el mismo, pero ahorraríamos la mal llamada cortesía parlamentaria. Se reduce a exabruptos.

Espero que se cumpla la sentencia de Quevedo: ‹‹Te reciben según te presentas, te despiden según te comportas››, porque va siendo hora de despedir tanta grosería y mala educación que dejan entrever el preludio de algo peor. La que se avecina es preocupante. Es la caverna y la taberna, de una a otra y tiro porque me toca.

Situación de desgobierno y crispación a la que hemos llegado después de gastar muchas energías por el camino. Materiales y morales. Nadie exige responsabilidades. Todo queda en un espectáculo de insultos e improperios que esconden la realidad del problema y su solución: España se les va de las manos.

El que ha mantenido la situación de fondo durante más de una año, ahora escorado de su partido, levanta las cartas marcadas con las que jugaba.

la-bandera-independentista-l-e_54349945032_54028874188_960_639

España está en juego

‹‹España es una nación de naciones. Cataluña es una nación dentro de otra nación que es España, como lo es también el País Vasco, y esto es algo de lo que tenemos que hablar y reconocer››.

El lenguaje no es inocente, sobre todo cuando se utiliza con penuria intelectual. Como consecuencia, las obras son peores.

Desde hace años la partida está en marcha. Discutida y discutible. La última palabra no está dicha. El futuro de España incierto y pendiente de una partida de naipes.

Empieza de nuevo la partida, esperemos que esta vez sin tahúres. Arriba el telón y que de nuevo empiece el espectáculo. España está en juego. Cuidado con el apuntador.

Hasta ahora solo hemos visto oquedad ‹‹ni palabra mala ni obra buena›› y  desaliento ‹‹mesa sin pan y ejército sin capitán››.

sancho_ii_de_castilla-e1434735322867

¡Rey don Sancho, rey don Sancho…!

¡Rey don Sancho, rey don Sancho!, no digas que no te aviso…

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez