EL BRINDIS LEGIONARIO. ¡ESTAMOS TODOS! ¡CUAL LEGIONARIOS! CAMINO DEL CENTENARIO General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Brindis legionario

El brindis legionario no forma parte de las más antiguas tradiciones legionarias ni de ninguno de sus ritos.

Creo que nadie sabe quien fue el primero en introducir este brindis en la Legión. Yo al menos lo desconozco a pesar de haber investigado su origen. Quedamos a la espera de que alguien documente y resuelva la duda si fuese posible y existen antecedentes.

De lo que no hay duda alguna es de la popularidad alcanzada por tal brindis; no hay celebración legionaria que no termine con la leche de pantera y el tradicional ¡Estamos todos!…

He podido comprobar que existen brindis muy parecidos usados por las tunas de estudiantes. Incluso hay una referencia de 1948 en la hemeroteca del diario ABC de Sevilla en la que, refiriéndose a la tuna de Granada, dice que adoptaron el brindis legionario.

Teniendo en cuenta que, según las fuentes más fidedignas, el origen de la leche de pantera, bebida con la que se hace el brindis, surgió en la boda de Celia Gámez por petición del fundador de la Legión a Perico Chicote, es muy probable que fuera a partir de esas fechas cuando se inicia el uso del actual brindis legionario. Celia Gámez se caso el 1 de julio de 1944 siendo su padrino el general Millán-Astray.

Se puede comprobar que el brindis, tal y como se hace en la actualidad, es parte de algo parecido a un poema, largo y poco ingenioso, que nada tiene que ver con el espíritu de la Legión. Por ello solo hablo del brindis tal y como lo conocemos, en su forma abreviada, que es lo adecuado y correcto para no perder el verdadero sentido que lo acompaña.

Leche de pantera

Ahí es donde me ha surgido la duda. ¿Realmente somos conscientes del significado del brindis? ¿Qué queremos decir al pronunciar esas frases con tanto fervor y emoción?

Un brindis tiene varios significados, desde manifestar el bien que se desea a alguien o la satisfacción por algo, hasta dedicar una victoria o triunfo. También entraña el verbo brindar el ofrecimiento voluntario a ejecutar o hacer algo. Todos son significados aceptables y aceptados por el sentimiento legionario. La satisfacción de ser, servir, como Dama o Caballero Legionario, sentirse legionario y compartirlo; honrar y recordar las hazañas legionarias dedicándoselas a España, los triunfos en combate, en la vida y en la muerte. Y por último ser voluntario para cualquier servicio, mostrar que aquí estamos, paso al frente, cual legionario. Ese es el sentido del brindis que se manifiesta en las conocidas frases que pronunciamos:

¡Estamos todos!

Grito que une, reúne, en unidad legionaria, de acuerdo con nuestro Credo fundacional. Estamos todos es el grito de ¡A mí la Legión! No abandonar jamás a un hombre, de juramento entre cada dos hombres, unión y socorro. Desde el hombre solo hasta la Legión entera. Llamada al honor. ¡Estamos todos!

¡Estamos! Respondemos con grito seco y duro; con una sola voz.

¡Cual legionarios!

Con disciplina. De nuevo el Credo: Cumplirá su deber, obedecerá hasta morir. Sin quejarse de fatiga, ni de dolor, ni de hambre, ni de sed, ni de sueño. Hará todos los trabajos…, hasta caer reventado. Cual legionarios. ¡Cumplimos!

¡A las mujeres! Siempre y hasta siempre. La legión ama a su Patria simbolizada en la Bandera. Síntesis final del Credo. Mi Patria mi Bandera. Será la más gloriosa. Y en el pecho una carta de una divina mujer.

España, mi bandera, que envuelve a todos los míos, a mi familia, a la familia legionaria, a todos por los que dispuesto estoy al sacrifico de mi vida. Ese es el sentido profundo y la razón por la que

¡Amamos!

¡Pero ante todo!

Seca la voz, el deseo ardiente, atento al cornetín, ¡Legionarios a luchar! ¡Legionarios a morir! Sed de combate, de acudir al fuego, sentir que no es tan horrible como parece. Beber del espíritu de la Legión hasta vaciar la copa; con todas sus consecuencias. No es tan horrible como parece.

¡Bebamos!

El brindis legionario

¡Estamos todos!

¡Estamos!

¡Cual legionarios…!

¡Cumplimos!

¡A las mujeres!

¡Amamos!

¡Pero ante todo…!

¡Bebamos!

Ese es para mí el significado y sentimiento de un brindis que va más allá de una rutina. Camino de convertirse en un ritual hay que darle el sentido profundo que cualquier acto legionario debe tener y hacerlo con la habitual alegría legionaria.

Así termino sin olvidar lo más sagrado. Al finalizar el brindis es preceptivo dar los gritos legionarios que forman parte de la más profunda tradición legionaria. Los enunciaba nuestro fundador teniente coronel Millán-Astray:

“Los vivas se repiten pertinaces y los gritos de ¡Viva España! ¡Viva el Rey! y ¡Viva la Legión! suenan en todos los actos y en todos los lugares. Es la consagración de su Credo, es el nudo gordiano de su existencia legionaria. No se puede ser soldado sin tener los vivas grabados en el alma. Ellos serán los que los empujen, son los motores de la voluntad, el ánimo, el enardecimiento, el grito de guerra, el de salvas, el de muerte, el de alegría, el de adiós y el de pena. Los vivas son el alma que se muestra en forma material; sin vivas no hay soldados, no hay guerreros en las filas… hay tan sólo hombres formados”.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog generaldavila.com

19 marzo 2018

 

 

16 pensamientos en “EL BRINDIS LEGIONARIO. ¡ESTAMOS TODOS! ¡CUAL LEGIONARIOS! CAMINO DEL CENTENARIO General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

  1. Consideraciones legionarias mi general, que rezuman poesía.
    Como ya nos tiene acostumbrados a quienes seguimos su blog.
    No estoy en condiciones de responder, documentadamente, a su interrogante. Pero me suena que el bridis está tomado (al igual que el famoso “nadie te preguntará por mí”) de la obra teatral “En Flandes se ha puesto el sol” de Eduardo Marquina.
    Y quede claro que no lo afirmo, puesto que no lo he comprobado…. pero lo apunto como “pista” para investigarlo.
    Incluso creo que su final no es “pero ante todo bebamos” sino ¿cuanto tiempo ha que no bebemos?
    ¡pues bebamos!
    La respuesta de ¡agua! no deja de ser una “coña” añadida.
    Será cuestión de investigarlo mi general.

    Me gusta

  2. Y completando el Brindis; permítame, mi querido General, que poniendo un poco de humor al brindis lo complete con lo que el valiente y leal legionario, sencillo y humilde, pero valiente y feroz le añade al brindis con la euforia y alegría que le caracteriza, aunque el añadido sea algo largo, poco ingenioso y no muy correcto…

    ¿BEBIO NUESTRO PADRE ADAN?

    ¡BEBIO!,

    ¿BEBIO NUESTRA MADRE EVA?

    OH, ¡CUAN BORRACHA ERA!,

    POR QUE EL QUE BEBE

    SE EMBORRACHA,

    EL QUE SE EMBORRACHA

    DUERME,

    EL QUE DUERME

    SUEÑA,

    EL QUE SUEÑA

    NO PECA,

    EL QUE NO PECA

    VA AL CIELO,

    Y PUESTO QUE AL CIELO VAMOS…

    ¡BEBAMOS, BEBAMOS y BEBAMOS!.

    AH, LIQUIDO INFERNAL QUE TE CRIAS ENTRE VERDES MATAS,

    Y AL HOMBRE MAS CABAL HACES ANDAR A GATAS.

    AH, SANGRE DE CRISTO CUANTO HA QUE NO TE HE VISTO, Y AHORA QUE TE VEO…

    LINGOTAZO QUE ARREO.

    POR ELLAS, POR LAS MÁS BELLAS,

    POR LAS DE CULO ANCHO Y CUELLO ESTRECHO,

    QUE NOS OFRECEN SUS LABIOS DESINTERESADAMENTE,

    ¿POR LAS MUJERES?

    NO, ¡POR LAS BOTELLAS!.

    PORQUE CUANDO DIOS LLAMO A GABINO NO DIJO GABINO VEN,

    SINO, VENGA VINO.

    ¡¡¡LEGIONARIO!!!

    ¡A LA ORDEN!

    ¿COMO SE LLAMA TU TIA?

    MARIA

    ¿COMO SE LLAMA TU AMANTE?

    VIOLANTE

    Y ENTONCES ¿COMO ES QUE NO NOS CONOCIAMOS?

    ANTES DE CONOCERNOS

    BEBIAMOS,

    AHORA QUE NOS CONOCEMOS

    BEBEMOS,

    PUES BEBAMOS, BEBAMOS y BEBAMOS

    HASTA QUE NO NOS CONOZCAMOS Y DE CULO NOS CAIGAMOS.

    ARRIBA, ABAJO Y DE UN TRAGO

    MARICON EL QUE DEJE ALGO.

    AH, CUANTO HA QUE NO BEBIA

    AGUA…

    Y recordando nuestra comida reunión del pasado viernes, donde no faltó nuestro peculiar brindis, reciba un fuerte abrazo legionario.
    Pedro Motas

    Me gusta

  3. Buenas tardes, General D. Rafael Davila:

    Muy interesante, lo del brindis legionario. Hace algunos años atrás, tuve ocasión de asistir a muchos de ellos, en comidas con la Cofradía de Mena y la legión.. ya no.
    Desde hace mas de diez años. Por otro lado, ni siquiera nos lo comunican a los de siempre, ahora hay otra generación mas joven, mas los de siempre, con peso especifico en responsabilidad y prestigio . .

    Ahora, ya, solo asisto a los temas de los Veteranos. del Ejercito y de las Fuerzas Armadas , cuando puedo , si se celebra en Málaga.que es buena ocasión, para no perder el contacto con ellos, cuando son personas tan queridas y de siempre.

    Me ha hecho reír, el añadido del brindis, de D. Pedro Motas, que Vd. añade pertenece a la tuna. Gracias a todos por tan buenas cosas añadidas..

    Y General , un afectuoso saludo.

    !! VIVA ESPAÑA !!
    !! VIVA EL REY !!
    !! VIVA EL EJERCITO, LAS FUERZAS ARMADAS Y LA LEGIÓN !!

    Josefa Lopez del Moral Beltran..

    Le gusta a 1 persona

  4. Mi General,

    En referencia al brindis legionario con la auténtica Leche de Pantera, y conociendo que contravengo la orden y recomendación de vuecencia, sin excusa por mi parte que valga, pero por un bien superior y como anexo al contenido de su artículo, por favor, adjunto la dirección electrónica de gran ayuda y hermandad para la Fundación “Tercio de Extranjeros” @ https://www.lechedepantera.com/fabricaci%C3%B3n/.

    – Francisco de Javier

    Me gusta

  5. A las órdenes de V.E., mi General.

    Obviamente no conocía completos esos “rituales” con la bebida. Sólo trozos sueltos. Pero sí, hace unos dos años, en casa de mi único vecino, que está frente a mi entrada, en el lado opuesto de la carretera que las separa, y en pleno campo entre montañas, probé por primera vez la “leche de pantera” y oí alguno de estos brindis aunque no completos pues al que los iniciaba no le dejaban terminarlos con la emoción de estar cumpliendo con el rito.

    Mi vecino es un General de Brigada al que conozco desde que era Capitán, y lleva toda su vida militar en la Legión. Y ahora no tanto, por estar muy ocupado, pero a lo largo de estos años, desde que compró el terreno y fue construyendo una preciosa casita que por la generosidad en materiales yo la llamaría un fortín, solía venir con frecuencia con compañeros a darse todos un merecido y bien ganado “homenaje” con una comida de hermandad y camaradería. La vez a que me refiero llegué y me encontré mi entrada bloqueada por unos cuantos vehículos, y no podía acceder ni a pie para abrir mi cancela. En esto observo con la natural preocupación (angustia más bien), que uno de los comensales, pues estaban ya en la conversación de sobremesa, salía “a gatas” hacia la carretera. Acudí todo solícito y mientras le cortaba la ruta, logré convencerlo para que hiciera un viraje de ciento ochenta grados, reentrara, y entrando yo detrás, mientras recitaba mi fórmula de saludo reglamentario, cerraba la puerta y la aseguraba con la llave. A continuación, me presenté al Jefe, pues entonces era todavía Coronel, y le pedí disculpas por haber entrado en su casa sin haber sido invitado. Me extrañó bastante ver que todos tomaban unos vasitos muy pequeños, casi como dedales, de lo que me parecía “leche”. Pero no hice ninguna observación. En esto va él y le dice a uno que removía con un cazo un recipiente del que todos se servían su chupito, que me obsequiara con leche de pantera. Comencé a sospechar que aquella leche estaría edulcorada con algo especial, o que sería cualquier cosa menos leche, pues estaba “riquísima” y daba energía de inmediato. Tanto, que me olvidé por el momento de mi puerta y de mi casa, y pasé unas horas muy agradables con ellos. Al que había reorientado en su excursión, ya bastante despejado, se empeñó en explicarme no sé cuántas veces, el origen y cómo unos legionarios descubrieron esa bebida tan maravillosa.

    Ah, perdón. Que no se me quede en el tintero. Lo de la boda de Celia Gámez, con el General Millán-Astray como padrino, fue algo grandioso (yo sólo tenía tres años y no puedo decir que me acuerdo). Pero eso de que el General tuviera que gritar “A mí la Legión” para poner in poco de orden, debió ser de antología. Claro que, muchos años después, y de ésta boda sí que me acuerdo como si hubiera sido ayer, fue la de “Lolita”, la hija mayor de la inolvidable e irrepetible Lola Flores. Allí fue ella, la madre, quien casi termina llamando a gritos a la Legión.

    ¡¡¡VIVA ESPAÑA, VIVA EL REY, Y VIVA LA LEGION!!!

    Me gusta

  6. Siempre a sus ordenes mi General. Y buenas noches a todas/os, agradecido de V.E. que siempre nos deleite con sus comentarios, eso nos tiene siempre presente quienes hemos sido, quienes somos y a quien amamos, lo de la leche de pantera me ha traído muy buenos recuerdos de Fuerteventura allá por el año 1981,que buenos momentos,(también hubo malos pero prefiero quedarme con los buenos).Como doy por entendido que parte de las personas que comparten este blog pertenecen a alguna Hermandad, seria un inmenso placer conocer personalmente a alguna persona de este blog en octubre, concretamente el día del Veterano que se rumorea que va ha ser en Cáceres. Y sin mas que añadir.¡¡¡VIVA ESPAÑA,VIVA EL REY Y VIVA LA LEGION!!!.

    Me gusta

  7. Efectivamente, fue en un acto legionario la primera vez que yo no solo oía, sino vivía un brindis legionario. Hace unos años, durante el ágape de clausura de un Seminario sobre Comunicación y Defensa, organizado por la UAL, la Asociación de la Prensa/Asociación de Periodistas de Almería, a la que me honra pertenecer, y la Brigada de la Legión, en la Base Militar de Viator (Almería), sede de la BRILEG “Rey Alfonso XIII”. Todo un descubrimiento junto a la “leche de pantera”, deliciosa, hace unos días lo recordábamos con el Coronel (R) Juan Castro en El Rincón Legionario en la calle de Las Cruces, de la ciudad de Almería. Usted, mi General, mandaba la unidad, y recordábamos tiempos pasados y amistades en el recuerdo, entre otros a mi hermano político, de feliz memoria y que en gloria esté, Álvaro Anchóriz Saliquet. Pues bien, transcurrido el tiempo, viene emocionado a mi memoria aquel ritual que viví por vez primera y nunca he olvidado, toda una exposición de motivos, como se relata en la meritada y nueva entrada en “General Dávila”. Y que quiero hacer constar aquí por muchos motivos:
    ¡Estamos todos!
    ¡Estamos!
    ¡Cual legionarios…!
    ¡Cumplimos!
    ¡A las mujeres!
    ¡Amamos!
    ¡Pero ante todo…!
    ¡Bebamos!
    ¡Viva España! ¡Viva el Rey! y ¡Viva la Legión!

    A sus ordenes mi General

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s