EL ASCENSO AL GENERALATO Y OTROS DESIGNIOS MINISTERIALES General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Aquí, donde la principal hazaña es obedecer, esté quien esté, con o sin uniforme, sin pedir ni rehusar, te exigen grandes controles para acceder a determinados puestos, más si pertenecen a organismos internacionales. Un sutil cedazo que entendemos cumple la ley y la respeta, sin mezclar cosas que nada tienen que ver con el puesto a ocupar y que pertenecen a ámbitos personales. No creo necesario entrar en más detalles.

La vida militar es compleja y dura, quizá por ser vocacional, lo que provoca grandes desilusiones; ilusiones también. Hay una máxima, en la que todos confiamos, que te hace meditar con frecuencia, y ya se sabe que de la meditación se puede salir con dudas.

Reales Ordenanzas para las Fuerzas Armadas. Artículo 18. Justicia en las Fuerzas Armadas:

<<Propiciará, con su actuación, que la justicia impere en las Fuerzas Armadas de tal modo que nadie tenga nada que esperar del favor ni temer de la arbitrariedad>>.

Los destinos, ascensos y designaciones por elección, tienen una parte de mérito y capacidad, pero sin duda también una gran parte subjetiva, y más cuando la política hace acto de presencia en la valoración y cae en manos de dudosa aptitud.

En la empresa privada allá el dueño de la empresa.

En la pública es distinto y no debería intervenir la partitocracia o intereses espurios, o sin control del que controla.

Decía que para ocupar ciertos organismos, sobre todo internacionales, por donde pasa cierta documentación clasificada, debes tener una acreditación internacional que te lo permita. Todo queda en nada cuando se eleva eso a la categoría política que en definitiva son los que manejan e intercambian en su provecho la información sensible. Delicado tema que no sé cómo se trapichea y resuelve en las altas esferas. Lo intuyo por lo que a la vista están los trapicheos.

En leyes y nombramientos, en los ascensos al generalato, la parte militar propone, pero no dispone, lo que puede crear disfunciones.

La política de personal del ministerio de Defensa lleva años siendo errática, partidista y, en ocasiones, en clara contradicción con las propuestas militares, incluso aprobándose ascensos, leyes y normas sin previo conocimiento de los mandos de los ejércitos. También tienen ellos su parte de culpa por ciertos planteamientos egoístas, todavía existentes entre ejércitos.

El caso es que ahora más que nunca, o lo parece, el río suena con esto de los nombramientos, designaciones para ciertos puestos  y ascensos al, o en el, generalato. No puedo dar una información confirmada y contrastada porque todo el mundo guarda un silencio delatador.

Termino como empecé; con la máxima ley que lleva rigiendo en los ejércitos desde Calderón de la Barca insigne soldado de los Tercios de Flandes cuyas leyes cada día se echan más en falta.

  …porque aquí a la sangre excede

el lugar que uno se hace

y sin mirar cómo nace

se mira cómo procede.

Esperemos se cumpla y que el lugar que uno se hace, o en el que nace, no sea baremo -negativo- a tener en cuenta.

En uno y otro, en cualquier caso: mírese como procede, sin mirar cómo ni dónde nace. Lo dejó claro un soldado de la mejor Infantería del mundo. Hoy es ley en la milicia.

Para servirse vale cualquiera. Para servir hay que tener preparación y virtud. Exactamente lo que se exige a un soldado o a un general.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

9 marzo 2020

Blog: generaldavila.com

14 pensamientos en “EL ASCENSO AL GENERALATO Y OTROS DESIGNIOS MINISTERIALES General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

  1. Respetados, y apreciados, Generales, y amigos:
    – A nadie se le ocurriría poner a un General del Cuerpo General de las Armas, a operar coronarias, pongo por caso…, porque “voces más doctas tiene la Iglesia”
    – Los civiles ocupando cargos en el Ministerio de Defensa hacen el mismo “papelón” “jugando a los soldaditos” que sí una persona que no es médico la enfrentan a tomar decisiones dentro de un quirófano.
    – Además, cada cargo ocupado en Defensa por un civil, es un ascenso menos que se produce.
    – Haría muchas más consideraciones al respecto, pero no quiero alargar mi réplica.
    – Acabo como empecé: “al Cesar lo que es del Cesar…”
    ¡¡ POR DIOS Y POR ESPAÑA A MIS REYES SERVIR HASTA MORIR, VIVA LA LEGIÓN !!

    Esperanza González de Fonseca Marco

    Le gusta a 2 personas

  2. A las órdenes de V.E., mi General.

    Si partimos del hecho objetivo de que, por lo general y por la experiencia diaria en España, los conocimientos y preparación (es un decir) de los que viven de la política, que no es lo mismo que ser políticos, y en especial de la llamada izquierda, aunque esto parece haber contagiado a determinada derecha también, son nulos en casi todo y no pasan de cierta habilidad para vociferar mítines, empapelar las fachadas de carteles y ensuciar con pintadas hasta las puertas de las propiedades privadas, podemos explicarnos por qué cualquier cosa seria e importante, como es la milicia o los grandes temas de estado que requieren conocimientos superiores, en los que ponen sus manazas (podríamos decir también garras), los estropean.

    Y si se trata de ideologías sectarias y totalitarias que sólo persiguen el control y concentración absolutos del poder, pues necesitan en la cúpula de las empresas, y para ellos el Ejército es una más vista en términos de coste rendimiento, económico pero sobre todo, político que crean les asegura su tranquilidad y permanencia en el poder, pues necesitan servirse de elementos escogidos por ellos a dedo, que o bien puedan ser entusiastas declarados de la ideología en cuestión, o que se presten al juego que les marquen. Lo de la valía personal y profesional necesarias cuando se trata de tomar decisiones que impliquen incluso la vida de los subordinados, es muy secundario. A los vividores de la política eso de los méritos les suena a chino.

    Le gusta a 2 personas

  3. Completamente de acuerdo con su artículo General Dávila.

    En mi modesta opinión, los cargos del Ministerio de Defensa deberían ser elegidos y ocupados íntegramente por militares; ya que… (y citando a Calderón de la Barca)

    …en buena o mala fortuna
    la milicia no es más que una
    religión de hombres honrados.

    Atentamente,
    Pedro Dalmau

    Le gusta a 3 personas

  4. La cosa viene de lejos.Primero,en su día, los JEMES empezaron a ser ninguneados , se suponía que a favor de los JEMAD. Una vez que los JEMES estuvieron bien ninguneados, ahora se ningunea a los JEMAD. Estas son lentejas, se les dice a los JEMAD cuando se les informa, desde el mas alto nivel político, de los resultados del planeamiento militar. O las quieres o las dejas. Le he oído decir a un famoso sociólogo que ,según sus datos,los españoles no quieren defensa y en cambio sí seguridad.Antes que defenderse por si mismos los españoles, según esta inaceptable teoría ,prefieren que los defienda la policía o la GC. Algo así como que si nos invaden , con las perversas consecuencias que ello conlleva, los españoles prefieren rendirse, si los cuerpos policiales no son suficientes para evitar la invasión y sus consecuencias antes que defenderse, algo que al parecer solo puede caber en la cabeza de ciertos sociólogos o falsos estrategas al servicio de la política. El caso es ningunear a las enteras FFAA, que es en lo que estamos. Pero para ello, hacen falta sumisos colaboradores.

    Le gusta a 3 personas

  5. Totalmente de acuerdo, en la forma y en el fondo. Vemos cosas que no comprendemos, ni antes ni ahora.
    Nos ha tocado vivir un momento muy difícil, hablo de militares, los civiles lo ven distinto. Un Ministro o Ministra de Defensa, no domina la formación que necesita, en cada momento, el Ejército.
    ¿ Quien asesora ?. No se la respuesta, pero la intuyo.
    Nombrar un cargo civil ( director general de …., Subsecretario….) es menos difícil, pautas ( que sea de su partido, dócil, amigo ….etc.)
    Calderon de la Barca ya lo dijo bien claro, y siguen vigentes sus palabras. La milicia no es más que una, religión de hombres honrados. 🇪🇸🇪🇸🇪🇸

    PD. Pedro Dalmau, perdona el “ plagio “. Calderon..es de todos.

    Le gusta a 2 personas

  6. Como ya he dicho muchas veces mi general, hay que leerle entre líneas.
    Esta vez me quedo con una idea: “No puedo dar una información contrastada porque todo el mundo guarda un silencio delatador”
    Bueno sería recordar a esas “bocas cerradas” además del insuperable verso de Calderón, las palabras de Quevedo:
    “No he de callar, por más que con el dedo, ora silencio exijas, ora amenaces miedo”
    Y también aquellas otras del mismo autor:
    ¿Siempre se ha de pensar lo que se dice? ¿Nunca se ha de decir lo que se piensa?
    Siempre que se tenga certeza absoluta de una verdad, y de que no se trata de una maledicencia, es OBLIGADO desvelar las marrullerías, Para que cada palo aguante su vela.
    Y para que, aunque esas injusticias queden impunes, lleven por lo menos los autores el sambenito, en una profesión que es religión de hombres honrados.
    En el caso de que la venalidad sea obra de un político, de nada servirá divulgarla como sanción a una moralidad que desconocen.

    Me gusta

  7. “VALE QUIEN SIRVE”. Este lema está grabado en una placa de mármol instalada en el antiguo cuartel de la brigada paracaidista de Alcalá de Henares.

    Los que sirven por vocación, o por el motivo que sea, tienen el legitimo derecho de confiar en tener una carrera profesional acorde con sus méritos. Frustrar sus expectativas no es ni inteligente, ni práctico, ni rentable para las FAS. Y mucho menos para la sociedad a la que sirven. Repito, la sociedad a la que sirven.

    Servir significa muchas cosas, la primera, responsabilidad, virtud que supongo que por sus connotaciones religiosas es poco practicada, como se puede comprobar hoy en día en España.

    Servir también significa vocación, voluntad, actitud, formación y preparación para poder ofrecer el mejor servicio posible. Dirigir no es fácil, es cierto, pero no exime de la responsabilidad que obliga a los que dirigen a buscar lo mejor para el colectivo, sin favoritismos. Un ejemplo práctico es lo que ocurre con los méritos que no se reconocen en las sucesivas convocatorias de acceso a la profesión militar. A los españoles nos cuesta mucho dinero formar a nuestros universitarios, reconocer sus titulaciones universitarias es lógico. Lo que no es lógico es no reconocer méritos como los trabajos académicos, de investigación, de aportación y participación en congresos y otros. Es un despilfarro de recursos públicos, además de una frustración para los interesados en formar parte de la profesión militar, no reconocer méritos que definen perfiles profesionales necesarios en las FAS. Ejemplo: Cuerpos comunes.

    Vuelvo al principio “vale quien sirve”. Si, pero con vocación, voluntad, actitud, formación y preparación.

    Le gusta a 1 persona

  8. Faltaría más D. Luis Martín- Pinillos, Calderón es de todos, la lástima es que no “todos” lean a Calderón (y por ende a toda nuestra literatura española), si así fuese quizá España no se encontraría en la situación en la que se haya.

    Tiene usted toda la razón General Dávila, el miedo es muy amplio y junto a la desinformación y al control de los medios de comunicación puede ser una buena arma para manipular y atenazar a la población. Por eso es de agradecer Blog como el suyo mi General donde, desde el máximo respeto, se tratan temas sobre la realidad de España sin tapujos y llamando a las cosas por su nombre.

    Un saludo a todos,
    Pedro Dalmau

    Le gusta a 2 personas

  9. Totalmente de acuerdo con su escrito, Mi General. Pero ¿que se puede esperar de estos gobiernos ineptos, corruptos y analfabetos? Gracias y saludos para todos.

    Le gusta a 1 persona

  10. La historia demuestra que cuando en un ejército predominan los criterios políticos sobre los militares a la hora de conceder los ascensos, ese ejército es poco eficaz. El ejemplo más famoso es el del ejército soviético tras las purgas stalinistas. El dictador comunista seleccionó a los más fiables políticamente para ocupar las vacantes dejadas por los purgados, en vez de seleccionar a los más capacitados, y las consecuencias se vieron durante los primeros meses de la invasión alemana (operación Barbarroja). Durante esos meses la Whermacht vapuleó al ejercicio soviético y al final fueron la climatología, las dificultades geográficas y los errores cometidos por los alemanes los que salvaron a la URSS del desastre total.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .