COMANDANTE FERNANDO YARTO NEBREDA, SOLDADO DE MONTAÑA. ¡¡PRESENTE!!  Vicente Díaz de Villegas y Herrería

COMANDANTE FERNANDO YARTO NEBREDA, SOLDADO DE MONTAÑA. ¡¡PRESENTE!! Vicente Díaz de Villegas y Herrería

Lejos de la bulliciosa capital y de los centros de decisión del Ejercito, se encuentran, cerca de los Pirineos, los restos de aquellas 2 Divisiones de Montaña y de la Brigada de Alta Montaña y su Escuela Militar de Montaña y de Operaciones Especiales.

El Comandante Yarto, procedente de la Academia General Militar, había jurado a España ante la Bandera …derramar hasta la ultima gota de su sangre...y lo ha cumplido con su muerte en acto de servicio.

No hay otras profesiones en las que se jure o prometa entregar la vida por España y llama la atención que, a quienes se reúnen en las cámaras de representantes del pueblo Español, se les permita crear fórmulas a su gusto para traicionar a España con promesas o juramentos chuscos. Aunque no les guste tienen mucho que aprender. ¿Qué buen vasallo fuera si tuviera un buen señor? ¡No, mejor: qué buenos vasallos son a pesar de su señor !

La montaña es doblemente exigente para el Soldado de Montaña, pues, al conjunto de capacidades que todo combatiente debe dominar, se suma la preparación para vivir y moverse en un terreno abrupto y difícil con unas condiciones meteorológicas de frío y viento, de nieve y hielo,  de rayos,…que multiplican la dificultad y aumentan el peligro.

Los líderes en las unidades de montaña, trabajando, en condiciones de aislamiento, desde sus unidades mas pequeñas están dotados de una inteligencia intuitiva para mantener la iniciativa y decidir con precisión y rapidez ante las dificultades de la naturaleza y las que puedan presentar unidades enemigas. Pero además, necesitan de una capacidad física para superar desniveles cargados con todo su equipo, y de un espíritu montañero que, junto a los valores de la patria España fraguan la unión entre Soldados. Quien ignora la montaña lo paga.

El Comandante Yarto era, además de un excelente líder militar, un magnífico montañero que no queriéndose separar de su amor a la montaña y manteniendo su amor a España renunció al ascenso. para quedarse cerca de la montaña. Siempre presente en situaciones de riesgo continuado, debidas a la montaña, las circunstancias han hecho que falleciera al frente de su Curso de Montaña en un ejercicio de tiro, mostrando así su dualidad operativa Militar y Montañera.

El comandante Yarto era una gran persona como atestiguan sus compañeros y quienes le han conocido.

Nuestras sentidas condolencias para su Familia, la EMMOE, el Ejercito de Tierra y España por la pérdida de un gran Soldado Español de Montaña.

“Señor Dios de las montañas,

Señor Dios de los azules cielos,

Señor Dios de las nieves y los hielos.

Protege a los que guardan

la paz de España en solitarias cumbres.

Y acoge en tu seno

a los mandos y soldados de estas tropas

que en el servicio murieron

por cumplir el juramento

que un día, ante Ti

y la Bandera, hicieron.

Señor:

no quiso querer otra bandera,

no quiso andar otro camino;

no supo morir de otra manera”.

 

Comandante FERNANDO YARTO NEBREDA ¡¡PRESENTE!!

10/10/18

Vicente Díaz de Villegas y Herrería. Soldado de España.

Blog: generaldavila.com

 

JURAR BANDERA EN BARCELONA. LA BANDERA SIEMPRE IZADA #DIFAS2018 General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Jura de Bandera en el Cuartel del Bruc. Barcelona

Se acerca el Día de la Fuerzas Armadas. Este año se celebrará en Logroño el sábado 26 de mayo.

Izado de Bandera

Es un día de España, de sus símbolos y sus Fuerzas Armadas. La Bandera, el Himno Nacional y un pelotón de soldados… Izan su Bandera, la saludan, la defienden… hasta la última gota de su sangre. Nada hay más sagrado, que más comprometa, para un soldado que el juramento a la bandera. Un beso sella un compromiso eterno y sin igual. Todavía no hay poeta ni filósofo que haya podido explicar, ni aún acercarse, al vínculo que hace dar a un hombre lo mejor que tiene por defender su bandera. No es un trapo colorido, ni una muestra de soberbia, de altanería, sino el resumen de lo inexplicable, del sentimiento más noble que le embarga y comparte sin palabras todo aquel que ama a su Patria. ¡Qué sencillo y cuanta grandeza es poder resumir toda una historia, un sentimiento colectivo, que une, que aprieta las filas, que es compañía y ayuda en el camino!; resumir en unas notas vibrantes, en unos colores de bandera, toda la historia compartida, perdonando y uniendo, aprendiendo de cada momento, próximo o lejano. No son los símbolos algo militar sino humano, algo profundo y necesario para mantener la identidad y la cultura, el amor y el honor. El deber es causa sencilla cuando se hace por razones inexplicables, pero que uno adivina que son la causa y la razón de la existencia y que sin esas razones no hay camino que emprender.

Jura de Bandera en Barcelona, una de las más bellas ciudades de España, en el corazón de Barcelona, el Cuartel del Bruc cuyo nombre nos recuerda aquella bella historia del tambor del Bruc, el niño pastor cuyo tamborileo resonaba con estruendo por el eco de las montañas de Monserrat lo que hizo creer a los franceses que se encontraban ante fuerzas muy superiores. Será el sábado 12 de mayo. Resonará el juramento en Barcelona frente a las banderas del Regimiento de Infantería Arapiles 62, del Regimiento de Cazadores de Montaña Galicia 64, del Regimiento Acorazado Pavía 4, y el Estandarte del Regimiento de Artillería 20. Resonará el juramento de muchos españoles; un total de 650 personas se han inscrito en la jura de bandera civil y otras 300 se quedarán en lista de espera. Pero eso no es nada porque en ese juramento estará el de toda España, concentrada en aquel recinto donde sonará como una sola voz, la de España:

«¡Españoles! ¿Juráis o prometéis por vuestra conciencia y honor guardar la Constitución como norma fundamental del Estado, con lealtad al Rey, y si preciso fuera, entregar vuestra vida en defensa de España?» A lo que contestarán: «¡Sí, lo hacemos

¡Sí, lo hacemos! ¡Sí, lo hacemos!, que nadie lo ponga en duda.

Estará España junto a los miles de asistentes, aunque no quepamos todos, aunque la alcaldesa de Barcelona no haya permitido ocupar parte de la vía pública para aumentar la capacidad de asistentes al acto. Allí estaremos con Barcelona, con Cataluña, que está de moda, por ser España, por ser tierra donde suena y se proclama el amor a España. Donde los independentistas con su feroz ataque a todo lo español han puesto de moda el nombre de España mientras ellos hacen el ridículo huyendo del lugar donde nacieron y pacieron en aisladas manadas del 3%. Cuando se acabó el pasto han buscado otras verdes praderas donde instalar esa bandera, que a ellos atrae como imán invariable.

La Bandera de España en la Capitanía de Barcelona

Se engalana Barcelona para el sábado, un Batallón de Honores con Escuadra de Gastadores, Banda de Guerra y tres compañías del “Barcelona” II/62. Toda España con una sola voz.

La Bandera. Jura de Bandera. El arriado de bandera es una lejana tradición militar que, junto al toque de oración, marca el final del día militar.

Es una tradición ligada a la llegada de la noche y la finalización de la actividad y ya no verse la distinguida bandera.

Hay momentos en que la tradición debe experimentar una ligera variación. La que hoy propongo es no arriar jamás la bandera. Mientras la unidad de la Patria esté en riesgo no se debe arriar el pabellón. En la mar, los buques llevan la bandera siempre izada, incluso para cambiarla por deterioro se iza antes la nueva.

No arriar bandera, mantenerla enhiesta en sus mástiles, en sus balcones, en sus ventanas, en sus corazones y en todos los acuartelamientos e instituciones. No en señal de desafío sino de convencimiento y defensa de lo nuestro: España.

Eso es lo que juramos el sábado en Barcelona. Esa es la propuesta que hoy hago. Mientras esté en riesgo la unidad de España, la Bandera siempre izada.

Las autoridades civiles de Barcelona, de Cataluña, están invitadas a jurar amor a España ante su Bandera. Si no, mejor se queden en casa. Nosotros esperamos.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog generaldavila.com

9 mayo 2018