XAVIER TRIAS I VIDAL DE LLOBATERA General de División Rafael Dávila Álvarez (R.)

El buque de proyección Juan Carlos I

¿Conocen al personaje y sus hazañas? No sé muy bien de qué se trata el tejemaneje que le trae a primera página informativa. Paraísos fiscales, trust de empresas…, dinero, dinero y dinero por medio. Una información periodística le deja al pie de los caballos. De negarlo en un principio a matizar más tarde; hasta que el gallo cantó. Ahora queda esperar a la detallada investigación. Todo se sabrá (?)

Es la noticia relevante sobre este señor de nombre rimbombante, Xavier…, que hace ya tiempo iniciaba con su colega Artur Mas el camino del independentismo. Eso es lo que suelen hacer los que predican mientras llenan sus graneros -mejor en los paraísos terrenales- de trigo dorado. No nos interesan absolutamente nada las andanzas de este personaje, pero sí su actitud frente a España, lo español y sus Fuerzas Armadas.

Javier Trias fue alcalde de Barcelona entre 2011 y 2015. Durante ese periodo demostró, sin que a nadie le preocupase ni contase, su rechazo a España. Hemos denunciado aquellos hechos. en varias ocasiones. En concreto el del insulto y menosprecio a la Corona y a las Fuerzas Armadas. Volvemos a hacerlo porque es necesario que estas cosas se sepan, aunque sea a base de repetirlas. No es por pesadez sino por necesidad. Hay que conocer con quien nos jugamos los cuartos. Los de todos. Lo contaré cien veces ya que los directamente afectados nada dijeron, por prudencia y eso de las formas correctas, que comprendemos, pero hay que escribir la historia.

En el año 2012 se llevaron a cabo los preparativos para entregar la Bandera de Combate al Buque Insignia de la Armada española el “Juan Carlos I”. Fue elegida Barcelona como ciudad para organizar la ceremonia.Le correspondía por tradición. El “Dédalo”, la fragata “Cataluña”, el “Príncipe de Asturias”, la fragata “Don Juan de Borbón” son algunos de los barcos que han recibido su Bandera de combate en el puerto de Barcelona.

La madrina de la bandera sería la Reina Doña Sofía. La Casa del Rey junto a la Armada y el ministerio de Defensa se pusieron manos a la obra. Pero la empresa duró poco tiempo. Nada más llegar la petición y ofrecimiento al alcalde de la ciudad, señor Trias i Vidal de LLobatera, se negó en rotundo a aceptar que su ciudad acogiese tal acto. Sé muy bien el empeño de la Casa Real y las gestiones de todo tipo que se hicieron, pero todo fue inútil.

No es no, y España, la Corona y las Fuerzas Armadas no fueron recibidas en Barcelona. Poco después la ceremonia se trasladaría a Cádiz don de la Reina de España pudo entregar la bandera de Combate al buque insignia de la Armada española: el “Juan Carlos I”.

Eso son los hechos y nunca se ha oído una explicación por quien debería darla.

Ahora el alcalde que fue de Barcelona deberá dar más de una explicación. Por oscuras maniobras.

A España, a la Corona y a las Fuerzas Armadas nunca se la dio.

Tampoco las necesitamos visto lo visto.

General de División Rafael Dávila Álvarez (R.)

Blog: generaldavila.com

11 noviembre 2017

 

¡CHAPÓ, MAJESTAD! General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

rey-veteranos-ferrol1-kbxf-620x349abc

El Rey con viejos compañeros de Armas

Acababa de presidir la jura o promesa de los nuevos ministros. El Rey tenía prisa. Se le notaba que algo importante le rondaba en su interior. Tenía un compromiso con su espíritu, con su íntimo sentimiento. Debía y quería cumplirlo. La cita era considerada como menor para esos que no quieren ver en el Rey su condición militar. Su deber como soldado, el primero de España, es algo que pocas veces se recuerda. La asistencia me atrevo a aventurar que fue elegida por él, sin imposiciones (el Rey también las tiene). La cita era con los viejos soldados. La Real Hermandad de Veteranos de las Fuerzas Armadas y Guardia Civil celebraba en El Ferrol su día. Su Majestad quiso presidirlo. En el ‹‹Día del Veterano›› arropar y acompañar a los viejos soldados que aún mantienen vivo el espíritu de generaciones que, bien o mal, solo han servido para servir a España. Lejos del mando, alejados de la actividad, estos veteranos del sacrificado oficio de alcanzar y mantener la paz, siguen calados de España hasta los tuétanos.

Pocos se han percatado del hecho, pero la simbología y los gestos tienen gran importancia en un Rey. Un nuevo Gobierno y a continuación el encuentro con los viejos soldados. No hay grandes diferencias de fondo. El espíritu de aquellos que sirvieron y el que se les impone a los que ahora sirven: el servicio a España.

pasa-veteranos-fuerzas-armadas-ferrol_ecdima20161106_0004_21

El Rey pasa revista a los Veteranos

No sé si los nuevos miembros del Gobierno se fijaron en el camino que tomó el Rey después de recibir su juramento o promesa. Les señalaba una dirección de esfuerzo que bien podía ser un ejemplo. El esfuerzo principal, concepto militar en el combate que define donde se deben orientar las reservas y el fuego ya que en esa dirección está la clave de la victoria. Fácil de entender para los profanos, aunque difícil elegir y acertar con esa dirección. En política, ahora, en momentos comprometidos, solo hay un camino, una dirección: España. Ese esfuerzo y sacrificio de muchos años en la dirección del esfuerzo principal estaba en Ferrol, entre los soldados de una formación que, aunque ya mayor, sigue sin perder el paso ni el peso de su ejemplo.

Ha sido un gesto de nuestro Rey, de nuestro primer soldado. También un símbolo el que haya querido estar allí justo después de la constitución del nuevo Gobierno. Por lo menos a mí y a alguno más así nos lo ha parecido.

_rey_f2a27c48

SM. el Rey Don Juan Carlos I

También en unanimidad hemos notado una ausencia. Las ausencias son sentidas cuando el recuerdo es imborrable. Nuestro primer soldado durante muchos años, Don Juan Carlos I,  ahora pertenece a este grupo de veteranos. Los veteranos entendemos el significado de emérito, como en la vieja Roma, al soldado que ha cumplido su tiempo de servicio y disfruta de la recompensa debida a sus méritos. Ese soldado, Don Juan Carlos I, el veterano Rey, está curtido en mil batallas a las que se enfrentó con audacia, energía, valor y amor a España. Nos hubiese gustado verle de nuevo formado entre los veteranos soldados y acompañando a su hijo el Rey de España. La vieja España y la nueva España, una única España. Majestad siempre a Vuestras órdenes y sepa que se le ha echado de menos.

Los veteranos saben sintetizar su pensamiento. Suelen ser breves y sabias sus palabras. Así fueron las del Presidente de la Real Hermandad de Veteranos de las Fuerzas Armadas y Guardia Civil, general del Aire don Eduardo González-Gallarza Morales. No se puede dar una bienvenida con tanta gracia, sabiduría y seriedad. Sus palabras ante el Rey fueron tan sencillas que son ejemplo, genio y figura. Para enmarcarlas y no olvidarlas. Solo fueron dos palabras y tengo para mí que pocos discursos le han llegado tan hondo a SM el Rey:

¡Chapó, Majestad!

gonzalez-gallarza1

El General del Aire Eduardo González-Galarza Presidente de la Real Hermandad de Veteranos de las FAS y GC

No hacía falta discurso. Como una arenga. Todo queda explicado y dicho.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez