LAS DOS ESPAÑAS General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Una imagen ofende más que mil palabras

<<La ley por sí sola no basta para solucionar el conflicto catalán>>, dice este aficionado a los fraudes literarios que ahora se adentra en el campo de la política para nuestra desgracia. En lugar de cumplir la Ley y hacerla cumplir -como es su ineludible obligación-  escucha y sella la constante canción: Somos separatistas, queremos la independencia y no reconocemos al Estado español.

Se reúne en Barcelona con uno de los que encabezan ese separatismo, un condenado por la ley, inhabilitado para la acción política, aunque  intelectualmente también lo está; su capacidad no va más allá del insulto mezquino. De dos inteligencias de tal porte en una reunión de este calibre puede esperarse lo peor. Uno representa a menos de media España, mucho menos; el otro menos de la media Cataluña, prácticamente a nadie en el conjunto de España. Son apoyos que les conducen al totalitarismo.

Para el presidente del Gobierno hay dos cosas inexistentes:

1).-Los representantes de la otra media España de la que tanto habla.

2).-La Ley (no es necesario poner ejemplos) y la ley (caso Delcy Rodríguez; por ejemplo).

Dice que ser el representante de media España -tirando por lo muy alto- es lo que le lleva a arrodillarse ante el <<inhabilitado>> y con desparpajo decir: <<Tendremos presente la realidad plural de Cataluña, social, cultural y política. Solo cabe el reencuentro si se acoge a la totalidad de la sociedad catalana […] poniendo como mediador a los 47 millones de ciudadanos>>. Desfachatez (Diccionario RAE: cara de cemento). Contrasta con la repulsa a reunirse con la oposición, la otra media España -tirando por lo bajo-, para recoger su opinión.

Aprovecharán las dos inteligencias reunidas, que el pueblo español está adormecido, dominado por la presión mediática que resuena en nuestros oídos como música celestial, mientras nos roban la esencia y la decencia, <<…entre una España que muere/y otra España que bosteza>>.

La maniobra está clara. Es un camino lento, pero imparable, que comenzó el mismo día en el que se aprobó la Constitución: nacionalismos. Así empezaba la historia.

ETA mataba, asesinaba con una violencia desconocida en mente humana. No eran separatistas (ellos recogían las nueces), eran asesinos que pistola en mano han conseguido asaltar las instituciones e instalarse en ellas. Mientras, los separatistas catalanes esperaban, recogían parte de la cosecha con su aire digno y las arcas del 3%. No estaban solos. Forman parte de ese grupo que acaba instalándose donde pone el ojo, como Cuba o Venezuela, y que se perpetúa con el apoyo de quienes todos sabemos.

<<Va a ser un diálogo «franco y transparente>> (sobre todo franco).

<<Vivo un sentimiento de honor por reunirme con el jefe del ejecutivo autonómico […] He venido con respeto y emoción>>.

No sabe lo que dice porque camina por los pasos perdidos. En dos palabras (como el torero): im-presentable.

Hablar de dos mitades, de las dos Españas, es un juego peligroso cuando se fomenta y se trabaja en la división, algo que a los socialistas siempre les ha gustado. El juego que da eso de las dos Españas conduce al enfrentamiento y a las aguas revueltas, malolientes, donde estos personajes acostumbran a pescar.

La solución se presenta muy negra porque aquí la política, los políticos, unos y otros, tocan y discuten temas alejados del conjunto, que nada tienen que ver con la realidad social de España.

Este Gobierno de socialistas y comunistas ha decidido romper España arrastrando lo que ellos dicen representar: media España. La otra media bosteza; la múltiple oposición vive (y muy bien) su sueño dorado y al final toda España muere.

Llevo más de cuatro años defendiendo desde aquí una España unida. Creo que es un sueño del que empiezo a despertarme. Y lo que veo no me gusta.

Decía César González Ruano: <<Es algo tremendo cómo una costumbre adquirida durante muchos años, sin ningún esfuerzo se pierde en unas semanas>>.

Lo último que escribía: <<Voy creyendo firmemente que todo reside en la costumbre. Y que, muchas veces, la muerte consiste en ir perdiendo la costumbre de vivir>>.

¿Estaremos perdiendo la costumbre de ser españoles? ¿De vivir como españoles? Sería la muerte de la Nación. Será.

También dijo Ruano: <<Nadie se muere si vivió de veras. Se mueren solo los muertos. […] La inmortalidad es memoria>>.

¿Es esta una España muerta? ¿O entre todos la estamos matando hasta acostumbrarse a no ser España?

<<…entre una España que muere/y otra España que bosteza>>.

Debo repetirlo: Llevo más de cuatro años en este blog defendiendo una España unida. Creo que es un sueño del que empiezo a despertarme. Y lo que veo no me gusta. La muerte de España consiste en ir perdiendo la costumbre de ser españoles…

Morir y bostezar viene a ser lo mismo. Desaparecer.

Tantas españas que nos hemos quedado sin España.

Muchos la defienden, una, unida, pero escondidos en sacristías, desde no hacer nada. A otros nos señalan por intentarlo; a cara descubierta. Empiezo a despertarme y no veo más que muertos y bostezos.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

11 febrero 2020

DIMITE EL CONCEJAL DE LA ESCALA (GERONA). EL LENGUAJE DE LOS TRUENOS Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Asalto por mar en La Escala

La situación es de especial gravedad. Al menos a mí me lo parece. El rechazo de ciertos personajes en Cataluña a las Fuerzas Armadas lo sabemos y hemos denunciado en este blog siempre que se ha producido. Muy frecuente. Un rechazo que nada tiene que ver con la sociedad catalana que profesa un profundo respeto y cariño a las FAS del que he sido testigo en numerosas ocasiones. La campaña no es contra las Fuerzas Armadas sino contra España. No responde a los sentimientos de la población sino a la campaña independentista que ciertos personajes con ruido mediático y odio en las entrañas llevan a cabo inútilmente, pero sembrando una semilla difícil de anular cuando se les permite.

El concejal de La Escala (Gerona), un lugar muy conocido por las FAS desde hace tiempo se ha visto obligado a dimitir después de haber invitado  a un grupo de soldados de la base de San Clemente y al Grupo de Actividades Acuáticas de la Guardia Civil (23 hombres en total) a realizar unas prácticas de asalto por mar en una zona costera (un camping) propiedad de dicho concejal. Los alojados en el establecimiento y todo el que quiso disfrutó de la exhibición que había sido previamente anunciada.

¡La que se ha montado!

‹‹He sido víctima de la situación política y habría que hacer una reflexión porque no es la primera vez››, ha declarado el concejal.

Si esto no es grave es que hemos perdido el sentido de la realidad y vivimos en el mundo de yupi. El fondo de la cuestión, por lo que han presionado al concejal para que dimita,  es su falta de compromiso con el independentismo. Así se las gastan por estas tierras sus ‹‹amos››. Aquí o eres de la cuerda o te marginan. Es su democracia, la del ordeno y mando, la intransigencia, el sectarismo y la dictadura.

Mientras en Talarn (Lérida), donde se encuentra la Academia General Básica de Suboficiales, aquella cuyo lema A ESPAÑA SERVIR HASTA MORIR ordenó retirar un ministro de Defensa llamado Bono, que nunca supo lo que son las FAS y a las que ninguneó, Su Majestad el Rey Felipe VI entregaba los despachos de sargento a la XLII promoción de la Escala de Suboficiales. Nadie se salió de su papel. Todo fue cordialidad. Talarn vive de la Academia. La pela es la pela.

El Rey Felipe VI en la Academia General Básica de Suboficiales

Al final del acto una tormenta descargó sobre la formación, pero no deslució la ceremonia. He recordado el libro de un viejo profesor que tuve en la Academia de Infantería de Toledo. Le llamábamos el Sabio. Lo era. Su libro lleva por título: El lenguaje de los truenos. Muy apropiado. Algún significado tendrá.

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Blog: generaldavila.com

11 julio 2017