DESPRECIO A LOS SERVIDORES DEL ESTADO: LA GUARDIA CIVIL-POLICÍA NACIONAL Y EL JUEZ LLARENA. TOQUE DE RETRETA Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Que el Estado está conmocionado después del Golpe es algo indudable. Los síntomas son de enorme gravedad, de difícil recuperación. A la normalidad hoy se la conoce como escándalo. Estamos en trance de desaparecer como Nación-Estado y todos tan contentos. Por sus obras los conoceréis. Los signos de los tiempos claman y proclaman lo que viene, lo que ya está aquí.

El enemigo en su lucha han conseguido el cetro y el que lo porta es un estafermo.

A pesar de la batalla perdida por desarme artístico de esta sociedad (Clausewitz) hay servidores públicos que, aún maltratados por el estafermo y sus socios, dan ejemplo de virtud ante toda la basura que nos rodea.

Guardia Civil y Policía Nacional, son un constante ejemplo de eficacia y hoy por hoy, junto a la justicia, los máximos ejemplos de servicio a la unidad de España y al cumplimiento de la Ley.

Pero solos. Solos ante el peligro. Lo ocurrido en la valla de Ceuta, que marca la frontera con Marruecos, debería avergonzar a cualquier gobernante, sea un estafermo o no. Nuestro presidente del Gobierno después de haber visto las violentas agresiones a nuestros guardias civiles y policías nacionales en la frontera de Ceuta ha guardado un escandaloso silencio que le delata. Ni un gesto. ¿Está contra su actuación? Son servidores del Estado a sus órdenes y cumpliendo su deber, el que el presidente no cumple.

Conviene tomar nota; una vez más. No queremos agradecimientos ni melifluas palabras sino que cada uno cumpla con su deber.

Los combates se dirigen contra lo que más les ataca y duele: La Guardia Civil, la Policía Nacional y la Justicia.

Este sábado el juez Llarena cenaba en un restaurante de Gerona con su mujer. Un “grupo de radicales” llegaron al lugar y obligaron al juez a abandonarlo protegido por los policías autonómicos. ¿Detenciones? ¿Radicales aislados? No hay detenidos. Los radicales lo  mismo están en la calle que se sientan en el Parlamento Catalán. Son los mismos y piden lo mismo.

Esto solo ocurre en España. El que gobierna habla y se mueve según la voz y manos de su ventrílocuo.

He puesto dos ejemplos del ataque a España. Seguirán otros; cada vez con más dureza.

“En tanto yo no haya derribado al enemigo debo temer que él me derribe; no soy, pues, dueño de mí mismo sino que él me impone la ley como yo se la impongo” (Clausewitz).

Pues vayámonos todos de vacaciones señor presidente, aunque usted no se las merece.

Esto es solo el principio de lo que nos espera. En septiembre nos vemos.

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Blog: generaldavila.com

30 julio 2018

 

¡VOTO YO QUE TODOS USTEDES VAN A LA PRISIÓN! (SI SE VIOLA LA CONSTITUCIÓN NOS VAMOS) Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Bronca a Torrent de los empresarios alemanes

Cataluña camina hacia la independencia. La económica sobre todo, que está a punto de alcanzar. Romanones decía que la independencia económica era no tener dinero. Así va a ser: independencia total. Cataluña no va a tener que depender de ninguna empresa porque estas se van si no se han ido ya. La ruina. Que tendremos que pagar el resto de españoles.

El presidente del Parlamento Catalán, señor Torrent, intentaba calmar a los empresarios alemanes que se han instalado en España con leyes de España y aires de España. Ahora ni leyes, ni aires ni España. Solo inseguridad, dictatorial administración y futuro tan incierto que significa, para un empresario, lo mismo que decir que no hay futuro.

No se callaron los alemanes del Círculo de Directivos de Habla Alemana instalados en Cataluña. Su preocupación solo entiende en estos momentos ir por derecho, sin miedo a las represalias, y así se mostraron en el Círculo Ecuestre con el presidente del Parlamento.

Oiga, aclare usted este desaguisado porque si no nos vamos. Se han terminado las sonrisas y el protocolo: Aquí venimos a hablar de negocios.

Y el aluvión no se hizo esperar. Algunas preguntas saltaron por los aires:

“La inseguridad no nos permite tomar decisiones sobre inversiones en Cataluña, pedimos con fuerza que se vuelva al Estatut”.

“Su lazo amarillo nos ofende y nos insulta; da a entender que en España no hay libertad y que las personas que están en la cárcel son unos angelitos. No tenemos que soportar esto por parte de quien ha de representarnos a todos”.

“Han conseguido que haya guerras en las familias y que más de 3.000 empresas se hayan ido de Cataluña”.

“Los que están en la cárcel no son angelitos […] Yo no me he puesto la bandera española por respeto, no por falta de ganas. El lazo amarillo no representa a todos los catalanes, a muchos catalanes nos ofende y mucho”

“¿Usted cree que un presidente en la cárcel da estabilidad jurídica?”.

Un valiente Karl Jacobi. Con la verdad por delante

Karl Jacobi es un empresario alemán en Cataluña. Dicho de otra manera: un europeo serio y trabajador con negocios en Cataluña. Las veleidades y los caprichos nacionalistas los juzga desde la ley que, a él y a sus negocios, le ampara. La ley no ampara las propuestas del presidente del Parlamento Catalán. Jacobi ha tomado el micrófono y con seguridad y firmeza le ha preguntado al señor Torrent: “Se han ido más de 3.000 empresas, hay familias enfrentadas… voto yo que todos ustedes van a la prisión”.

No sé si el señor Torrent ha captado que la pregunta iba más allá. Era una arenga: “Discurso pronunciado para enardecer los ánimos de los oyentes”.

Muy enardecidos están; ahora más porque el señor Torrent se fue como vino: sin saber dónde está, quien es y adonde va. Tan seria está la situación -económica- que el presidente del Círculo de Directivos de Habla Alemana ha cerrado el encuentro como quizá todos quería que empezase y terminase:

“Si se viola la Constitución nos vamos”.

Cuidado con las represalias institucionales. En la Cataluña de las libertades.

Cataluña ha perdido la confianza de todo el mundo, decía hoy Karl Jacobi. Del resto de España también y ese es el daño. Cataluña es decir España y su futuro van juntos. Ese es el drama.

¡Rey don Sancho, rey don Sancho!, no me digas que no te aviso…

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Blog generaldavila.com

8 marzo 2018