BANCOS, NÓMINAS, HIPOTECAS… Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Prefiero ir al dentista que entrar en un banco. Dicen que dan un servicio. Sin duda: para el que lo necesite. En muchos casos solo hacen de oficina de cobro y pago. Pero antes de pagar cobran, cobran, cobran siempre, por los siglos de los siglos. Es el canon que aceptamos creyendo que el banco está por encima de todo y de todos.

Cuando éramos jóvenes tenientes cobrábamos en mano; en un sobre venía el dinerito contante y sonante, además de todas las explicaciones de cuentas y descuentos. Era el mejor día del mes.

El día de cobro uno de mis compañeros se sentaba, solo, en una mesa del bar de oficiales, abría ceremoniosamente el sobre y en voz alta empezaba a sacar y contar los billetes mientras calculaba sus gastos domésticos: 100 de luz, 50 de agua, 100 colegios niños, 200 ropa, 100 casa, 300 comer, 200 alquiler…, total que solo me quedan 30 para imprevistos. ¡Qué desastre! En aquel momento había conseguido que todos le prestásemos atención. Llegaba el final que él buscaba: ¡¡Qué soy soltero!!, gritaba mientras recogía todo el dinero que había puesto en montoncitos sobre la mesa. ¡Para mí todo!

Lo de los bancos era para ricos. Nosotros éramos pobres, pero libres.

Decía Romanones que la independencia económica es no tener dinero. No sé no sé.

Pero un día… Llegaron los bancos y se acabó el sobre, la libertad. Había que cobrar por el banco. Elegir una entidad bancaria y… ¡Vaya negocio para unos cuantos! Llegó el control para los vulgares y monótonos de la nómina. ¿Por qué tiene que pasar mi dinero por el banco? Nos preguntábamos.

Una muesca más contra la libertad, por culpa de los que la zarandean, roban, mienten, ocultan, trapichean, evaden, defraudan, delinquen, guindan, mangan, pillan, sisan, desfalcan, expolian, desvalijan, extorsionan, rapiñan, soplan, carmenan, apañan, birlan, atracan, ratean, transfieren, juegan, blanquean, blackquean, enajenan, engañan, corrompen, saquean, estafan, ningunean, mienten, arrancan, quitan, asaltan, ratean, choricean, despojan, choran, trampean, expertos en la ciencia de Caco. Mismo rasero a ellos que a los otros. Todos iguales (?) ante la ley, la justicia, la sanidad… y nunca iguales para la banca. Que nadie se escape de las garras del gran hermano. Cortados por el mismo rasero, el más bajo posible. La educación bancaria se basa en el engaño, a todo. Le llaman lucha por la supervivencia.

Hablaba con el mecánico mientras terminaba de cambiar el aceite al coche… Viene el fontanero a casa…, el de la tele, el mantenimiento de la caldera… ¡Cómo están las cosas! La conversación se repite, todos dicen lo mismo: ¡Se lo llevan crudo estos…!, ¡nos roban…!, ¡no hay quien viva! Pero ninguno de ellos me ofrece una factura. ¿Oiga y el IVA? ¡Ah!, entonces son 50 más.

Un toma y daca. Me tomo por aquí lo que me quitan por allá.

La Administración nos tiene controlados, cada día más, a casi todos, pero no a todos. Sí, pero sin IVA. El que roba a un ladrón…

En aquellos tiempos en los que pasamos del sobre al banco, sin apenas darnos cuenta de lo que se nos venía encima, llegó un compañero contándonos que le habían llamado del banco (“de su banco” como a los banqueros les gusta que digas) para decirle que estaba en números rojos. Al principio, se quedó algo azarado, con la sensación de haber cometido algo grave, hasta que reaccionó y le dijo al amable banquero: ¿Oiga y el mes pasado por estas fechas cómo estaba mi cuenta? Miró sus papeles el banquero. No, señor, el mes pasado tenía usted en esta fecha 500 a su favor. Mi amigo, desconocedor de los trámites bancarios le contestó: Pues ¿por qué no me avisó también?

En fin…, ahora jueces, magistrados, banqueros, en guerra… y el gobierno que los azuza. Amenazas de los del dinero, del nuestro por supuesto. Una sentencia firme ¿se puede volver a sentenciar o revisar solo porque la sentencia ha creado revuelo? Alarma bancaria que no social. ¿Explicaciones del Alto Tribunal? Ninguna. Cualquier grieta por pequeña que sea sirve para que el poder del dinero se cuele como agua… o fuego. El interés no es el 3% o el 4%. Es todo y todo es ciencia y conciencia (s). Dinero, dinero, dinero.

No saber leer, no saber escribir… saber contar. Los tribunales al descubierto, en números rojos. Igual que los bancos. Pedir perdón no es suficiente. Hay que pagar y no precisamente con dinero. En justicia. Nadie entiende nada. Si algo se han llevado que nos lo devuelvan sin trámites engorrosos, sin papeleos, abogados, pérdidas de tiempo, dinero (de nuevo) y paciencia. Eso es lo justo, lo demás es volver a empezar el calvario de siempre contra Goliat.

¿No somos todos iguales?

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Blog: generaldavila.com

28 octubre 2018

 

¡VOTO YO QUE TODOS USTEDES VAN A LA PRISIÓN! (SI SE VIOLA LA CONSTITUCIÓN NOS VAMOS) Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Bronca a Torrent de los empresarios alemanes

Cataluña camina hacia la independencia. La económica sobre todo, que está a punto de alcanzar. Romanones decía que la independencia económica era no tener dinero. Así va a ser: independencia total. Cataluña no va a tener que depender de ninguna empresa porque estas se van si no se han ido ya. La ruina. Que tendremos que pagar el resto de españoles.

El presidente del Parlamento Catalán, señor Torrent, intentaba calmar a los empresarios alemanes que se han instalado en España con leyes de España y aires de España. Ahora ni leyes, ni aires ni España. Solo inseguridad, dictatorial administración y futuro tan incierto que significa, para un empresario, lo mismo que decir que no hay futuro.

No se callaron los alemanes del Círculo de Directivos de Habla Alemana instalados en Cataluña. Su preocupación solo entiende en estos momentos ir por derecho, sin miedo a las represalias, y así se mostraron en el Círculo Ecuestre con el presidente del Parlamento.

Oiga, aclare usted este desaguisado porque si no nos vamos. Se han terminado las sonrisas y el protocolo: Aquí venimos a hablar de negocios.

Y el aluvión no se hizo esperar. Algunas preguntas saltaron por los aires:

“La inseguridad no nos permite tomar decisiones sobre inversiones en Cataluña, pedimos con fuerza que se vuelva al Estatut”.

“Su lazo amarillo nos ofende y nos insulta; da a entender que en España no hay libertad y que las personas que están en la cárcel son unos angelitos. No tenemos que soportar esto por parte de quien ha de representarnos a todos”.

“Han conseguido que haya guerras en las familias y que más de 3.000 empresas se hayan ido de Cataluña”.

“Los que están en la cárcel no son angelitos […] Yo no me he puesto la bandera española por respeto, no por falta de ganas. El lazo amarillo no representa a todos los catalanes, a muchos catalanes nos ofende y mucho”

“¿Usted cree que un presidente en la cárcel da estabilidad jurídica?”.

Un valiente Karl Jacobi. Con la verdad por delante

Karl Jacobi es un empresario alemán en Cataluña. Dicho de otra manera: un europeo serio y trabajador con negocios en Cataluña. Las veleidades y los caprichos nacionalistas los juzga desde la ley que, a él y a sus negocios, le ampara. La ley no ampara las propuestas del presidente del Parlamento Catalán. Jacobi ha tomado el micrófono y con seguridad y firmeza le ha preguntado al señor Torrent: “Se han ido más de 3.000 empresas, hay familias enfrentadas… voto yo que todos ustedes van a la prisión”.

No sé si el señor Torrent ha captado que la pregunta iba más allá. Era una arenga: “Discurso pronunciado para enardecer los ánimos de los oyentes”.

Muy enardecidos están; ahora más porque el señor Torrent se fue como vino: sin saber dónde está, quien es y adonde va. Tan seria está la situación -económica- que el presidente del Círculo de Directivos de Habla Alemana ha cerrado el encuentro como quizá todos quería que empezase y terminase:

“Si se viola la Constitución nos vamos”.

Cuidado con las represalias institucionales. En la Cataluña de las libertades.

Cataluña ha perdido la confianza de todo el mundo, decía hoy Karl Jacobi. Del resto de España también y ese es el daño. Cataluña es decir España y su futuro van juntos. Ese es el drama.

¡Rey don Sancho, rey don Sancho!, no me digas que no te aviso…

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Blog generaldavila.com

8 marzo 2018

 

 

 

 

 

LEY DE MEMORIA HISTÓRICA. ¡VAYA TROPA! General de División Rafael Dávila Álvarez (R.)

Goya “Duelo a garrotazos”

Nuestros lectores saben que hemos dedicado varios artículos a hablar de la Ley de Memoria Histórica. Nuestra opinión ha quedado reflejada en todos y cada uno de ellos con argumentos compartidos por una gran mayoría de españoles. Ellos esperaban, todos esperábamos, que en su momento fuese derogada o modificada sustancialmente por el Gobierno de Rajoy. Una más de las muchas esperanzas que los votantes de aquel día hemos visto frustradas. Hoy vuelvo a la Ley de Memoria Histórica al leer una magnífica tercera de ABC en la que Ignacio Camuñas Solís, que fue ministro de Relaciones con las Cortes en los años 1977-78, se pregunta si la inoportuna ley no fue un vulgar intento de ajuste de cuentas mediante la manipulación escandalosa de nuestra pasada historia. No es una pregunta retórica y la respuesta se confirma más cada día que pasa. En estas estamos, unos manipulando la historia con las leyes y otros aceptando la derrota moral  porque piensan que sus votantes siempre elegirán el mal menor que dicen ser ellos. En eso tiene razón porque viene muy al caso la frase del conde de Romanones ‹‹ ¡Joder que tropa!››; ellos, que dicen ser la solución, incluidos. Lo de la ‹‹tropa›› venía por una cosa de los votos que se tuercen cuando uno menos se lo espera. Cuando veas las barbas de tu vecino cortar

“El Aquelarre” Goya

No parece justo que se abandonen las ideas y principios a sabiendas que una gran mayoría piensa que ‹‹con ellos o con nadie››. ¡Cuidado! Conviene otear el horizonte y observar el entorno europeo.

Indudable es que estamos ante un ajuste de cuentas y que la LMH inauguró un futuro de enfrentamiento que hoy, 40 años después de las primeras elecciones generales celebradas en España después de la muerte del general  Franco, vemos con verdadera preocupación porque nos está llevando a una agresiva división que pretende acabar con los principios, la historia y, lo más grave, la unidad de España. Puede parecer exagerado echarle la culpa de todo a la LMH, pero obras son amores y a los hechos me remito.

De repente hemos inaugurado, como el cangrejo, la marcha atrás. Lo malo es que no sabemos donde está situada la línea de máximo retroceso.

Cuarenta años de las primeras elecciones generales y el panorama es al menos confuso. Se empieza jugando con la Nación, discutiendo el pasado si haber abierto un libro, negociando con terroristas hasta hacerles ocupar las instituciones, ofendiendo a los símbolos de la Nación, renegando de su historia y tradiciones, destruyendo la unidad de España. Cuarenta años de las primeras elecciones generales desde la muerte del general Franco y el ajuste de cuentas está en marcha. Una marcha atrás que conviene detener con razón y autoridad. En nuestro reciente pasado tenemos fechas muy peligrosas a las que no es bueno retroceder. Algunos pretenden volver al enfrentamiento. Después de cuarenta años deberíamos poder mirar el futuro con optimismo y confianza.

Trigo y cizaña

Es corriente escuchar que en esta situación hay que apoyar el mal menor. Presentarse como el mal menor es una indecencia política y aprovecharse de esa situación convulsa, donde en el reino de los ciegos el tuerto es el rey, será políticamente muy rentable, pero moralmente es inaceptable. Porque eso lleva a una dejación de tus funciones en aras de la tibieza política que te permita recoger en la misma cesta el trigo y la cizaña.

Yo siento no admitir que me metan en el mismo canasto.

Ayer  D. Ignacio Camuñas ponía el dedo en la llaga señalando a la LMH.

‹‹Ha sido la Ley de Memoria Histórica -aprobada por el Gobierno de Zapatero y a la que Rajoy ha prestado su tácito consentimiento– la causante del enrarecimiento y vulneración del espíritu vivido en los años de la Transición… ¿Por qué y para qué se aprobó esta inoportuna ley después de transcurridos más de 80 años desde el comienzo de nuestra contienda?››.

¡Joder qué tropa!, contestó Romanones.

General de División Rafael Dávila Álvarez (R.)

Blog: generaldavila.com

14 junio 2017