¡PREPÁRENSE PARA CARGAR! General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

A los que han hecho el Servicio Militar les sonará la orden de mando. Y lo que viene después: ¡Carguen! ¡Apunten! ¡Fuego!

<<La táctica es el empleo de las fuerzas armadas en el combate y, la estrategia es el empleo del combate con vistas al fin último de la guerra>>. Clausewitz debería ser de preceptivo estudio entre los líderes civiles (o aspirantes) y entre los mandos militares. Hago la distinción intencionada. En lo militar mandar no tiene nada que ver con ser líder. Se ha introducido el término en la milicia con grave error para el concepto de mando, que es concebir, decidir, preparar y dirigir. Necesitamos jefes que manden, que la tropa nada tenga que esperar del favor ni temer de la arbitrariedad.

Mandar es exigir, a la par que una constante preocupación por tus hombres y el ejemplo de tus virtudes. Conocer a tus subordinados, su vida, inquietudes y necesidades, hacerlas tuyas, y velar por sus intereses.

La cuenta de resultados se mide en el combate, sobre el campo de batalla, no sobre una pantalla. Nada virtual. Dando la cara. ¿Una empresa valorando la capacidad para ser general? (Sí).

Para líderes tenemos a los políticos confundidos y que además pretenden mandar. Entre ellos hay mucho combate y poca estrategia. No saben distinguir cual es el problema ni les interesa más allá de su propio ego. Hacen entrar a sus huestes en combate para ganar en alguna escaramuza sin darse cuenta que están perdiendo el objetivo estratégico. Mucha táctica de guerrillas y poca estrategia de conducción.

Llegado a este punto; les pregunto: ¿Se dan cuenta de lo que quiero decir?

<<La guerra como elemento y herramienta política>>. Nadie ha podido rebatir la obra de Clausewitz. En estos términos, cuando se trata del aniquilamiento total del adversario, los peores errores son los causados por la bondad. Puede que sea peor no darse cuenta de ello. De ahí que me haya permitido preguntarles de manera tan directa.

Mientras los combates se desarrollan, a la vista de todos, el objetivo estratégico se esconde, impronunciable, nadie lo cree, pero ahí está. En lenguaje de Clausewitz, no pretenden que retrocedamos, sino aniquilarnos. Golpear el centro neurálgico, ocupando una zona vital de su territorio y destruyendo total o parcialmente a su ejército. Ellos saben hacer la  guerra.

Maquiavelo daba algunas reglas en su Arte de la Guerra que nunca deben olvidarse.

<<Las mejores resoluciones son las que permanecen ocultas al enemigo hasta el momento de ejecutarlas>>, lo que es aquí, ahora, tan evidente, que ya no las ocultan. Las han ejecutado. El objetivo estratégico es suyo.

De nada sirve, ya, prevenir ni hacer fuego. Es una refriega más. La guerra se ha perdido por ausencia de Mando y demasiados líderes de guerrillas que nunca han ido más allá del ¡prepárense para cargar!

Habrá que esperar para recuperar el terreno perdido. Con sus mismas armas o no habrá nada que hacer. Ellos trabajan en la estrategia, despistan con el bandolerismo, mientras su ejército destruye nuestro centro neurálgico y nos lleva a perder la voluntad de vencer.

La tropa debe ganara batallas; el Mando está para ganar la guerra.

España son dos bandos enfrentados. Uno de ellos sin voluntad ni Mando.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

14 septiembre 2020

LOS VIEJOS GENERALES DEL PSOE General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Me dicen que en el ministerio de la Guerra del PSOE están a la defensiva. Decía la Doctrina militar que la defensiva, que puede ser premeditada o impuesta, supone normalmente inferioridad de medios en relación con el contrario.

La situación es extraña y no contemplada en la Doctrina.

El caso es que en la actual coyuntura, con el socialismo herido de gravedad por la sentencia de los ERE, y más cosas, que saldrán, no veo que esta defensiva sea impuesta por un adversario que avanza. El adversario ni se mueve. Tampoco por la inferioridad de medios, que los tienen. Las causas de la debilidad del ministerio de la Guerra del PSOE, al mando del general Sánchez, por tanto, son extrañas ya que no queda definido el enemigo que ataca. Nadie les ataca.

Estábamos en estas, analizando el campo de batalla, cuando ha irrumpido uno de los espías infiltrados que trae noticias de la retaguardia enemiga. Un agente flotante, inteligente, prudente, que trata íntimamente al soberano Sánchez y a miembros de su nobleza, y que solo viene hasta nosotros cuando conoce la situación real.

Nos asegura que se han descubierto traiciones internas. Desde dentro, antiguos generales desaprueban las alianzas con las guerrillas que pululan por las sierras asaltando trenes y caravanas.

Circula un manifiesto firmado por los más antiguos generales del ejército del pesoe. En resumen:

Un general siempre teme la fragmentación y los extremismos. No se fía de las alianzas con combatientes que no siguen las normas de la disciplina y honradez en combate.

Dicen: Combatimos por y para nuestro pueblo, no para la mitad del pueblo. La retaguardia está unida a través de una Constitución que debemos respetar y hacer que se respete.

Todo esto denuncian. No están dispuestos a seguir a un jefe que les traiciona.

Denuncian que una fracción enemiga se ha introducido entre sus filas para dinamitar cualquier acuerdo de paz y progreso. Así perderán la guerra y tendrán que iniciar una larga marcha por el desierto.

Eso, y no otra cosa, ha hecho que el general Sánchez paralice su ataque contra todo y contra todos.

Acaba de darse cuenta que tiene un Ejército dividido y que el mariscal que lo fundó, el mariscal Zapatero, ha clavado una cuña entre el soberano y sus ministros y ha sembrado la sospecha de manera que reine entre ellos el malentendido

Al socialismo solo lo salvará el socialismo. Si es que tiene salvación.

¡Vaya Ejército el del mariscal Zapatero y el general Sánchez! Vendido al enemigo.

Confiemos en los viejos generales del ejército del pesoe. Ellos saben que el enemigo lo tienen dentro.

Al resto de ejércitos les conviene saber que es Doctrina de la guerra que <<la acción defensiva, por sí sola, jamás puede conducir a resultados decisivos y, por eso, cuando las circunstancias imponen su adopción, el mando debe limitarla en el tiempo y en el espacio>>.

A ver si pasan al ataque de una vez por todas.

Tu Mu: <<…La ley militar declara: Los que no avanzan cuando deben avanzar y los que no retroceden cuando deben retroceder, serán decapitados>> (Sunzi. El Arte de la Guerra).

Esto no es un juego de niños.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

22 noviembre 2019