CORDÓN SANITARIO A VOX. Vicente Díaz de Villegas y Herrería. General de División (R.)

Escucho por radio y Televisión a tertulianos y periodistas y me llaman la atención las declaraciones de los supuestamente de derechas o de centroderechas.

El tratamiento a VOX resulta llamativo, nada nuevo por parte de la izquierda y la ultraizquierda que son fieles a sus postulados, aunque sean inconsecuentes con sus vidas y mientan para alcanzarlos.

El tratamiento a Vox  resulta sin embargo sorprendente y hasta indignante cuando, desde el centroderecha, hablan de constitucionalistas incluyendo al PSOE, Cs y PP y dejan fuera a VOX comparándolo con el partido marxista leninista de Podemos. Oyendo y viendo a algunos líderes del PP parece que se llevan mejor con los enemigos de ESPAÑA. No hay argumentos sino calificación o mejor descalificación.

La situación de alto riesgo en la que nos encontramos es la consecuencia de 40 años de un bipartidismo en el que no se ha querido corregir, por ninguno de los dos partidos gobernantes, la anómala situación de representatividad parlamentaria nacional resultado de la ley electoral. Podría hacerse por porcentajes de votantes respecto al total nacional, podría hacerse mediante una segundad vuelta,… pero no, los gobiernos de ESPAÑA han preferido siempre ceder al chantaje y pactar con los secesionistas del norte, socios de asesinos terroristas y corruptos.

El caballo de Troya electoral, cada vez más cargado con enemigos de ESPAÑA, vomita traidores a ESPAÑA y a nuestra libertad, que se convierten  en esos supuestos hombres de Estado que llaman al Himno Nacional cutre pachanga casposa/fachosa, o al Español lenguaje de las bestias, o que justifican a los asesinos terroristas,… ¡Qué nivel!!!

El PSOE, que es el partido que más continuidad de Gobierno ha tenido desde 1978, siempre ha estado abogando por un federalismo que va más allá de las Autonomías, con una o varias Repúblicas y sin embargo resulta que es constitucionalista y VOX no lo es, según portavoces del PP, antes AP, antes…

La persecución del idioma Español hasta su anulación ha sido consentida, en contra de la Constitución, y el partido mayoritario de centro derecha apoya, en Autonomías como la Valenciana, Balear y Gallega, la imposición de la lengua local sobre la nacional.

Los dos grandes partidos crean  un sistema de pensiones en el que, ponen límites a las pensiones máximas, por solidaridad dicen, pero lo hacen insostenible al no adelgazar las administraciones, nichos de colocaciones para los partidos. Ellos no respetan los límites de años trabajados para obtenerlas, ni los súper sueldos, por haber participado en la política nacional o autonómica como presidentes, ministros o consejeros. Aquí todos los partidos se apuntan.

Podría extenderme con la contaminación partidista del poder judicial pero quiero llamar la atención sobre la responsabilidad de la fractura social que corresponde al PSOE por su manipulación histórica y últimamente al PP por tibio, al no haber aplicado el 155 que ahora reclama y haber solucionado la ley electoral con el PSOE  desde la mayoría.

Tampoco hablaré de la corrupción pues parece que es cuestión de oportunidad pero, desde luego en cantidad, parece que el PSOE se lleva la palma seguido por el pujolismo secesionista.

Al PP es achacable la fractura por la derecha, dada su nula defensa de España frente al secesionismo autonómico.

Para el PP, la solución  al sistema electoral y autonómico, a pesar del coste real más los colaterales de corrupción y secesionismo, parece ser: Sostenella y no enmedalla

Hubo un partido, hoy desaparecido, cuya líder, procedente del PSOE y ahora parece que en el PP, atraía para si todo el fuego del líder del PP, quien trataba con mayor delicadeza al líder del PSOE que a ella. No confundamos los enemigos de España con los partidos competidores.

Más de 3 millones de personas han votado a VOX, han votado por una ESPAÑA libre, unida en la diversidad, próspera y la donde haya igualdad de todos los españoles de Finisterre a Chafarinas, de Punta Restinga a Creus.

Deben empezar los partidos españoles, por aglutinarse, en torno a ESPAÑA. Especialmente el PP debe limpiar sus divergencias internas antes de atacar a su derecha y debe defender a los españoles por encima de las administraciones autonómicas. No es la primera vez que un líder chaquetea del  y se declara independiente o se va con otros, es la historia de España en europa y ultramar.

Ciudadanos, que era el centro Izquierda, debiera haberse marcado como objetivo el espacio PSOE, el PP en el centro igualmente con objetivo el PSOE pasando por ciudadanos. En la II GM el segundo frente alemán y la inoportunidad de su apertura les hizo perder la iniciativa y la guerra.

UPyD y CS defendieron la unidad de España en Vascongadas y ambos han caído, UCD y CDS eran centro y desaparecieron. Si, la derecha y la izquierda son una hemiplejia, pero la izquierda tiene doctrina y voluntad y no tiene complejos y hay que pararla.

El PP es quien tiene ahora el mayor número de votos para defender a España y eso es lo que, sin complejos, hay que negociar o mejor dicho lo que no hay que negociar con PSOE, la unidad de ESPAÑA.

La orquesta del Titanic amenizaba el hundimiento y la muerte con un concierto, aquí lo que cunde en la cámara baja, sin director y sin músicos profesionales, es el desconcierto, sólo se oyen autobombos y tambores de guerra.

Vicente Díaz de Villegas y Herrería

Soldado de España

22/11/2019

Blog: generaldavila.com

ELECCIONES. EL PASO DE LAS TERMÓPILAS General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

El paso de las Termópilas

Si en la guerra hay algo seguro es que todo es inseguro. Deberían saberlo los que se presentan a elecciones.

Hay una clientela que lleva el esfuerzo principal, pesa mucho, y decide. El PSOE la instaló con Felipe González y se hereda de padres a hijos. Ahí sigue a pesar de Zapatero y Sánchez. Les caracteriza la fidelidad y les premian con los nobiliarios títulos de ahora: puesto bien remunerado. El PP no supo hacerlo y anda en plan amiguetes; últimamente enzarzados en peleas por el puesto cerca del jefe. Sin disciplina no hay victoria; al menos hay que disimular.

C,s. y Vox andan aún verdes en estas cosas del clientelismo; todavía. Hay que dejar constancia de que C,s. abandonó el territorio que le correspondía: Cataluña. Podemos penetra reptando, filtrándose como el agua, por cualquier rendija.

Nos preparamos para una guerra sin guerra donde cuenta el equipo y la preparación, una guerra de cifras y técnicas. ¿Quién está en ello? Un repaso a los medios de comunicación les responderá a esta pregunta. ¿Quién los domina?

Unos usan armas; otros coraza. Unos saben a quién se enfrentan. Otros tienen al enemigo dentro. Solo la palabra no vale. Está desgastada.

La moral de la tropa hay que cuidarla. Si no es así guardará su munición para ocasión más propicia. Lo peor para la moral es comprobar que a su jefe no le importan sus hombres, que se ven abandonados incluso en la victoria.

El Mariscal Montgomery recuerda en el epílogo de su Historia del Arte de la Guerra las palabras de Jeremías:

<<Y desde el profeta hasta el sacerdote, todos son engañadores, diciendo: Paz y paz; y no hay paz>>.

Angosto es el paso que nos ofrecen. Aún se puede leer en las Termópilas, en memoria de los que murieron defendiendo el paso: <<Ve, caminante, y di en Esparta que nosotros caímos aquí en obediencia a sus leyes>>.

Las leyes que ellos hacen. Las que tú tendrás que defender. Incluso con tu vida.

La Constitución defiende al individuo; ellos redactan las que defienden al grupo, al suyo. Eso es en definitiva todo. Ellos; nosotros no contamos.

A pesar de ello -y de ellos- hay que hacerse sentir. No solo votando, pero también.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

22 septiembre 2019

VOX ¿PATRIOTAS DE BALCÓN?  Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

VOX ¿PATRIOTAS DE BALCÓN? Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Todos hablan de VOX. El multitudinario acto del domingo en Vistalegre reunió a miles de españoles alrededor de una esperanza; por una desesperanza.

De repente muchos han girado la cabeza hacia esa plaza de toros de Vistalegre donde parece que toman la alternativa los partidos políticos que quieren cortar orejas. ¿Qué ha pasado allí? El murmullo de VOX se oye. Sin representación parlamentaria, por ahora, su procesión aumenta proporcionalmente a la disminución de la de su más cercano semejante, el Partido Popular.

No voy a hablar de VOX como partido o alternativa ni a tomar postura de ningún tipo ya que en este blog no nos posicionamos nada más que al lado de España. Nuestra postura está clara y ustedes la conocen.

Pero creo conveniente analizar este fenómeno dada la situación cada vez peor en la que se encuentran el conjunto de partidos políticos con representación parlamentaria. Un caos.

Sin duda a Vistalegre han acudido muchas personas queriendo oír lo que hace muchos años se dejó de oír en España. Es precisamente el grito de España lo que las moviliza, a pesar de que algún…-sí eso- los defina como patriotas de balcón.

Hay mucha gente desengañada, huérfana de una opción política seria y que no le traicione. La política de la mentira, del poder de la soberbia, de la corrupción moral, del desprecio y la humillación al votante, se ha instalado en España. No quedan muchos que sean de fiar. ¿Qué soy muy exagerado? Echen una ojeada al panorama.

El momento que vive España es muy difícil. Todos nos damos cuenta que esta situación ya se ha convertido en un peligro para incluso la supervivencia diaria, el cotidiano acontecer, que se ha envilecido.

Ante lo ocurrido el domingo en Vistalegre el resto de partidos políticos tiemblan. ¿Qué ha ocurrido? Parece mentira que se lo pregunten y peor: que no reaccionen.

Un análisis rápido del momento nos hace sacar conclusiones no muy optimistas.

El Partido Socialista, actualmente en el Gobierno, pasa por una profunda crisis que le hace estar en la cuerda floja y con una división interna que, aunque ya ha aflorado, aún no hemos presenciado sus consecuencias. No tardarán mucho en percibirse. Se mantiene gracias a sus peligrosas alianzas, al nuevo Frente Popular, y al compás de espera interno en busca del orden necesario. Sus votantes, una gran parte, desencantados no se reconocen en los actuales dirigentes socialistas. Hartos de corrupción y de soberbia política, además de incapacidad. Ahora mismo en manos de independentistas y podemitas se ha convertido en una amenaza. Solo no es nadie.

El Partido Popular, aunque pretende dar otra imagen, pasa por una crisis como quizá nunca antes haya conocido. Rajoy lo ha dejado hecho unos zorros. Ninguneó a sus votantes; dicen que sacó a España adelante cosa que nadie le niega, pero a base de vaciar los bolsillos de los de siempre a los que despreció. El nuevo líder, Pablo Casado, parece con buena voluntad y disposición, pero el miura que tiene en su plaza, en la propia, se lo puede llevar por delante. Tiene en sus manos devolver la ilusión a sus votantes perdidos, con energía, sin timidez ni escrúpulos, de decir bien alto lo que piensa, sin amilanarse con los tibios, dejándose ver y tocar. Debe aunar lo fraccionada que está la parte de la sociedad que eran sus votantes.

Ciudadanos nunca se sabe a qué juega. Ni come ni deja comer. Ahora parece bien, al rato no tanto. Recuerda a un partido desaparecido. Ocupa un lugar que nadie sabe dónde está y pone velas a uno u otro según le venga bien. Sin duda es un valor nada despreciable… en Cataluña.

Del resto ni una palabra. Independentistas, nacionalistas y podemitas están en permanente crisis de valores.

Desde que empezó la deriva secesionista en España no ha existido un partido político con representación parlamentaria que haya sabido unirnos a todos alrededor de la unidad de España. Ninguno. Llevamos años viviendo con <<divide y vencerás>> y ellos no se han enterado… o es que lo han ejercitado (?).

Un ejemplo es este 8 de octubre, día que habló el pueblo español junto a su Rey y sus palabras, manifestándose contra la fractura de España. ¿Dónde están los partidos convocándonos a recordar aquel movimiento? No se les espera.

¿En qué se traduce todo esto? ¿Nos conformamos con la división de España y un futuro incierto hasta en lo doméstico?

No.

La gente ha dicho: No. Algo se está moviendo. Hay reacción.

Los partidos políticos tiemblan. Ya no pueden engañar más, ni mentir, ni mostrarnos su soberbia y poder humillante. Se acabó.

Deben darse cuenta que lo que importa es España y no ellos.

Claro que aparece VOX. Recoge la desilusión, el desencanto de las promesas incumplidas.

Parece mentira que los grandes partidos de siempre no se den cuenta de lo que ocurre. Se llama soberbia política, un estar en el ego del poder.

¿Cómo es posible que no se den cuenta del gravísimo momento que vive España? ¿Cómo es posible que no se den cuenta que la única solución válida en este momento es la unidad de todos los partidos políticos ante la amenaza contra la unidad de España? Todos, excepto los que practican la división de España como política.

Tiemblan ante la idea de un partido que se puede llevar sus votos. Pues obras son amores…

Ante esa situación se llenó Vistalegre. Algo está pasando en España.

Vox aparece con fuerza, pero no debe olvidar las causas del descontento de los que acudieron a Vistalegre.

Cuidado con prometer lo que luego no puedes, porque no debes, cumplir.

Una cosa es predicar y otra dar trigo. Siempre hay que llevar presente que unos tienen la fama y otros escardan la lana.

Me decía uno de los asistentes que ya no se fía ni del compañero de pareja. Como ha sido siempre y será. «Paso de buey, vista de halcón, diente de lobo… y hacerse el bobo».

Para terminar y contestar al bobo de turno: Los españoles no somos patriotas de balcón.

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Blog: generaldavila.com

9 octubre 2018

 

 

 

 

 

Principio del formulario

Final del formulario