LA OTRA MARCHA VERDE. Vicente Díaz de Villegas y Herrería. General de División (R.)

La Marcha Verde iniciada en Noviembre de 1975 por Marruecos con el apoyo de Estados Unidos, tiene ahora su réplica en la marcha que se dirige a forzar la entrada en masa (invadir) en Estados Unidos.

Aquella jugada del 1975 buscaba la ocupación del territorio de la antigua Provincia Española del Sahara por Marruecos y que Argelia, con su proxy, POLISARIO no tuviera acceso al océano Atlántico y tampoco se constituyera en control de la producción mundial de fosfatos, al sumar a los suyos los fosfatos de Bucraa.

Era la época de la guerra fría, la de los bloques y Argelia estaba alineada con la URSS y Marruecos con EEUU.

El sentimiento humanitario es muy loable pero solo se ve concretado en acciones a través de misioneros y misioneras cristianos, “Fray Ejemplo es el mejor predicador”. El resto, desde la tribuna demagógica de la ultraizquierda capitalista, no llevan a los pobres a su casa ni dejan la puerta abierta de su domicilio a quien quiera entrar.

Su humanitarismo es una forma de sacar rédito político con lo humanitario, como el socialismo lo es con el discurso social mientras se estafa y empobrece a quienes se pretende proteger, o el comunismo, que transforma el Dios cristiano de Amor en un dios Estado inmisericorde que es a su vez una mina de oro de sus líderes tiránicos.

La marcha hacia EEUU está claro que se trata de una acción de guerra híbrida en la que se lanza a masas de gente a la provocación, confundiendo y desestabilizando a la sociedad. Está claro que hay una responsabilidad política y económica de los gobiernos y clases dirigentes de los países que han permitido la organización y el paso de la caravana.

Los militares de EEUU, que se han mandado a reforzar la frontera, disponen de claras Reglas de Enfrentamiento y no debieran entrar en contacto con los inmigrantes.

En la Marcha Verde en 1975 iban intercaladas unidades militares marroquíes ahora sin duda hay también provocadores o agitadores controlando la misma marcha.

Vivimos tiempos convulsos y confusos en los que la Dignidad ha sido sustituida por el estado de bienestar y la Administración ha pasado de Servicio a negocio y agencia de empleo de partidos.

Se regala lo público sin límite, es pólvora del rey – “lo que es de España es de los españoles” mientras se limitan las pensiones a los ciudadanos contribuyentes, la sanidad se dispara,… Las sociedades como las organizaciones tienen unos limites de funcionamiento, masa crítica, que se supone que los políticos deben de estudiar para tomar decisiones en profundidad y no superficiales y electoralistas

Inmigración si, pero con orden y responsabilidad. La Inmigración ilegal responsabilidad de los gobiernos de los países origen de la emigración, a los que habrá que ayudar en función de sus riquezas y pedir responsabilidades. En los países de inmigración buscar puestos de trabajo para inmigrantes e inspeccionar contratos y condiciones de trabajo por parte de los empresarios junto con las indemnizaciones por paro.

Las generalizaciones son malas por eso hay que distinguir entre los inmigrantes buenos y currantes y los caraduras y delincuentes.

El Jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD) de Estados Unidos ya ha declarado que las unidades activas no impedirán a los inmigrantes entrar en EEUU. No esta planeado y no se prevé entren en contacto con los inmigrantes ni tampoco el refuerzo de las formaciones de Seguridad Interior mientras llevan a cabo su misión. Su misión es de apoyo logístico variado a unidades de aduanas o policía  y solo las unidades de policía militar deben ir armadas.

Vicente Díaz de Villegas y Herrería. Soldado de España

8/11/2018

Blog: generaldavila.com

12 DE OCTUBRE. DÍA DE LA FIESTA NACIONAL. ¿POR QUÉ NO EL DESFILE POR LA DIAGONAL DE BARCELONA? General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Un año más. A peor. Día de la Fiesta Nacional. Un día no muy lejano iniciamos este blog con la idea de hablar de valores, los de España y los españoles junto a sus Fuerzas Armadas. La realidad cotidiana, esa verdad que provoca dolor, la que parece prometer lo que no llega nunca, nos ha hecho batallar en la defensa de lo que día a día estamos perdiendo: la unidad de España.

Mientras en esas estamos, cada vez peor, con menos opciones, llega otro 12 de octubre Día de la Fiesta Nacional de España. Que si las banderas, que si España, que si la unidad… que si yo que sé. Palabras, palabras, que pasan sin dar resultados. Decía Ortega y Gasset que al conversar vivimos en sociedad, al pensar nos quedamos solos. Me viene a la memoria las palabras de Talleyrand: <<La palabra es la facultad dada al hombre para ocultar su pensamiento>>. Desde la soledad, siempre se escribe desde ella, miro hacia atrás, no queda más remedio, y podré estar equivocado, pero les voy a decir lo que pienso, aunque piense antes de decir. Desde la soledad…

No disimularé mi pensamiento. Se ha terminado ya el tiempo de engañar y de engañarnos con metafóricos comportamientos. Hechos y resultados. El problema de España en estos momentos es la situación creada en Cataluña por unos individuos que traicionando al pueblo español, es decir el catalán, han robado la soberanía a España. Ahora pretenden acabar con la integridad territorial. Con lo que la Constitución asigna como misión de las Fuerzas Armadas por ser, en palabras de Herrero de Miñón, <<la máxima expresión de la fuerza institucional del Estado>>.

La unidad de España está por encima de todo. Ante su ataque decidido y teatral nada se está haciendo. Lo que empezó como una farsa se puede tornar en realidad. ¡Basta de parodias! Se ha terminado la fiesta con pólvora del Rey. Puede ser que estemos en el error de la palabra y debamos pasar a los hechos. Hoy si hay defensa de España con hechos son los protagonizados por valientes españoles, catalanes, que se echan a la calle con evidente riesgo físico, y que aún perseguidos por la administración y sus policías, defienden a España dando la cara, sin esconderse, con actitudes incluso heroicas frente a una administración autonómica y estatal que se desentiende del problema.

Otros años les hemos pedido en este Día de la Fiesta Nacional que pongan sus banderas en los balcones, gestos en la calle, en la cotidiana vida… Aburridos, desde la intimidad del pensamiento uno duda. ¿Sirve para algo? Sin duda que sirve y más en el lugar donde está el foco de rebeldía y traición. Pero no es suficiente. Hay que dar un paso más allá, definitivo y contundente. Le corresponde al Estado. ¿Por qué huir, esconderse, ceder al chantaje? ¿Por qué la cobardía, no atreverse a dar la cara? El Estado es fuerte y debe demostrarlo.

Hay que dar un paso más. Ha dejado de ser un problema político. Es el fracaso de la política que exige otra solución. Encarar la realidad del problema. No ir siempre a rastras. El problema no solo se soluciona con jueces valientes, aunque también. Hay que actuar políticamente con firmeza ante la agresión a la unidad de España. Es un mandato constitucional para el que la Ley articula el procedimiento a seguir.

Desfile en Barcelona año 1981

¿Día de la Fiesta Nacional? Pues eso: España. Y hay que celebrarlo por todo lo alto: en Cataluña, en Barcelona, con el acto central, el desfile de las Fuerzas Armadas por la Diagonal. ¿Pasa algo? ¡Ah! ¡¿Qué sería una invasión?!, que  Europa…, que si va a haber enfrentamientos…Es que el diálogo…Es que, es que, es que… Es que es España.

No tengo la menor dudad que viendo desfilar al Ejército español por la Diagonal, las calles de Barcelona se llenarían de gente aplaudiendo y gritando ¡Viva España!, pacíficamente, sin enfrentamientos, con sentido de Nación, de Estado, de historia y convivencia. Ni un solo problema.

A la acción ciudadana, la de la sociedad civil, debe imitarla el Gobierno, ampararla, ayudarla y mostrar firmeza en lo que es la esencia y clave de nuestro futuro y bienestar: La unidad de España.

El resto, dada la actitud de los independentistas, es perder el tiempo y con el tiempo, perder España.

El Estado al frente de su unidad, defendiendo la unidad histórica y legal.

Empecemos con el Día de la Fiesta Nacional. Su celebración en Barcelona y el desfile militar por la Diagonal. Sin dudas ni temores.

Itinerario desfile en Barcelona 1981

¿Sería un mensaje? Sin duda alguna: el mensaje es que Cataluña es España, tanto como la Castellana. Un año más, pero a mejor.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

30 septiembre 2018