LA LEY DE MEMORIA DEMOCRÁTICA. A PABLO CASADO: ¿PERDEREMOS LA GUERRA? Rafael Dávila Álvarez

Pablo Casado en una visita a la ermita de la Virgen de la Soledad

¿Puedo saludar?

A Pablo Casado que me estará escuchando.

¡Mira!: vienen cantando Montañas Nevadas, con nueva letra de la maestra Calvo y música de un tonadillero de nombre Félix Bolaños.

Ambos leguleyos muy, pero que muy, socialistas de nuevo cuño. Traen en sus canciones la Ley de Memoria Democrática. Quieren levantar su patria, un inmenso afán les empuja. Será para este mes de septiembre en el que esperan mucho ruido que deben acallar.

Se les va de las manos Podemos y difícil va a ser mantener Unidas, incluso no está claro que arrimarse a Arrimadas (camino de la desaparición política) sea suficiente para sacar adelante las cuentas del Gran Pretendiente Sánchez.

Una cosa es predicar y otra dar trigo. Lo mismo digo yo. El Pretendiente siempre predica; trigo jamás.

Trigo contra la COVID-19, contra el paro, contra el comunismo, contra el socialismo caballerista y zapaterista, una alternativa ante tanta mugre, y echar para siempre, sin trigo, a apoyadores del terrorismo, a separatistas, a cuentistas y a golfos de la política, y nada ni nadie nos lo ofrece, que cada vez esto se pone más feo y ya nos vemos plantando tomates en el alféizar de la ventana a falta de trigo.

Hubo un tiempo en que en España la cosa iba entre bien y mal, pero iba, a trancas y barrancas, con la pesoe o con el pépé, mal que bien con los vascos del pe-ene-uve y, peor que mal, siempre, con los separatistas catalanes, con el grupo Pujol-Conde de G-, pero podíamos aguantar, y de hecho nos aguantábamos, hasta que la pesoe se tiró al monte y el pépé se quedó en la nómina y en el suicidio colectivo, con  los cuatro de siempre, uno a Europa, otro a escribir gacetillas de todo a cien, otro a echarse novia, el más largo a la privada, y el más corto a los juzgados, que no daba abasto.

Ley de Memoria Democrática.

¡Mira Pablo!: ya vienen cantando Montañas Nevadas. ¡Mira Pablo Casado!: traen en sus canciones la Ley de Memoria Democrática; quieren levantar su patria, un inmenso afán les empuja. Hay que estar ahí Pablo.

En la milicia, en la guerra, batalla perdida general fulminado, y si se descuida, peor. Claro que es una batalla, pero si se trata de la guerra, ninguna solución, y si ha habido cobardía, traición o cosas así, que ya se sabe y uno lo reconoce después de tantas guerras, pues el final es peor, tan malo que da comienzo una nueva cosa desconocida o demasiado conocida y eso tiene culpables con nombre y apellidos.

Han pasado muchas cosas, tantas que algunos olvidan; otros no. Me refiero en política que, aunque lo es todo, conviene diferenciar entre el rábano y las hojas.

Creías que esto pasaría, y que España no le daba importancia, que pronto se olvidaría y que tu postura centrada —que en política ya se sabe— te daría la pose de un hombre dialogante y capaz de lo más grande, incluso de lo más difícil. Pues no.

Las tres cosas que te han llevado, y te llevarán al ostracismo político, si nadie lo remedia, son, a saber:

1.- Ley de Memoria Histórica.

2.- La exhumación de los restos de Franco, pasando por encima de la Iglesia de Roma (y de España).

3.- La salida de España del Rey Don Juan Carlos I.

De aquí nace la República, los separatismos, el enfrentamiento, la crispación y el despiste del personal. La muerte anunciada de la Transición. Vuelta a empezar. Ponle fecha al punto de retorno. La chispa será el desempleo y el hambre. ¡Bum!

Tres en uno. Trinidad que te lleva a la fosa de la política de la que esperamos que algún día seas exhumado todavía con vida.

Seguro que tu Estado Mayor no ha caído en que en esta trinidad se encierra el problema, el único de momento: España.

Esta es la Guerra. Lo demás son, han sido, batallas, por cierto todas perdidas. La COVID-19 ha sido el último lance al que has entrado como un mini-miura. Nada. Definitivamente Waterloo.

Es tarde y el día declina.

Ya no vale mirar para otro lado. O sí, o no. O das la batalla o pierdes la guerra. Díselo a los mediocres y tibios de tu partido —quizá necesarios, pero prescindibles en estas ocasiones— hasta hace poco de tantos millones de españoles, hoy desengañados. Esos que piensan que defender ciertas posturas —constitucionales que no se cumplen— es ser facha, franquista, ultra, y que hay que mantener una postura moderada.

El final de la contienda se acerca. Es la hora del mando único. Lo pondré más claro: Mando Único. Para mandar hay que haber nacido y es necesario que se vea que eres el jefe y por tanto obedecido.

Una sola derrota basta para que todo se derrumbe. Ni una victoria, ni cinco, ni mil, pueden asegurarte el éxito. Sobre todo cuando la derrota se lleva el sueño de España y de los españoles.

Nos cuenta Andrés Révesz, Wellington. El Duque de Hierro, que poco importa que la batalla de Waterloo fuera ganada o perdida por Napoleón. En Waterloo, no solo Napoleón fue derrotado, sino el sueño grandioso de los franceses. Los dioses ciegan a quienes quieren perder.

Pablo Casado, es tu momento. Tu segundo, tu minuto, tu hora de luchar para evitar que el sueño de España se deshaga en manos de unos aventureros, pero que vienen decididos a ello.

¿O es que detrás de tanta cosa rara se esconde un pacto de la pesoe con el pépé ante la descalabrada situación? Difícil es que un personaje como Sánchez lo quiera, pero París bien vale una misa.

¿Has pactado la Ley de Memoria Democrática? Has perdido la guerra. Lo que te espera es lo que te has ganado. Yo espero equivocarme.

Lo anunció Unamuno y en ello estamos: ¡Viva la introyección!

Sigo confiando en ti, Pablo, pero recuerda que aquí se conduce por la derecha. Compórtate como un auténtico General en esta guerra, dónde llevas perdidas demasiadas batallas.

A Pablo Casado que me estará escuchando: te adelantan por la derecha y por la izquierda; y por el centro te atropellan.

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Blog: generaldavila.com

1 septiembre 2020

PARÍS BIEN VALE UNA MISA Adolfo Coloma Contreras General de Brigada (R.)

Enrique de Borbón. París bien vale una misa

Dijo en 1593 Enrique de Borbón, hugonote convencido, pero que no hizo ascos a mudar su fe por el catolicismo con tal de acceder al trono de Versalles. De forma similar se podría aducir que el sillón de La Moncloa, logrado “de aquella manera”, bien vale los más negros pactos y las no menos peligrosas alianzas.

Se han apagado las candilejas en los palcos impares, como bien señalaba en un certero artículo el Gral. Dávila, que los tiene entretenidos en sus cuitas internas. Hay que recoser el “tejido”, como algunos lo denominan, aunque me temo que va a hacer falta más que tiritas y betadine para que no supure la herida. Y mientras tanto comienza a materializarse que,el precio de la poltrona va más allá de un simple oficio por divino que este sea.al fin y al cabo, legal lo será, pero no es una poltrona en propiedad, sino una poltrona alquilada ¡y a qué precio!

Desde que el anterior inquilino hizo mutis por el foro, al ser desposeído “de aquella manera” hasta el día de hoy, todo han sido buenas palabras, gestos hacia el tendido, un rosario de buenas intenciones, aderezados con un par de sucesos:La acogida de inmigrantes en necesidad del buque de bandera gibraltareña Acuarius, y el penoso asunto de “la manada”,que han desviado no poco el foco de atención del problema que más ocupa y preocupa a los españoles: la unidad de España y la igualdad entre todos los españoles. Pero hoy, ¡Ay, amigo! hoy hemos ido conociendo algún detalle de esta nueva edición de “los pactos de la Moncloa” que desgraciadamente ni contarán con el amplio consenso que lograron sus homónimos, ni desde luego, gozarán de la transparencia que rodearon a aquellos.

A mediodía se reunía en el Palacio de la Moncloa el Presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, con el lehendakari Iñigo Urkullu. Poco más de hora y media pero que, al parecer ha dado para mucho. Nada definitivo, porque ya se sabe que en política nada está acordado hasta que todo lo está. El propio lehendakari, nos ha dejado algunas perlas.

La organización de un grupo de trabajo “bilateral” (¡vaya por Dios, con la bilateralidad!) para estudiar las 37 transferencias pendientes, entre ellas, el Régimen Económico de la Seguridad Social, que entre otros asuntos maneja el fondo de las pensiones. Y esto si es preocupante desde el punto de vista de la igualdad entre todos los españoles, que es – como todos los lectores de este foro conocen – una de las ideas motrices de este blog. Nada definitivo, ya se sabe. Pero bueno, ahí queda eso, ya está la piedra en el estanque. Veremos a ver las ondas que produce.

Por otro lado, está la gestión de los centros penitenciarios, asunto este que entra de lleno en la política antiterrorista. Si bien es cierto que, a todas luces la banda terrorista ETA está desmantelada, quedan no pocos puntos oscuros por aclarar, muchos presos que no han mostrado el mínimoarrepentimiento por el daño causado a las víctimas y a la sociedad entera.Y, sobre todo, los más de 350 asesinatos,secuestros y otras fechorías que aún quedan por resolver.

No hay duda que, en este terreno, la medida más eficaz dentro de la más estricta legalidad, amparada por los tribunales de justicia europeos y aún internacionales, ha sido la política de dispersión de presos convictos y condenados de ETA por todo el damero penitenciario nacional. Medida que no persigue específicamente aumentar innecesariamente el dolor de los familiares, sino evitar que se consoliden mafias dentro de las cárceles, que se constituyan en grupos de presión. Medida del todo eficaz, como sostengo, pero que no ha impedido la ampliación de estudios a quien lo ha solicitado, ni el traslado puntual por razones humanitarias, ni disfrutar del amplio abanico de privilegios de que dispone la población reclusa en España.

El recién estrenado delegado del Gobierno en Vascongadas, Jesús Loza, ha vinculado el acercamiento de los presos etarras a “políticas de convivencia”. ¿Convivencia de quién, Sr Loza? ¿Acaso lo que pretenden Vds. es fomentar la convivencia de las víctimas del terrorismo con los verdugos? Nada se habla de contrapartidas.Ni de pedir perdón, ni de colaboración con la justicia ni de arrepentimiento. Solo “políticas de convivencia”.

Y todo esto ¿A cambio de qué? Pues me temo que a cambio de nada. Bueno si, el precio ya se ha pagado por adelantado. París bien vale una misa.  Todo parece indicar que no va a haber más remedio que decir ¡amén! Porque con 84 votos, la cosa no da para mucho más. Y lo mejor de todo – no se lo pierdan – es que “no se ha fijado un calendario ni un horizonte”, ha declarado el vasco. Bueno, “es que no va a dar tiempo en esta legislatura”, responde el de Madrid. O sea, ya comienza a especular con asuntos que trascienden la propia legislatura”.Pues a alguien favorecerá esa elongación en el tiempo, digo yo. Y convendrán conmigo que a nadie mejor que al Sr Sánchez, que comienza a pavimentar de motivos no solo el retraso en la convocatoria de elecciones, a lo que se había comprometido para ganar la moción de censura, sino a dejarse asignaturas pendientes para poderlas aprobar en una nueva legislatura asegurándose de camino el apoyo de sus incondicionales.

Y entre tanto, otro foco de atención se desplazaba hoy también a la periferia. En el Palacio de la Generalidad de Cataluña recibía su presidente Quim Torras, al secretario General de Podemos, el primer líder de un partido nacional que visita al de la Generalidad tras su nombramiento. Aunque las líneas generales por las que iban a discurrir este encuentro “bilateral” ya eran conocidas, no se ha recatado el líder de Podemos en presentarse como adelantado de Pedro Sánchez o trompetero de la plurinacionalidad, adalid de los presos encarcelados (o huidos) nada menos que por delitos rebelión y malversación. Y esto también nos preocupa, porque la unidad de España no puede ser moneda de cambio.

Cabe pensar, a qué tanto empeño del Sr. Iglesias para mediar entre Sánchez y Torra y qué réditos espera conseguir de tal esfuerzo. Pronto lo veremos pues ambos dos tienen cita concertada, dentro de la ronda que el primero está teniendo con los presidentes autonómicos, para la que ya tiene fecha: el 9 de Julio. Claro que después de Torra, vendrá la cita con la presidenta de Andalucía quien todavía no ha anunciado sus reivindicaciones. No sabemos si volverá a solicitar un aumento de presupuesto para los ERE de su autonomía, o tal vez, autorización para iniciar conversaciones “bilaterales” con el gobierno de Gibraltar.

XII Legislatura

Un cambio repentino de fe, la valió al rey de Navarra el trono de Francia en el siglo XVI. Hoy en nuestra España el escenario es más que volátil. Todo es posible en un escenario en el que cualquier cosa se compra o se vende, POR UN PUÑADO DE VOTOS.

Adolfo Coloma Contreras General de Brigada (R.)

Blog generaldavila.com

27 junio 2018