LA POLICÍA PATRIÓTICA General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Para Lenin un contrarrevolucionario es toda persona que no es comunista… y seguía diciendo: <<Un muerto es un crimen, pero que un millón de muertos es simplemente hacer una estadística>>.

Dice el presidente del Gobierno, en sede parlamentaria: <<Marlaska está destapando la policía patriótica y por eso le atacan>>.

Sede parlamentaria es como decir desnudo, con la verdad por delante, sin engaños ni trampas, ante el confesionario de la soberanía nacional. ¡Velay!

¿Qué ha querido decir¿ ¿Qué el coronel Diego Pérez de los Cobos formaba parte de un grupo de policía de partido? ¿O algo peor? Mentira por medio: ¿no había ningún coronel para sustituirle que han tenido que nombrar para su puesto a un teniente coronel?

Patriota: <<Persona que tiene amor a su patria y procura todo su bien>> (Diccionario RAE). Es indudable que él , presidente, y él, ministro, (ellos/muchos) no entran en la definición.

Las palabras del presidente del Gobierno son de tal gravedad que exigen una denuncia por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado a las que mancilla y pone en entredicho.

Consentirlo es admitirlo.

Desde el GAL, desde el aún inexplicado 23F, desde aquel <<los españoles se merecen un gobierno que no les mienta>>, desde tantas cosas… una más de lo dicho y hecho en un Estado que se dice democrático, esta declaración del presidente del Gobierno pone en duda todo el sistema: policía de partido. Un insulto a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado inadmisible en un presidente del Gobierno.

Hay mayores recuerdos:

<<Confirmada comida mañana>>. <<Vendrán por su parte BG y Lola>>

<<El Gordo, el Chico…  el acojoneras…>>. <<Maricón…>>. <<Yo no. No lo conozco>>, <<pero sí, pero no>>. Todos juntos en sede asamblearia.

¿Qué hacer? ¿Qué hacer? Es el título de la obrita de Lenin. Habla de los revolucionarios profesionales. Vivir por cuenta del partido, que no es otro que el Estado.

¡Viva el 8M! Sonó en el hemiciclo como si gritara: ¡Viva el 23F! Se habló de golpe de Estado y relampagueó. Era el mismo relámpago que llega sin hacer ruido. La insurrección es una máquina que no debe hacer ruido dijo Lenin. <<Obreros especializados en determinadas cosas>>.

¡Viva el 8M!

Conviene repetir porque somos olvidadizos. Para Lenin un contrarrevolucionario es toda persona que no es comunista, y seguía diciendo: <<Un muerto es un crimen, pero que un millón de muertos es simplemente hacer una estadística>>. Las estadísticas forman y conforman las ideologías.

Está cada día más claro que mientras consiguen su definitivo objetivo, ya próximo, de unificar los poderes en Poder, buscan por todos los medios, que son muchos, una función y control de la policía, de vigilancia del orden político y legal, no sea que se les escape de las manos.

Nunca lo había oído decir: <<Aquí mentimos todos>>, a pesar de los años, tantos, que lo llevo observando.

Esta vez fue en sede parlamentaria. Al desnudo. Que todo quedó como estaba. Un paso más.

¡Velay!

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

9 junio 2020

 

FÚTBOL ES GUERRA. LA SELECCIÓN ESPAÑOLA DE FÚTBOL General de División Rafael Dávila Álvarez (R.)

‹‹Fútbol es guerra››. Lo decía el gran entrenador, creador del fútbol total, Rinus Michel. Los jugadores del Ajax le apodaban el General. No quería ver a su equipo correr hacia atrás ni defendiendo: : ‹‹se defiende siempre hacia adelante››. La marcha atrás es siempre mala, peligrosa. Por definición. Cuando algo no se defiende se pierde. Incluso la dignidad. Nuestra selección concentrada para el partido contra Albania, donde se juega estar en el mundial,  ha dado un paso atrás y dentro ha estallado la guerra. En este caso nada deportiva ni nada que ver con la victoria o derrota. Se puede perder o ganar, pero siempre con el honor de haber representado a los colores de tu Nación. Ni roja ni verde, la selección española, roja y gualda, no debe contar con alguien que no siente el color de su bandera, que no quiere ser español, y que aprovecha su fama y dinero para dar muestras de ello. Un jugador que lo primero que hace nada más llegar a la concentración es tuitear lo que él cree que puede hacer daño a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, que son las mismas que a él le protegen a diario, es un provocador que no debe estar en la selección de España. Fuera. Sin convocar. Será todo lo bueno que se quiera, pero aquí no queremos buenos jugadores sino buenos españoles y que además jueguen bien al fútbol. Ese es el orden y las condiciones para ser convocado. El resto son ganas de seguir aumentando la polémica, el enfrentamiento y hacer publicidad de su rencor y odio a España y a lo español. Efectivamente el fútbol es guerra desde que en la selección nacional quieren alinear a Puigdemont, Piqué, Forcadell, Junqueras y hasta nos llegan noticias que puede ser convocado Íñigo Urkullu. En el portero de Albania van a ver a Rajoy. Van a ganar por goleada. Lo malo es que nos hemos quedado sin banda derecha, sin centro del campo y todo se volcará a la izquierda más radical. Es lo único que se mantiene.

Al final, como siempre, en este caso, como en otros más graves, los que darán la cara volverán a ser los aficionados al fútbol, el pueblo español, que clamará para que en la selección española estén los que sientan desde el corazón su patria y su bandera: España. Aunque perdamos por goleada.

Fútbol es guerra. Y ha estallado. Por ahora en el fútbol.

General de División Rafael Dávila Álvarez (R.)

Blog. generaldavila.com

04 octubre 2017

 

EL DÍA DESPUÉS. DESDE LA DECEPCIÓN General de División Rafael Dávila Álvarez (R.)

No hay un día después. Empieza un largo camino de incierto recorrido hacia la nada. Nos han destrozado la normalidad y ahora viene lo peor. Pase lo que pase el odio se ha instalado entre los partidos políticos. Sí, digo bien: entre los partidos políticos que desean arrastrar a los ciudadanos al enfrentamiento. Ya están los buitres sobrevolando la carroña. Huele a podredumbre; moral. ¡Cuidado! El Estado está herido. Por omisión y por cesión. La debilidad moral de nuestros representantes nos puede llevar a cualquier incierto lugar. El problema es que no representan a casi nadie, pero no hay otros; por ahora. Es un momento difícil para elegir. Quienes nos han llevado hasta esta situación límite, bochornosa, no merecen representar a nadie. No lo hacen, pero ahí están. Hay un desprecio absoluto hacia la ciudadanía que ha tenido que manifestarse en solitario y colgar en los balcones su voluntad y voto cuando nadie, ningún partido con representación parlamentaria lo hacía. El día después, el largo día después, está lleno de dudas. Las amenazas están encima de la mesa. Y en esa mesa es donde se va a negociar. Las cartas están echadas y marcadas. A las cesiones le llamarán negociación. ¿Van a firmar la reforma que impida volver a las andadas?, ¿que castigue ejemplarmente el delito? No.

Hay tantas dudas y tantas cosas ocultas que dan ganas de tirar la toalla sin solución. Pero ese no es el camino. No podemos permitir que una minoría imponga su voluntad y sean permanente noticia. Luchemos por lo nuestro sin caer en la debilidad o el engaño. Vienen tiempos difíciles. Desde la aparente legalidad, la vulnerarán. Esto no ha terminado. Miedo da la famosa negociación cuando los negociadores ofrecen cualquier cosa con tal de tener su minuto de gloria. La pieza a cobrar sigue llamándose España. En tiempo de crisis no hacer mudanza. Pero esto no es una crisis; es una situación de emergencia.

Ayer los que verdaderamente dieron la cara fueron las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. De un Estado que lleva tiempo desaparecido y superado por los acontecimientos. Si alguien merece reconocimiento y agradecimiento son los guardias civiles y policía nacionales. Es de las pocas cosas que quedan claras después del 1 de octubre. El resto sigue siendo incertidumbre. Y una inmensa, profunda, decepción.

General de División Rafael Dávila Álvarez (R.)

Blog: generaldavila.com

02 octubre 2017