EL JUAN SEBASTIÁN DE ELCANO. EMBAJADOR Y NAVEGANTE. “TU PRIMUS CIRCUMDEDISTI ME” General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

El XCI Crucero de Instrucción de guardiamarinas

Fuimos los primeros.

Hace 500 años. La primera circunnavegación a la tierra. Promovida por la Corona de España en busca de una nueva ruta a las islas de las Especias. Fernando de Magallanes y Juan Sebastián de Elcano partieron de Sevilla el 19 de agosto de 1519 con doscientos treinta y nueve hombres y cinco naos. Regresaron tres años después, el 8 de septiembre de 1522,  dieciocho hombres y una nao, la Victoria, comandada por Elcano.

“Fue una empresa netamente castellana que se preparó en Sevilla”, afirma con rotundidad la historiadora americanista y profesora investigadora española Enriqueta Vila Vilar. Todo se hizo en nombre del Monarca español. Aquello transformó el mundo: lo político, social, económico, cultural, adquiría una nueva dimensión. España abrió las puertas del futuro, ese que ahora vivimos y que nunca, desde entonces hasta ahora, ha tenido tal impacto en las relaciones humanas. Antes, la Tierra era una desconocida. Hoy nos conocemos y vivimos aún las consecuencias de aquel  Primus circumdedisti. Ni la llegada del hombre a la Luna, ahora se cumplen cincuenta años, ha tenido tal impacto en el desarrollo y futuro del ser humano.
Todo lo que se diga es poco. Somos el fruto y la consecuencia de aquellos años, y “Fuimos los primeros”.

Tiempo habrá de recordar esta hazaña y seguir de cerca su memoria.

Hoy mis palabras son de admiración y profundo respeto a la Armada española, uno de los grandes protagonistas de este V Centenario. Su Buque Escuela lleva el nombre del marino español de Guetaria, Juan Sebastián de Elcano. He tenido la oportunidad de ir a bordo de esta Escuela del honor en la última navegación del XCI Crucero de Instrucción de Guardiamarinas llevada a cabo entre Sanxenxo y la Escuela Naval Militar-Marín.

Un viejo marino intuye la mar y sabe sus reacciones. Un viejo soldado descubre, hasta en los gestos, el honor, el valor, la formación, de sus jóvenes, el futuro de la patria a la que sirven. Lo he visto y les digo que está asegurado. En el Juan Sebastián de Elcano navega España, se muestra el futuro de España, navegan el honor, el valor, la formación, el amor a España.

He vibrado al sentir con ellos y como ellos. Como lo hacen los españoles al ver la España que navega abriendo corazones y esperanzas, llevando vocación, compañerismo y servicio; al ver llegar los valores de España, su historia, embarcados en el legendario velero.

Fuimos los primeros. Lo fuimos y lo somos con humildad y sencillez, como los Guardiamarinas y dotación de este “Embajador y Navegante”.

No puedo terminar estas palabras de admiración sin relatarles una pequeña historia. Para mi muy entrañable. Estando en el puente de mando del Buque Escuela, una marinero de la dotación me saludó con enorme alegría al reconocerme como su antiguo general de la Legión: ¡Una dama legionaria que estuvo bajo mis órdenes en la dotación del Juan Sebastián de Elcano! Una alegría mutua, un mensaje interno, una casualidad con causa. Y es que son “Legión” los servidores de España.

Terminaba mi corta e intensa navegación.

Después de seis meses largos los Guardiamarinas y dotación llegaban a casa, a la Escuela Naval.

Para mí había sido muy breve, pero intensa jornada con la profunda convicción de que España navega hacia el futuro con firmeza y decisión; y que nadie por mucho empeño que ponga podrá romper nuestra historia, tradición, valor y unidad.

Allí quedaba la Escuela, el Buque Escuela, una legión de valientes marinos, un ejemplo a seguir.

Allí quedaba, y va conmigo, la admiración de este viejo general a la Armada española por su virtud; y por enseñarnos a todos lo que es el honor, el valor y la elegancia.

Termino con una frase, todo un resumen de la navegación, que pronunció el Capitán de Navío, Comandante del Juan Sebastián Elcano, Ignacio Paz García.

“En esta navegación la convivencia pronto se transforma en compañerismo”.

Y recordé lo que esa virtud de soldado significa: “Con el sagrado juramento de no abandonar jamás a un hombre en el campo hasta perecer todos”.

Por eso fuimos los primeros.

Gracias marinos, gracias soldados, gracias por poner rumbo a España.

Soñando victorias, diciendo cantares,
marinos de España crucemos los mares,
delante, la gloria, la leyenda en pos,
debajo las voces de nuestros caídos,
y arriba el mandato de España y de Dios.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

21 julio 2019

PURGAS EN EL MINISTERIO DE DEFENSA General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

PURGAS EN EL MINISTERIO DE DEFENSA General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

La ministra de Defensa en una visita a nuestras tropas en Afganistán

Recordarán el caso del vicealmirante Alfonso C. Gómez Fernández de Córdoba que fue cesado de su cargo por la ministra de Defensa, luego enviado a la reserva por real decreto del Consejo de Ministros y recientemente vuelto a la actividad en la Armada por auto del Tribunal Supremo. He seguido el caso e informado a ustedes puntualmente de todos los detalles dando mi particular opinión. Seguiré haciéndolo porque lo que parecía finalizado cada vez se enreda más. Antecedentes

Antes de proseguir es necesario destacar que nadie, creo que ni el mismo vicealmirante, sabe las razones de fondo que motivaron el cese y posterior pase a la reserva. Sí se sabe que al almirante nadie le dio explicación alguna ni le recibió para despedirle. Un adiós, una sencilla explicación, un gesto de educación…, nadie actuó con la corrección que se debe a todo el que se entrega con rectitud, aunque te exponga un criterio no coincidente con el tuyo. Eso es lealtad. Pues no; todo se hizo desde la frialdad administrativa del boletín oficial sin explicación de ningún tipo. En mi opinión desde una absoluta falta de respeto al almirante, pero también, y eso es más grave, a la Armada española.

La historia parece no terminar y tiene visos de haberse convertido en una sutil trama contra el almirante por haber ganado el pulso a la ministra y a su directora general, señora Valcarce.  Da el aspecto de haberse convertido en algo personal más que otra cosa; ¿por qué?

El vicealmirante al mando del Buque-Escuela Juan Sebastián Elcano

El caso es que el almirante llevaba tiempo esperando que se diese cumplimiento al auto del Tribunal Supremo reincorporándole a la actividad y asignándole un destino en la Armada. Por fin ha ocurrido, pero ni en la forma ni en el fondo ha sido como se esperaba.

El teléfono suele ser el portador de las noticias. Me figuro la conversación.

-¡Enhorabuena Alfonso!

-¿Y eso?

-Te han nombrado Alto Representante del Ministerio de Defensa para los actos de conmemoración del <<V Centenario de la Expedición de la primera vuelta al mundo de Fernando de Magallanes y Juan Sebastián Elcano>>.

-¿Cómo? Pero eso no es un destino sino una comisión. Nadie me había dicho nada. Me pilla totalmente de sorpresa.

-Pues hoy sale en el boletín de defensa tu vuelta a la actividad y tu <<comisión>> o como quieras llamarlo.

El almirante se quedaría perplejo. Ha sido el último en enterarse de la peculiar forma de dar resolución al auto del Tribunal Supremo o lo que es lo mismo a su futuro profesional.

¡Sorpresa! En el Boletín Oficial de Defensa hay una Resolución por un lado y una Orden por otro. La Resolución está firmada por el almirante Jefe de Personal de la Armada; la Orden por la ministra (?). Significan: continuación en el servicio activo y un supuesto destino. ¿Quién ha urdido tan sibilino plan?

La jugada parece perfecta, pero no es inocente. Tan <<alto nombramiento>> conduce irremisiblemente a felicitar al que lo recibe; al menos por rimbombante y largo. Veamos lo que esconde la sibilina actuación ministerial.

Al almirante de entrada no se le da destino en la Armada española, de la que se le aleja, sino que se le nombra una comisión de servicio para una importante celebración que ya cuenta con un vicealmirante en la reserva nombrado por el AJEMA.

Es decir, que no le dan un puesto en la plantilla de la Armada y dudo que sea puesto de plantilla en el ministerio ya que responde a una simple y temporal comisión, en la que otros militares en ella implicados lo están además de seguir ocupando su destino.

Por tanto no se cumple el auto del Tribunal Supremo ya que se debería dar un destino al almirante de los que existen en la Armada, y si en estos momentos no lo hay por estar todos ocupados, bien puede ocupar el de asesor del AJEMA, algo habitual en todos los ejércitos, hasta que haya vacante, que en este caso será en enero de 2019 según el escalafón de oficiales generales. Pero no, ha sido mejor asignarle una comisión de servicio temporal en el ministerio que acaba precisamente cuando en principio le correspondería pasar a la reserva y de esta manera relegarle a un solitario y oscuro despacho sin gran actividad y alejado de todo contacto con el Cuartel General de la Armada.

El vicealmirante a todo esto no ha recibido la más mínima explicación por parte de ninguna autoridad del ministerio al que vuelve para entrar en el ostracismo.

Mucho tiempo les ha llevado tomar una decisión desde el auto del Supremo. La intención es hacer ver que le han dado un destino relevante y que debería ser motivo de enhorabuena como las que seguro que, sorprendido, estará recibiendo el almirante. ¡A ver cómo se queja ahora después de tan brillante destino!, dirán en el ministerio.

Pues sí, señora ministra. No es para estar muy contento después de las formas y menos por el fondo. No se despacha un asunto de un oficial general con tan poca delicadeza, por medio del boletín oficial, sin una explicación o aviso previo.

Pretende nadar y guardar la ropa. Es decir hacer como que cumplen el auto y salirse con la suya: <<Dele un destino irrelevante>>, le dijo en su día la ministra al AJEMA.

Así ha sido. Irrelevante no porque lo sea tan magno acontecimiento, sino porque no es un destino sino una representación, una comisión de servicio brillante, pero para la que ya hay nombrado un vicealmirante en la reserva.

Lo que es indudable es que el vicealmirante Alfonso C. Gómez Fernández de Córdoba perderá contacto, el mando, con su pasión que es la Armada, y pasará a otra actividad desde una comisión de la que se ha enterado por la llamada telefónica de un amigo.

Esperemos a ver lo que dice el Tribunal Supremo. Puede que esto no acabe aquí.

En la jugada maestra (?) ha movido pieza la ministra. No soy experto en materia jurídica, pero me parece que se salta lo ordenado por el Tribunal Supremo.

Ahora le toca mover pieza al almirante.

Desde luego no seré yo quien ahora le dé la enhorabuena, sino todo lo contrario. Hasta el final de la partida que ya veremos quien gana.

<<Decíamos ayer…>>

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

10 diciembre 2018

LA FRAGATA CATALUÑA, DALÍ, LA REINA, EL REY, EL CUARTEL DEL BRUCH… ¡ES ESPAÑA! General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

La Reina madrina de la Fragata Cataluña Carta de Dalí y Gala

Es una táctica preconcebida y estudiada al mínimo detalle. Acabar con cualquier vestigio de lo militar y por supuesto de todo lo que huela a español. En la cultura, el idioma, la historia, las relaciones sociales, etc.

Los que ahora presiden las instituciones catalanas, y que se creen representantes de todo y todos, han lanzado la consigna de actuar en las antípodas de lo español, como si ellos no fuesen ya de hecho España y estuviesen invadidos por esa epidemia llamada ‹‹lo español››. Grave es la situación, pero más grave es que sea un artificio creado a espaldas de la opinión mayoritaria y que va calando individualmente  por varias razones: insistencia, miedo a las represalias, aunque sean administrativas, y fuerte inversión económica con el dinero de todos. Pero aún hay otra razón de mayor gravedad y es que con lo fácil que es echar por tierra esa campaña los que deberían hacerlo parece que les prestan su ayuda. Todo esto cuando está demostrado que lo de la independencia es una trama ilegal organizada dirigida desde las instituciones, con el dinero de todos,  y a espaldas de la gran mayoría del pueblo español. Aquí hay unos objetivos comunes, una estructura y jerarquía, una división de funciones y un sistema complejo de relaciones y todo para un objetivo claramente fuera de la Ley. A todo eso se le puede poner nombre (¿lo recoge el código penal?) y creo que todos estaríamos de acuerdo.

Pero vamos a los detalles. Conviene que no pasen desapercibidos. Dicen mucho y en ellos nos fijamos poco.

LA FRAGATA CATALUÑA

La fragata Cataluña durante su vida operativa

Empecemos de más a menos. La fragata ‹‹Cataluña›› (F-73) perteneció a la clase Baleares y fue en su momento uno de los buques de la Armada española más modernos y punteros. Con la Cataluña podíamos decir que empezó la modernización de buques en nuestra Armada. Fue botada en 1971 amadrinada por Carmen Pichot, esposa del Almirante Carrero Blanco, y entregada a la Armada en enero de 1975. En marzo de ese año recibía en Barcelona su Bandera de Combate  de manos de la Princesa Doña Sofía en un acto presidido por el Príncipe de España Don Juan Carlos. Al llegar los Príncipes a Barcelona para el acto de entrega de la Bandera fueron recibidos con enorme cariño y expectación. Fue el gran Salvador Dalí el que destacó en afecto y respeto hacia ellos. El artista envió un espectacular ramo de flores a Doña Sofía con una carta firmada; también por Gala. Dalí era monárquico hasta la médula, e inteligente, un genio, y siempre fue un fiel admirador de Franco. Ahora en los ambientes independentistas está mal visto el pintor por español y universal. Los aplausos de aquellas familias de la burguesía que entonces peloteaban mejor que en la NBA no saben no contestan. Pero para callar bocas les damos ¡Money, Money,  Money!…

Cuando el año 2004 la fragata fue dada de baja en la Armada su Bandera de Combate fue entregada al Museo Marítimo de Barcelona. Un buen amigo ha consultado al Museo y me dice que le han contestado con gran rapidez y amabilidad incluso enviándole la reseña de la Bandera.  Está depositada  efectivamente en el Museo, pero no expuesta al público ya que se encuentra desde el año 2011 en la sala de reserva. Agradecidos quedamos al Museo Marítimo de Barcelona por su amabilidad e información, aunque no comprendemos que hace la Bandera de Combate en la sala de reserva.

Son detalles para la historia.

Ante la negativa del alcalde Barcelona (Trias) la Bandera de Combate al buque Juan Carlos I se entregó en Cádiz

Pasó el tiempo y se botó a la mar el buque insignia de la Armada ‹‹Juan Carlos I››. La Casa del Rey y la Armada gestionaron que la entrega de la Bandera de Combate se hiciese en Barcelona, como es tradición, y que la madrina fuese la Reina Doña Sofía. Negativa total del alcalde perteneciente a ese partido, ya saben. Portazo al Rey Don Juan Carlos, portazo a la Reina Doña Sofía, portazo a la Armada, en definitiva portazo a España y a todo lo que huela a español, como Dalí.

Por eso no les gustan los soldados, no los quieren en el Salón de la Enseñanza a pesar de ser el estand más visitado por los jóvenes en busca de salidas labores ¿o será el amor a España lo que molesta?

El Cuartel del Bruch en Barcelona

Tampoco les gusta el Tambor del Bruch cuyo nombre lleva un Cuartel de Barcelona, una de las pocas representaciones que del Ejército quedan. La mayor y con gran peso histórico en su recinto. Su nombre ha desaparecido de la línea del metro, estación de Zona Universitaria, como por arte de magia. Ya no existe. Sonaba fatal eso de cuartel. Claro que el tambor del Bruch tocaba a arrebato cuando los franceses querían robarnos España.

‹‹Viajero para aquí, que el francés también paró, el que todo pasó no pudo pasar de aquí››.

Son pequeños detalles que exigen grandes soluciones, porque poco a poco se les ha consentido todo. Lo peor ha sido que han inyectado el odio y rechazo a todo lo español, una semilla que, aunque no ha crecido, se ha agostado, ha dejado la cizaña al descubierto. Son cuatro y tocan el tambor a ver si parecen legión, pero ¡no! España está por encima de todos ellos.

Cuartel del Bruch en Barcelona

El Tambor del Bruch fue y es un catalán tan español que dijo y ahora repite:

‹‹Parad aquí, no podéis pasar de aquí››.

También hay que decírselo a los que han consentido que hayan podido hacer este ignominioso recorrido y llegar hasta aquí. Por no hacer cumplir la Ley. En los grandes y también en los pequeños detalles.

Además ofendiendo.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

7 abril 2017

LA ATRACCIÓN DE LA MUERTE (General de División Juan Chicharro Ortega)

victor barrio

Victor Barrio

Desafortunadamente el pasado día 29 de julio, Víctor Barrio, torero segoviano de 29 años, falleció en la plaza de toros de Teruel a causa de una brutal cornada en el pecho que le infirió el tercer toro de la tarde. Este hecho, que ha levantado una enorme polémica sobre el mundo de los toros, me ha llevado a reflexionar sobre la atracción que la muerte tiene sobre el ser humano en general, pero muy especialmente sobre los que habitamos en esta piel de toro.

A ver, si hablamos de toros, pregunte Vd. sobre los toreros más conocidos y pronto observará que la respuesta más común nos recordará a Manolete y a Paquirri, ambos muertos o caídos en “acción”. Al aficionado en general apenas le interesan las faenas que no impliquen el riesgo de la cornada, es decir la lucha con la muerte, y si después  pregunta por los toreros vivos más populares verá como le citan a José Tomás o tal vez a Padilla. Y ello porque al margen del arte que despliegan con la muleta, es el “heroico” desprecio que muestran por la vida, o sea el coqueteo con la muerte, lo que atrae la atención del espectador celtibérico.

numancia

Numancia

sagunto

Sagunto

En otro ámbito como, por ejemplo, en el de la historia patria, encontramos ejemplos que apoyan mi argumento; así, si nos remontamos a 2.000 años atrás pocos acontecimientos tienen tanta fuerza como las heroicas defensas de Numancia o Sagunto donde, en lucha contra romanos o cartagineses, el mayor orgullo de los celtibéricos fue sin duda – por extraño que parezca – la muerte de todos sus habitantes. No pregunten al vulgo por otros hechos históricos de la época porque el español medio no va a saber responderle.

Y si nos referimos al ámbito naval haga Vd. la prueba de preguntar sobre aquellos hechos navales donde la victoria de la Armada española sea un hecho histórico relevante. Ya le anticipo que salvo en el caso de Lepanto pocas respuestas va a tener y ello a pesar de que es difícil pensar que se pueda haber  sostenido  un imperio en América y Asia sin la eficaz acción de una Armada como la española. Es evidente que hubo muchas victorias en 400 años, pero en la memoria histórica de nuestro pueblo perduran sobre cualquiera de ellas, y, además curiosamente con gran orgullo, acciones trágicas como las de Trafalgar o Santiago de Cuba, que, dicho sea de paso, fueron auténticos desastres.

trafalgar

Trafalgar

Nada parecido a lo que uno puede encontrar en otras culturas como, por ejemplo, en la británica, donde cualquier signo de derrota es borrado. Así, la descomunal derrota y desastre de Vernon, en Cartagena de Indias, no existe en la historia de la “Royal Navy”. Con motivo de una visita de agregados navales al museo naval me llamó la atención  que, cuando el guía español nos mostraba un cuadro donde se ve a Blas de Lezo derrotando y capturando una fragata inglesa, un Capitán de Navío inglés intervino y nos dijo que la fragata “Stanhope”( la del cuadro)  no había existido nunca en la lista de buques de la Armada inglesa.

alcazar de toledo

El Alcázar de Toledo

Y si nos trasladamos a épocas más recientes, por ejemplo, a la guerra civil del 36/39, verá que entre los afines al bando nacional pocos le hablarán de la batalla de Brunete o del Ebro sino más bien de la heroica defensa del Alcázar de Toledo, mientras que en el bando republicano pocos le hablarán o sabrán de la batalla de Guadalajara o de Teruel pero todos se enorgullecen de la defensa de Madrid, del famoso “no pasarán”. Siempre, en todos los casos, la muerte como final de la lucha y no de la victoria.

250px-Carga_del_rio_Igan

Carga del Rgto. Alcántara

Otro ejemplo: hace ya tres años que el Gobierno concedió la Cruz Laureada de San Fernando al Regimiento de cazadores de caballería Alcántara por su heroica actuación, hace 90 años, en la protección de nuestras tropas tras el desmoronamiento de las posiciones en Annual. Heroica acción donde las haya. Llama la atención, sin embargo, que un Regimiento, que tiene un  glorioso historial de victorias y brillantes intervenciones, pase fundamentalmente a la historia por la que fue su mayor derrota. De nuevo la gloria en la muerte que no en la victoria.

Por otro lado si repasamos las letras de  nuestros himnos o canciones patrióticas encontramos en todas ellas alusiones continuas a la muerte y a su símbolo; algo que ya les anticipo es difícil encontrar en los similares de otras naciones salvo en las de los países hispanoamericanos donde se intuyen las influencias propias.

Se queda uno atónito cuando oye cantar a los infantes de marina con orgullo que ”morir por ella (la patria) es nuestra obligación” o que ”por la patria es deber del español la sangre derramar“. ¡Caramba! Siempre canté este himno a grito pelado pero he de confesar que en mi fuero interno pensaba que realmente mi obligación – llegado el caso – era luchar con valentía, honor y vencer; pero de ahí a que mi obligación fuera el morir, pues he de decir que es algo confuso. Oiga, si la muerte llega, pues, mala suerte, pero de ahí a que se tenga que morir uno por obligación pues me parece que no; una cosa es estar dispuesto a dar la vida por un ideal y otra por obligación.

No sigo pero repase Vd. las letras de nuestros himnos militares y verá la continua alusión a la muerte y al deseo del soldado español de alcanzarla. Si es con gloria, claro está. Les aseguro que es una peculiaridad de nuestro carácter que difícilmente encontrará en canciones inglesas, francesas o americanas.

No parece lógico, pero es un hecho que el celtíbero tiene un sentido trágico de la vida, algo que llama poderosamente la atención del foráneo, tal como la de aquél agregado militar británico que un día quiso saber la razón de tanta alusión a la muerte en nuestros himnos y actos militares.

lozoya

Lozoya

Sin duda hoy escribo influenciado por el entorno en el que me encuentro, en las tierras del valle del Lozoya, donde abundan restos de asentamientos humanos prehistóricos, de los antiguos pobladores ibéricos fascinados ya por el más allá desde entonces según se deduce de lo encontrado…

General de División de Infantería de Marina Juan Chicharro Ortega (R.)