¡UN CAMPO DE MINAS! Visusmilitis15 de julio de 2018 Adolfo Coloma GB (R) del ET

El soldado veterano

Sí, el panorama que se divisa desde la atalaya en la que el viejo soldado tiene establecido su puesto de observación, es lo más parecido a un campo de minas.

Porque un campo de minas, aun cuando esté parcialmente en desuso por parte de un buen número de países, no es más que un obstáculo a la movilidad, es decir, hacia el avance y hacia el progreso. En realidad, no es ni de largo un obstáculo impenetrable, pero para que sea eficaz tiene que conjugar el riesgo cierto de sufrir algún daño si se decide atravesarlo sin más; y además, precisa estar batido por el fuego, es decir, controlado.

Pues con esas premisas, mirando hacia atrás sin ira en un radio de acción no superior a una semana, ya me dirán Vds. si a los objetivos de este blog, que no son otros que la unidad de la patria, el fortalecimiento de sus Fuerzas Armadas, conjugando sus valores con los de la sociedad; el panorama que se divisa no es sino un auténtico campo de minas.

Pues sí. Comenzamos por contemplar el frente exterior. Un tribunal de alemán de esos de primera instancia e instrucción, se permite tumbar la jurisprudencia de todo un Tribunal Supremo de uno de los Estados miembros, sin que desde nuestros propios  cuarteles generales, se decida nadie a acudir en socorro de nuestra maltrecha justicia, al amparo del –“Acatamos la decisión judicial. Cualquier decisión judicial”-. En el frente institucional, se contemplan desde la contrapendiente los continuos ataques, desplantes  a la Familia Real, mientras no dejan de hacerse guiños y carantoñas con los más radicales independentistas, con tal de que no prendan la mecha de un nuevo referéndum por más ilegal que vuelva a ser. En el de la educación, se alejan cada vez más por el flanco, apartándose de la centralidad de un auténtico pacto de Estado, para subastarla al más radical postor. En el frente de Defensa titubeos, balbuceos, dimes y diretes que nunca llegan a cristalizar y en consecuencia, no llegan a reflejar la imagen de socio creíble y fiable. Y en el frente económico, encima hay euforia, porque al renunciar a meter en cintura el objetivo de déficit, se miran el ombligo felices de pensar que “tenemos más para gastar”. Mientras tanto,el flanco derecho no termina de concretar una propuesta clara y sólida que aporte indicio alguno de por dónde fijar el frente de ruptura que garantice el cruce del campo de minas con las mejores garantías de éxito.

En vez de emplear los levantaminas y bengalas explosivas de que disponemos en abrir pasillos hacia adelante, nos  invitan a mirar hacia atrás, hacia un pasado que, porque nos afecta tanto como nos duele a todos, a todos sin excepción, quisiéramos superar de una vez por todas.

Lo dicho. ¡UN CAMPO DE MINAS!

Adolfo Coloma GB (R)del ET

Blog: generaldavila.com

15 julio 2018

¡OJO AL MANOJO! Visusmilitis 1 de julio de 2018 Adolfo Coloma GB (R) del ET

El soldado veterano

Qué razón tiene el Teniente Manrique al resumir hace unos días la situación actual, acudiendo a la tristemente famosa frase de Amadeo de Saboya: “Esto es una jaula de grillos”.

Mucho ha dado de sí la semana. Comenzando por la oferta del Presidente del Gobierno al Lehendakari de abrir la caja de las pensiones, poniendo en contra al resto de las comunidades; pasando por la peculiar entrevista del líder de Podemos con el Molt Honorable Sr Torra, quien vertiò toda su mierda sobre España, en un acto público en Washington. Tuvo que salir en defensa de la dignidad de la nación el embajador de España en aquella capital, Pedro Morenés ¡¡con un par!!Pero que se ha quedado solo ante el peligro, con la única excepción del Ministro de Exteriores, Borrell. Claro, que más solo dejaron a SM el Rey en la entrega de los Premios Princesa de Girona, sin nadie, repito, nadie que le acompañara. Y mientras la derecha se tienta la ropa para la elección de su nuevo líder, el acercamiento de los presos de ETA, sin arrepentimiento y sin pedir perdón divide a la sociedad, tanto como la eutanasia o la exhumación de los restos del Caudillo ¡Como si no hubiera asuntos más demandantes en la sociedad española!

No se puede culpar de este galimatías al presidente del gobierno, que estaba en Bruselas tratando de poner parches, con sus homólogos europeos, al gravísimo drama, problema y amenaza que es la inmigración ilegal, después de haber pasado por París, en su primera visita como presidente del Gobierno de España.

Y desde su atalaya, algo herrumbrosa y desvencijada, el viejo soldado, acostumbrado como está a mirar al otro lado de la colina (o del horizonte) no deja de pensar ¿A quién beneficiará tanto ruido de grillos? No sé, no sé, pero me da a mi que a nuestro vecino del sur no le ha debido sentar muy bien que el presidente del gobierno haya mudado la tradición de hacer la primera visita al Reino Alauita, y se ha despachado soltando la mano en el asunto de las pateras.

Y ello le mueve a una reflexión algo más profunda, acostumbrado como también lo está, a hacer balances de fuerzas. Y créanme, no es para alarmarse, pero si para preguntarse qué estamos haciendo mientras nuestro incómodo vecino, tacita a tacita, va incrementando su arsenal por tierra (200 tanques americanos Abrams M1A1, adquiridos con créditos saudíes) , mar (montando una marina que va mucho mas allá de lo que necesita para la defensa de su zona económica exclusiva, con una moderna fragata FREMM y 3 corbetas portamisiles y de otros buques de superficie y a punto de adquirir capacidad submarina. Un importante salto cualitativo).Y también por aire (23 cazas F-16 BLOCK mejorados, como punta de lanza de su arsenal aéreo) Amén de la construcción de una moderna base naval en Ksar el Sgir, cerca de Tánger para aumentar su control sobre el estrecho. Según el Instituto de estudios para la Paz de Estocolmo, en los últimos 10 años ha multiplicado por 15 sus inversiones en armamento y material de defensa.

Mientras tanto, poco, muy poco se ha hecho por nuestra parte. Tras la crisis que todos los sectores de la sociedad han experimentado, los programas especiales de armamento tienen muchas dificultades para cumplir los plazos previstos para su entrega a unas Fuerzas Armadas “en situación crítica”, en palabras del propio Jefe de Estado Mayor de la Defensa.

Y dice el viejo soldado, emulando a ese soberbio poeta sevillano que alumbró un poema con nombre tan simbólico como “La PROFECÍA

“Mira que soy perro viejo

 y estás tú muy tranquila

¿quieres que te de un consejo?:

¡vigila, mujer, vigila!

Adolfo Coloma

GB (R)del ET

Blog: generaldavila.com

1 julio 2018

VISUS MILITIS «MÁS DE LO MISMO» General de División de IM. (R.) Juan Chicharro Ortega

Ya quisiera el viejo soldado apuntar su mirada a los muchos y variados asuntos que se producen en el mundo todos los días, más el peligro que se cierne sobre nuestra Patria, como consecuencia del proceso revolucionario que se vive en Cataluña, no da opción a dirigir el esfuerzo principal de nuestra acción a otra cosa que no sea la defensa de la unidad de España.

Lamentablemente  el  éxito obtenido al abortar el golpe de estado habido mediante la aplicación del artículo 155 de la Constitución, con la finalidad de revertir el orden constitucional en Cataluña, queda minorizado al contemplar esta situación con un aspecto provisional y desde una perspectiva meramente política.

En cualquier clase de guerra, sea esta convencional o subversiva, hay un principio básico de actuación que no es otro que la explotación a fondo de cualquier éxito obtenido de forma implacable, como única forma de alcanzar una victoria completa impidiendo que el enemigo se rehaga. Francamente no parece que sea esta la situación en la que nos  encontramos.

Asistimos atónitos ahora a movimientos de repliegue del proceso secesionista con el beneplácito de la opinión pública y del propio Gobierno de la nación.

Sería conveniente que los responsables del mantenimiento del orden constitucional aprendieran algo de los diferentes procesos revolucionarios/subversivos habidos en la historia y comprendieran que nos encontramos ante la pura táctica del “baile del minué”: dos pases adelante y uno atrás.

Todo indica que tal y como se desarrollan los acontecimientos seguiremos asistiendo a más de lo mismo.

Juan Chicharro Ortega

General de División de IM. (R.)

Blog: generaldavila.com

LA VETERANÍA YA NO ES UN GRADO General de División Rafael Dávila Álvarez (R.)

Desde muy pequeñito miraba las medallas y acariciaba los entorchados del abuelo. Acostumbrándose sus ojos a cambiantes uniformes llegó a entender cada momento. Desde el barro y duro entrenamiento a las galas y oropeles.

Soñaba como niño que era, mientras la ilusión penetraba hondo hasta asumir realidades más allá de las imágenes. Encarnadas iban quedando cuando nacía una vocación ineludible hacia el deber. Un compromiso. Sueños, ilusiones y no poco esfuerzo. Vigilias de padres y preocupación del abuelo. Los años hacen análisis profundos y serios, pero ante un nieto… no hay más que sueños.

Llegó el día. El viejo soldado ve a su nieto mudar la piel; vestido de cadete, piel de uniforme. Empieza de nuevo la historia.

Y el viejo soldado desempolva el uniforme ya encogido. Saca brillo a alguna medalla solo para encandilar la ilusión de su nieto. Es una especie de hoja de servicios escrita en el pecho. Algo sin importancia. Ya no la tiene.

Hoy es el día de su Jura de Bandera. Cordones rojos de Cadete; ese sí que es el valor de ahora. Las medallas aún por conquistar. Asaltos pendientes. Lo primero el beso a la Bandera. Hoy. Ya para siempre un vínculo sencillo, pero muy fuerte.

Así pasa y pasará la vida: entre banderas, entre cánticos de guerras.

El abuelo se puso su uniforme de gala con el más alto grado alcanzado. El mismo uniforme de tantos años. Vestido de ilusión va hacia la Academia Militar. La General, la de todos; Armas y Cuerpos funden su emblema.

Un joven sin estrellas, de uniforme casi recién estrenado, le pide la credencial de entrada. No la lleva. Su uniforme no es suficiente. ¡Ah! Las normas, el protocolo… Eso es peor que la guerra. Después de tantos años… Van pasando otros sin uniforme mientras el abuelo espera. Está retirado, pero nunca pudo pensar que su retiro fuese tan real y cruel. Da lo mismo, hoy es el día de su nieto. Ya está formado. Desde lejos intenta adivinar su puesto en formación. El abuelo está lejos, en una fila de atrás, donde puede y le han dejado… Mira desde un hueco, detrás de los que han llegado antes, por encima de las estrellas.

Suena España. El himno amado, el beso a la Bandera. Ve de lejos al nieto entre los agujeros que dejan algunas guerreras. De puntillas se alza y ve; más que otros. Desde la última fila, ahora es la primera.

Ya ha terminado la ceremonia. Quiere correr al abrazo, pero de nuevo un sonoro «alto a donde va», le detiene. No lleva la invitación; como antes el uniforme no es la librea. Se cuela como puede. Abraza a su nieto. Este le saluda, firmes ante su abuelo, del que hereda… todo lo hereda.

Se creía dueño del mundo, pero era un soñador vencido. Ya no era.

Otras ilusiones. Hoy ha terminado aquello por lo que viviera y si necesario fuera muriera. La veteranía ha dejado de ser un grado.

El veterano

Cuelga el uniforme. Lo guarda sin pena. No merece la pena ser viejo y colgarme la guerrera. De paisano. Aunque se aflija mi bandera.

Ya otro como yo morirá por ella si preciso fuera. Mi nieto lo ha jurado con un beso a su Bandera.

General de División Rafael Dávila Álvarez (R.)

Blog: generaldavila.com

24 octubre 2017

Visus mílitis EL ESFUERZO PRINCIPAL General de Brigada Adolfo Coloma Contreras (R.)

El soldado veterano

– “Sí, señores, os entiendo”- Dice el viejo soldado a los suyos, en alguno de cuyos rostros adivina el cansancio y el hastío al leer el periódico termómetro de la situación actual que constituye ese “visus mílitis” (la mirada del soldado) de este blog.

Algunos pensarán que no hay otro tema que acapare el interés de estos soldados que no sea el desafío independentista que amenaza la unidad de España desde el flanco noreste y que tiene su máxima expresión en el pretendido (e ilegal) referéndum en Cataluña el ya muy próximo primero de octubre. Puede que estemos dando la impresión de que otros muchos asuntos, pongamos las misiones internacionales de nuestros Ejércitos, el difícil equilibrio del presupuesto del ramo, los cobardes e indecentes ataques, al amparo del anonimato, a buenos soldados que nos han servido de inspiración, la crisis de los valores que representan las Fuerzas Armadas, más allá de la mera profesionalización; no nos mueven a escribir.

Nada de eso. Porque todas y cada una de estas cuestiones – y otras más- es por lo que estamos aquí. Para compartir nuestras ideas dentro del mayor respeto y de la más estricta legalidad. No es necesario que nadie nos lo recuerde. Nos lo imponemos nosotros mismos acostumbrados a una vida de servicios a España desde esa segunda piel, el uniforme, del que ni la edad nos permite despojarnos.

Sucede que tenemos una forma muy clara de pensar, que no única. Desde las decisiones más simples a las que habíamos de responder con el – Adónde, por dónde, cómo y cuándo – Hasta las cuestiones más complejas, de nivel operacional o estratégico, nos incitan a examinar el centro de gravedad del asunto y, en consecuencia, identificar la forma de acometerlo ejerciendo sobre él lo que denominamos el esfuerzo principal. Lo demás, es secundario, aunque ha de colaborar con el logro del objetivo final.

Así es que, me temo, que al ser la unidad de España el principal asunto que nos ocupa y nos preocupa, mientras no veamos superado este riesgo, el desafío independista seguirá constituyendo nuestro objetivo principal.

Adolfo Coloma

GB (R) del ET

Blog: generaldavila.com

30 julio 2017

VISUS MILITIS DIA 8 DE JULIO 2017-07-06 JUAN CHICHARRO ORTEGA GENERAL DE DIVISIÓN DE INFANTERÍA DE MARINA (R.)

ESPERANZA. ESPAÑA

ESPERANZA

Mala semana la que nos ha dejado.

Manifestaciones lesivas para la dignidad humana, en Madrid, apoyadas por casi todos los partidos políticos, a los que esta les importa bastante poco, y  órdago secesionista en Cataluña sin que se acabe de atisbar una reacción real por parte del Gobierno. Sólo palabras y palabras.

Más el viejo soldado se llena de esperanza asistiendo y viendo a cientos de jóvenes venidos de toda España realizar las pruebas selectivas para el ingreso en las escalas de oficiales y suboficiales de nuestros ejércitos. Jóvenes llenos de energía patriótica y ansiosos de demostrar su valía vistiendo el uniforme militar.

Y en la misma línea ya estamos viendo, y veremos en los próximos días, las entregas de reales despachos a tenientes, alféreces de navío y sargentos.

Viejos ejércitos de tradición centenaria completarán sus mandos con savia joven y nuestras unidades, herederas de un pasado glorioso, forjado a sangre y fuego, continuarán su andadura en este azaroso y convulso tiempo que nos ha tocado vivir.

¡Arriba el mandato de España y de Dios!

JUAN CHICHARRO ORTEGA

GENERAL DE DIVISIÓN DE INFANTERÍA DE MARINA (R.)

Blog: generaldavila.com

9 julio 2017

Visus mílitis 4 de Junio 2017 HORIZONTES DE GRANDEZA General de Brigada Adolfo Coloma Contreras (R.)

El soldado veterano

En poco más de un mes, nuevas promociones de oficiales y suboficiales dejarán (por un tiempo) las aulas, accederán a la vida activa y con carácter general, se integrarán en las unidades.  ¡Cuánta ilusión! ¡cuántos afanes! ¡cuántas expectativas! ante el futuro que ahora se le abre.

Con infinita nostalgia recuerda el viejo soldado las suyas de antaño. Atrás quedaban años de aprendizaje de este duro oficio de las armas. Clases teóricas y prácticas, estudio, exámenes y maniobras.

Casi ha olvidado los conocimientos que entre aquellos muros adquirió. Pero una cosa recuerda con claridad meridiana. Ante el reto al que se enfrentaban, el consejo de sus viejos profesores se podría resumir en pocas palabras: “Buscad siempre las ocasiones de mayor riesgo y fatiga” Y aquello hicieron todos dispersándose por la geografía patria, dondequiera que alcanzasen sus límites. Aquella máxima junto con la de: “No buscar otra cosa que la satisfacción del deber cumplido” constituyeron su norte y guía.

Doblando ya la treintena, al que más y al que menos le tocaba ya volver a pasar por las aulas. Nuevo encuentro de la promoción en el que cada cual compartía con los demás sus experiencias en las arenas del desierto, en las montañas, subido a un carro de acero, colgado de un trozo de seda y un puñado de cordones, con chapiri, boina verde o simplemente con el gorro cuartelero, pero siempre buscando nuevos horizontes por más que, ya entonces, los protos comenzaban a hablarnos de la necesidad de tener “un perfil” determinado. ¿Y qué era aquello del “perfil”? bueno, un poco de allá y de acá, sin olvidar naturalmente el asunto de los idiomas. Habíamos entrado en la OTAN y participábamos en empresas multinacionales. No se trataba ya de un horizonte tan nítido. Nuevos escenarios, procedimientos distintos ¡Ah! Y el puñetero inglés.

Y cuando ya peinábamos canas y aspirábamos al mando de las unidades superiores, volvimos de nuevo a unas aulas que nos abrieron las mentes a nuevos horizontes. Más allá de aquella sierra, mucho más, o de aquellos meridianos y paralelos, todavía más allá. Claro que, para entonces ya no nos bastaba ni siquiera con “el perfil”, se trataba ahora de perfeccionar “la rosa de los vientos” un compendio de cualidades y aptitudes que se nos requería, a tenor del momento, a veces un poco a toro pasado. Había que ser multinacional y conjunto para aspirar a más.

Pero lo cierto y verdad es que, desde aquel único, diáfano y juvenil horizonte, hemos ido descubriendo y conquistando muchos más para volver de nuevo casi donde habíamos empezado. Donde comenzarán en pocos días los nuevos oficiales y suboficiales que salgan de las Academias, a perseguir sus horizontes:

Horizontes de grandeza

Porque no hay mayor grandeza para un soldado que el servicio a los demás, el servicio a esa Patria de la que ya casi nadie quiere hablar, junto con la satisfacción del deber cumplido.

Adolfo Coloma

GB (R.) del Ejército

Blog: generaldavila.com

4 junio 2017