PARTE DE GUERRA. OCTUBRE DE 2018 General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

La situación en el frente se agrava. En esta batalla de desgaste el tiempo juega a favor del enemigo. El cansancio y el aburrimiento hacen mella en las tropas de vanguardia al ver que desde la retaguardia se prepara un armisticio que supondrá la cesión del territorio usurpado. Desde las posiciones defensivas a las que nos hemos replegado no se observa ni el más mínimo gesto de preparación para un ataque que recupere nuestros históricos dominios. La moral entre la tropa empieza a decaer, nadie inspira confianza a sus subordinados, hay valor y energía, pero surgen dudas sobre la voluntad de vencer que hay en la retaguardia. La percepción que se tiene en estos momentos es la de un estado de indiferencia, signo de derrota futura. No hay órdenes claras, ni firmeza en el despliegue. Desde que comenzó la guerra hemos ido perdiendo terreno y solo un único contraataque nos ha permitido la captura de prisioneros, aunque otros, huidos, han sido protegidos y amparados por naciones que dicen ser amigas. Ha sido un contraataque neutralizado por nuestros propios aliados desde sus servicios jurídicos rompiendo los acuerdos alcanzados con esfuerzo de años; y aún en vigor. Otro nuevo frente abierto que habrá que vigilar: el enemigo que huye es escuchado en sus reclamaciones y acogido por nuestros aliados.

Los servicios de información no descansan e intentan averiguar el lugar por dónde puede haber una fuga de datos ya que se ha comprobado que las noticias encriptadas son explotadas por el enemigo una y otra vez. Una quinta columna se mueve en la retaguardia y se sospecha que infiltrada en las más altas instituciones.

Para la agitación y la propaganda, viejo método conocido como agitprop, disponen de un Departamento oficial que dirige sus acciones dentro y fuera del territorio nacional.

La situación es de tensa calma. Pretenden ganar la guerra desde las posiciones alcanzadas dando visos de legalidad a su conquista y su principal movimiento en este momento es mantener las líneas dominadas  mientras convencen en el ámbito internacional de la legalidad de su actuación y la agresión que dicen haber sufrido a sus libertades. Falsas e ilegales embajadas se abren en su nombre, como si fuesen una nación, con impunidad y dinero que no les pertenece. No hay control económico ni sanciones al despilfarro que efectúan y se ven inversiones en el frente constatadas por un aumento ostensible de medios de ataque  y propaganda.

Ante la situación alcanzada, el aumento del poder enemigo y sus conquistas, es necesario preparar con urgencia una nueva maniobra en todos los campos de la acción antes de que logren una victoria irreversible.

Por ello conviene contemplar las hipótesis de actuación del enemigo: la  más probable y la más peligrosa, que sometemos a su consideración. En función de ellas debe adoptarse la maniobra a realizar y montarse la seguridad.

Hipótesis más probable: Con la orden dada a nuestras tropas de disminuir la presión ejercida sobre el enemigo, lo más probable es que este se mantenga en sus posiciones mientras gana tiempo para aminorar también la presión judicial, negociar con nuestros representantes en un intento de alargar el proceso de enfrentamiento, aumentar su actividad internacional para alcanzar el reconocimiento exterior, aunque sea mínimo, que le permita presentarse y ser reconocido como territorio independiente con el plácet de las organizaciones internacionales. Como apoyo a todas estas acciones llevará a cabo ataques indiscriminados realizados por pequeños e indefinidos grupos violentos, guerra de guerrillas urbana, para elevar la presión social y el eco mediático. Conseguido un mínimo de sus objetivos la tensión irá aumentando hasta llegar a un enfrentamiento mayor, de grado superior al actual, incluso de violencia extrema, con la finalidad de que intervenga un organismo internacional como mediador. La situación entonces podrá darse por perdida.

Hipótesis más peligrosa: El reconocimiento como territorio independiente y el consiguiente establecimiento de relaciones por parte de una nación extranjera. Riesgo que aumentaría si esta fuese alguna de las denominadas aliadas o amigas, cosa no descartable dada la reacción vista por alguna de ellas en cuanto al trato dado a los perseguidos por nuestra justicia. Esa situación de apoyo internacional, aunque mínimo, pero notorio e interesado, haría cambiar la percepción que desde fuera se tiene del conflicto aumentando el apoyo a la independencia del territorio ocupado por el enemigo y avalando su ilegal ocupación. No es de extrañar que la situación una vez enquistada se revise en Naciones Unidas (?) y se plantee reconocer como nueva nación a ese territorio usurpado a la nuestra y del que forma parte histórica desde su nacimiento como Estado.

Contempladas estas hipótesis en las que apoyar nuestra futura actuación, que habrá que contrarrestar con urgencia, me veo en la obligación de recordar ciertos aspectos, últimamente abandonados y que el enemigo explota continuamente y le sitúa en posición ventajosa:

Nula información de contacto. Las tropas propias carecen de la información diaria que les permita tomar decisiones sobre los momentos puntuales en los que se producen los frecuentes enfrentamientos locales.

-No hay control efectivo del tránsito de mercancías en puertos y aeropuertos con la gravedad que esto supone para la introducción de todo tipo de material.

Dispersión de la información y lo poco fiable de la misma con una gran multiplicidad de canales informativos que distorsionan el mensaje.

-Por último y lo más grave. Cada vez se sabe menos qué es lo que hay que defender y cómo hacerlo. La actuación del enemigo sin control de ningún tipo, ni económico ni moral, ni político ni material, hace que desde la perspectiva de nuestro despliegue las tropas se sientan rodeadas y que el cerco sobre ellas cada vez se estrecha más.

-No me queda más remedio que trasladar a VE. la pregunta que corre por este frente, primera línea de combate: ¿Tienen desde la retaguardia voluntad de vencer o entregaremos las posiciones que actualmente defendemos, con nuestras vidas si necesario fuere?

Expuestas esta hipótesis sobre la situación VE. con su superior criterio decidirá. Pero hágalo pronto porque el enemigo está dentro.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

Octubre 2018

LA MUJER, LA CALIDAD y LA IDEOLOGÍA DE GÉNERO Pedro Motas Mosquera

En la clasificación de las especies, aparecemos como “homo sapiens“, pero si miramos a la prehistoria habría sido más exacto decir “feminasapientis”, ya que “fue la mujer quien tuvo la sapiencia para dar el salto desde el Paleolítico al Neolítico“.

La perspicacia de aquella mujer descubrió que una semilla caída accidentalmente en la basura producía una espiga y que unos cachorrillos guardados como juguetes para los niños, se hacían adultos y podían reproducirse en cautividad. Decimos que la experiencia es madre de la ciencia: La mujer había inventado la agricultura y la ganadería. Pero su fino espíritu desarrolló también el sentido de la propiedad y del intercambio de excedentes. Así apareció un inicio de Comercio y de Servicios.

Esta revolución neolítica, debida a la sabiduría femenina y quizás a su innato sentido práctico de guardar y permutar, representó un espectacular avance en la calidad de vida del ser humano, es decir, del Hombre.

Estudios definen al Hombre como una realidad, con caracteres diferentes a los de otras realidades. Pero una realidad que tiene que ir haciéndose. Gracias a sus acciones el Hombre es persona humana frente a todo lo demás. Y esas acciones pueden y deben tender a aumentar la calidad del Universo. En particular, la calidad de los aspectos personales empezando por los más elementales, aquellos que constituyen la vida del hogar, la vida diaria. Si los varones repasamos nuestras vidas, comenzando por la infancia, caeremos en la cuenta que han sido prioritariamente mujeres quienes han contribuido a nuestro bienestar, quienes han dado calidad a nuestras vidas. Y si, al llegar a edad adulta, hemos tenido la suerte de encontrar a nuestra media naranja, podremos atestiguar aquel viejo dicho: “cada hombre llega hasta donde su mujer le impulsa”.

Cuando hablamos del Hombre como artífice de la Calidad, estamos implícitamente reconociendo ese papel que la mujer ha desempeñado y aún desempeña en la Calidad de Vida. Pero también pensamos en las numerosas mujeres que hoy trabajan por la calidad en general, a veces de una manera sencilla e ignorada, a veces de una forma clara e impetuosa. Y siempre con una supremacía sobre el varón: Su belleza, simpatía, instinto, buen saber hacer, resistencia física y síquica; en suma, la elegancia, que también refuerza la Calidad. Y no digamos si pensamos en la “producción” de la mujer, ¿Quién puede tener más calidad que una madre?

No hay duda de que la mujer nos sobrepasa en muchos aspectos, aunque tiene esa otra virtud de poder pasar inadvertida, dejándonos a los varones los laureles de lo conseguido. Y esto es también una accióncalitativa, es decir, de Calidad.

Naturalmente, los varones también hacemos calidad, quizás más aparente y menos sutil que la que ellas hacen. Al hablar del Hombre como hacedor de calidad, parece que los varones ocupamos un lugar preferente, pero es sólo porque las mujeres nos lo permiten. Ambos sabemos que, para alcanzar una auténtica calidad en nuestras vidas, necesitamos la amistad, el aprecio, la estabilidad y el amor, que sólo el otro sexo nos puede dar.

Hasta aquí la Calidad de la Mujer, calidad que conocí durante mi niñez y juventud a través de mi madre Q.E.D. y que muchos de vosotros también habéis conocido; pero vayamos a la actualidad de la ideología de género, con una calidad cuestionable:

La Ideología de Género quiere el poder, hegemónico e incuestionable y en todos los órdenes: el político, cultural, moral, social y económico. Su fin es transformar las instituciones, incluidas las leyes, para hacer efectivo su poder. Incurre en la tentación totalitaria y esto resulta extremadamente grave.

Es particularmente grave porque ya es la ideología hegemónica en España y en otros países europeos. Es decisiva en los planteamientos políticos de los partidos liberales, socialdemócratas y postmarxistas. Controla instancias burocráticas de Naciones Unidas y de la Comisión Europea. Es una confusión más sobre la que avanza.

Ella vive de la confusión a partir de la colonización del lenguaje. Para algunos, el concepto de género es una forma más fácil, incluso breve, de sustituir la palabra hombre y mujer. Hay que decir rotundamente que no es lo mismo, que no es su equivalente, y que aceptarlo equivale a propagar el marco de referencia de una ideología para la cual no existen hombre y mujeres tal y como los entendemos.

Se presenta como el marco donde se realiza un determinado feminismo. Hay que deshacer la confusión porque para esta ideología la mujer real, con sus características y condiciones objetivas concretas, no existe. Solo le interesa la mujer como: instrumento de lucha contra el patriarcado y solo en la medida en que se ajusta a su teoría. Esta es la razón por la que de la condición más mayoritaria y específica de la mujer, la maternidad, sus necesidades, situaciones de injusticia y carencias, no le interesan en absoluto. Pero sí la paridad en listas electorales y en los consejos de administración, dinero y poder.

No le interesa la igualdad real, porque instrumentaliza la realidad para que se ajuste a su teoría. Y su teoría dice que vivimos en una sociedad patriarcal dominada por los machos heterosexuales, basada en la explotación de la mujer y otros géneros. Para ello aduce desigualdades reales que sufre la mujer.

No le interesa la igualdad real porque desvía la atención de las causas objetivas de la desigualdad, las económicas, derivadas del modo de producción y las relaciones que determina, así como la desigualdad de oportunidades que se genera. El paradigma fue el Ministerio de Igualdad de Zapatero. Un gobierno socialdemócrata que creó un ministerio para la igualdad sin ninguna función económica, centrado solo en el conflicto entre la “clase mujer”, homosexuales, bisexuales, etc. contra la “clase macho heterosexual”.

Las administraciones públicas y las empresas utilizan el concepto de igualdad de género como equivalente sustitutivo de “igualdad entre hombre y mujer” pero, al asumir este lenguaje están incorporando una carga ideológica política extraordinaria. Están permitiendo que el lenguaje y, por tanto, las ideas, sean colonizadas por una ideología extraña.

En esta ideología no existen el hombre y la mujer como consecuencia de su naturaleza biológica. Solo cuenta la construcción cultural, que da lugar a sujetos cambiantes a su voluntad. Es el imperio de la subjetividad, de la desvinculación. Todo ello da lugar a una gran fragmentación. La unidad del ser humano en su especificad de hombre y mujer se ha transformado en multitud de identidades que exigen su reconocimiento político, y la existencia de derechos y prerrogativas específicas junto con los heterosexuales. Por eso, la maternidad y la familia no tienen lugar en esa sociedad de roles inciertos, movidos solo por la pulsión del deseo sexual y la destrucción del papel de la mujer y el hombre.

Es una ideología política que destruye el concepto objetivo de naturaleza humana, su fundamento material objetivo, su delimitación biológica, negando la realidad y sustituyéndola por la pulsión subjetiva del deseo sexual elevado a categoría política. Niega toda verdad a otras concepciones, a las cuales persigue por medio de la censura, la represión, la descalificación personal y mediática. Promueve el camuflaje de las causas económicas de la desigualdad, y al corroer el significado de ser humano, prepara las mentalidades para el Posthumanismo.

Es la exacerbación del yo desvinculado, porque destruye la relación fundamental de alteridad mujer-hombre, base de toda la civilidad y civilización humana, sitúa a la maternidad en un papel marginal y afirma que es posible prescindir de nuestra condición biológica. Y esta es la preparación del Posthumanismo.

En definitiva la ideología de género significa la destrucción de nuestra civilización. Una sociedad justa y su economía no pueden sobrevivir a esta confusión, desorden, arbitrariedad y persecución del hombre, porque destruyen los fundamentos de la naturaleza, su comprensión antropológica, su manifestación cultural y, con ello, las instituciones sociales que, como la familia, son necesarias para nuestra vida común.

Y concluyo con la añoranza que me produce el recuerdo de mi madre, que se adelantó a su tiempo como profesional destacada, mujer valiente y madre que supo también ocupar el puesto de mi padre, al que no conocí por nacer dos meses después de su muerte.

Un fuerte abrazo a todos.

Pedro Motas Mosquera

Blog generaldavila.com

27 febrero 2018

COMENTARIO DEL DÍA: MUERTE EN SIRIA ¿PARA QUÉ SIRVE LA ONU? General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Ataque con gases químicos en Jan Sheijún Niños muertos

La indignación es relativa. Mañana nadie lo recordará. Nuestro duro corazón se acostumbra a mirar a la muerte con indiferencia cuando no va contigo. Aunque esta sea de niños y con un enorme sufrimiento.

Ataque con armas químicas en Jan Sheijun una aldea al noroeste de Siria. La muerte infantil de esta manera violenta, su sufrimiento, causa un dolor que no tiene parecido con ningún otro en el ser humano. Sus ojos son el reflejo de la inocencia y del interrogante ¿por qué? Nadie tiene respuesta desde los planteamientos que hoy dirigen el mundo y su política de relaciones. ¿Internacionales? De la mentira, el insulto y relativismo ante la vida ha surgido la violencia extrema, peor que la guerra, más allá de la guerra. Cuando se llega a estos extremos y nadie hace nada se empieza a dudar de la política, de las relaciones internacionales, de sus dirigentes. ¿Para qué sirve el poder? ¿En manos de quién estamos?

Naciones Unidas es un marco de relaciones, de entendimiento y buena voluntad. Es el lugar del acuerdo entre todos. ¡Es mentira! En la Organización de Naciones Unidas no hay más razones y acuerdos que los que mandan los miembros permanentes de su Consejo de Seguridad: Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Rusia y China.  El resto son convidados de piedra.

El Consejo de Seguridad de la ONU

Nada más producirse el ataque con armas químicas en Siria (no es el primero ni será el último) EE.UU. ha promovido una Resolución en el Consejo de Seguridad de la ONU al que se han adherido Francia y Reino Unido para condenar el ataque. De buenas intenciones no ha pasado. Cualquiera de sus cinco miembros tiene derecho a veto. Eso ha hecho Rusia: vetar la Resolución.  Unos se echan la culpa a los otros. Todos piden una investigación que saben imposible de llevar a cabo. EE.UU. amenaza con intervenir por su cuenta. Ya hay soldados estadounidenses en Siria.

Pero Siria es tierra de nadie y de todos. En el fondo pocos saben de qué lado están. La muerte se ha instalado allí de manera tan brutal que es comparable con los mayores horrores de la historia de la humanidad.

¿En manos de quién estamos? ¿En quién confiamos? La ONU vuelve a dejar claro quién manda en el mundo y por tanto quiénes son los culpables. Entre ellos, los cinco magníficos, no hay más acuerdo que el que marcan sus propios intereses.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

7 abril 2017