EL ESCÁNDALO VILLAREJO Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

<<De todos los que en el ejército rodean al comandante en jefe, nadie está más próximo a él que el agente secreto; de todas las retribuciones, ninguna es tan generosa como la del agente secreto; de todas las cuestiones, ninguna es tan confidencial como las operaciones secretas>>(Sunzi El arte de la guerra).

Una sociedad madura, democrática, y consciente de lo que significa la historia, el presente y el futuro, no puede permanecer amansada, desorientada, alelada, anestesiada… con el escándalo policial del comisario Villarejo. Cada información que surge no hace sino aumentar la duda en las instituciones, poderes del Estado, y en esas otras que no son ni lo uno ni lo otro, pero lo parecen: bancos, empresas, medios de comunicación… todos infectados por el virus del espionaje. Surgen las amenazas como consecuencia del chantaje, de las escuchas ilegales, de los bastardos intereses de todo tipo.  Los secretos de cintura para abajo siempre han sido objeto preciado en nuestra sociedad, los bien pagados, ahora son de cintura para arriba. Quien esté libre tire la primera piedra. Mientras los juzgados se colapsan, las sentencias se eternizan y la interpretación de la ley va por barrios.

Un periódico digital ayer ofrecía la posibilidad de poder enterarte si tu teléfono estaba entre los participantes en alguna de las 15.000 conversaciones grabadas en no sé qué caso de corrupción. Más de uno habrá comprobado su teléfono y más de uno lo habrá hecho con el suyo y con el del amigo. ¡Sorpresa! El famoso comisario está por medio.

¿Cómo es posible?

Les dejo la pregunta del millón, pero esta tiene respuesta. Yo no la sé. Pero sé que tiene respuesta. ¿Con que medios se intervenían esas conversaciones?, ¿privados?, ¿públicos?, ¿quién compró esa tecnología? ¿quién los pagó?, ¿se conoce como se hizo el reparto de aquellos aparatos capaces de escuchar y grabar cualquier conversación?

Es el quid de la cuestión.

Alguien debe tener las respuestas. Seguro.

¿Qué ha sucedido en estos años en España? ¿Hasta dónde ha llegado la corrupción? Nunca lo sabremos. Pero sí recuerdo perfectamente aquel día: <<Los españoles se merecen un Gobierno que no les mienta>>. Recuerdo muy bien el día, la hora y los detalles.

Conviene que no lo olviden.

Y decía Sunzi: <<Los agentes secretos reciben sus instrucciones bajo la tienda del general; están muy cerca de él y lo tratan íntimamente>>.

Era allá por el siglo IV a. C.  Y parece que está escrito hoy. Claro que era para el arte de la guerra. Y esto de ahora no es la guerra sino la cloaca de la guerra.

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Blog: generaldavila.com

11 enero 2019

LOS SICOFANTES. LO QUE SABEMOS ¿Y LO QUE NO SABEMOS? Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

<<Solo si el soberano inteligente y el general competente reclutan sus espías entre los hombres de mayor talento, podrán culminar con éxito las misiones más decisivas>> (Sunzi. El arte de la Guerra. Trotta editorial).

Sunzi señala cinco clases de agentes secretos. Entre ellos los sicofantes que son aquellos que ambicionan las riquezas, denunciantes profesionales, acusadores, soplones, que ya en la antigua Grecia se consideraban mercenarios con sinónimos como: impostor, zaheridor, vituperador, calumniador. Crecieron siempre al amparo del poder. Sicofantes denunciaron a Sócrates.

No han desaparecido. Los hay buenos, malos y regulares. Hoy ocupan sus cargos en las cloacas del Estado. A las cloacas se le da carácter oficial y asunto arreglado. Si las cosas se pone feas, como es el caso, se recurre al chiste, no lo voy a repetir, que ustedes conocen; el del dentista: ¿verdad que no vamos a hacernos daño?

Nos escandaliza oír lo que estamos oyendo. ¿Cómo es posible? Grabaciones al más alto nivel. No es la primera vez. Recuerden que el Rey fue grabado, espiado. Más de lo que sabemos. Ya nadie se acuerda: cómo, por qué y por quién. La respuesta es lo que nos debe preocupar. ¿Quién es el que maneja la información? Fraccionada nada vale. El que sabe de aquí y de allá, de este y del otro, lo que le dice uno y otro, todos, todo lo sabe y guarda, ese es el que manda.

Para grabar conversaciones se necesita un material muy caro y no fácil de conseguir. En España se compraron unas maquinitas, no muchas, hace tiempo y no se sabe muy bien a dónde fueron a parar; ¿quién las tiene? Graban todo. A distancia. Móviles y conversaciones. Sin saber tu teléfono. ¿Quién las compró y para qué?; debe ser fácil saberlo. ¿Será alguna de estas maquinitas la utilizada por el sicofante de turno? Desde luego con el móvil no se han hecho las grabaciones. ¿Material oficial para grabar indiscriminadamente?

Quien ha manejado mucha información tiene contrato hasta el final. No han sido ni uno ni dos. Material sensible del que conocemos una muestra.

A una sociedad madura no le debe preocupar en exceso que estas cosas ocurran y que salgan a la luz. Sicofantes hubo, hay y habrá. Pero hay algo que preocupa y asusta: lo que no sabemos. Lo realmente preocupante de lo que estamos viendo y sobre todo oyendo es lo que habrá oculto, lo que no sabemos y nunca sabremos. Y lo hay.

No estaremos tranquilos. Los procedimientos no valen para cualquier situación. Atender a la Seguridad del Estado, de la Nación, es tan necesario que sería una temeridad no tener quienes a ello se dedican, incluso con alto riesgo de su vida. Como en combate.

Hacer uso de la información para beneficio propio o partidista es una de las mayores bellaquerías que se pueden cometer. Hay que castigarlo con el mayor desprecio de la sociedad. Para ello lo elemental es estar enterado. Porque no todos y de todo estamos enterados. Digo yo.

<<Si tus planes son oídos por el adversario, podrá elaborar estrategias de contraataque; si eres percibido por él, maquinará contra ti; si eres conocido para él, te pondrá en aprietos; si te ha desentrañado, te perjudicará>> (Tai gong Liu Tao jin-zhu jinyi, capítulo XXVI, p. 124).

Esto es para la guerra, pero esto otro, lo que vemos y oímos, es peor que la guerra.

<<¡Discreción! ¡Discreción! Pues no hay lugar donde no pueda haber espías. Si antes de efectuar una misión secreta ya se oyen rumores, debemos aniquilar tanto al espía como a quienes han recibido esa información>> (El arte de la Guerra. Sunzi).

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Blog: generaldavila.com

30 octubre 2018

¿POR LLEVAR TIRANTES CON LA BANDERA DE ESPAÑA? General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

 

“Atacan a un hombre por llevar tirantes con la bandera española y lo dejan en muerte cerebral”. Esa es la fría noticia. Con escaso eco mediático. Vayan ustedes a saber por qué. El caso es que es un hecho grave y con derivadas de alto riesgo.

Los cobardes abundan cada vez más y pretenden elevar su cobardía a virtud. Para ello se juntan, atacan en grupo, siempre por la espalda que es donde se reconocen. Solo dan la cara ante las indefensas retaguardias. Este ataque es una prueba de su valor. Dos contra uno y por la espalda. Son el reverso de la cara, la retaguardia; que descansa en el lecho de la alcantarilla. Luego la hazaña la pregonan desde su infectado cubil. El miedo les hermana y son muchos los cobardes que se unen ya bajo el terror de su formación. Empieza a preocupar la situación cuando se confunden el odio y la agresión con una pelea callejera o un asunto de ajuste de cuentas. Empieza a preocupar cuando detrás hay algo más que una riña o pelea. Si hay algo de lo que hay que protegerse es del odio, y más del cobarde.

Esto de las banderas no es ninguna broma. Los gongs de los tambores, las banderas y los estandartes tiene una poderosa razón de ser. Mientras la bandera está enhiesta en medio de la niebla y el humo de la batalla es señal que seguimos luchando y no va a ser fácil vencernos. ¡Ay!, de quien osa mancillar la bandera. Se defiende con la vida. Hasta sin brazos, con los dientes la sostendremos.

La espesa niebla no permite distinguir bien entre amigos y enemigos. Las formaciones de cobardes lo saben. Van a por lo que nos une e identifica: la bandera. El enemigo avanza a tu lado y aprovecha cualquier descuido para asestarte su traición. Por sus frutos los conoceréis.

Conoce al enemigo y conócete a ti mismo. No abandones nunca la guardia.

<<Cuando el mundo está en paz, un hombre de bien mantiene su espada al alcance de la mano>> (Sunzi- El Arte de la Guerra).

Elevamos hoy nuestra plegaria por el alma de Víctor Láinez asesinado en Zaragoza por llevar tirantes con la bandera de España. Cuesta trabajo creerlo. No confundamos una pelea callejera que termina en tragedia con la tragedia del odio de los cobardes.

Sin dejarse llevar por la ira hay que defender lo que nos une y estar vigilantes. Sin miedo, con prudencia, sin odio.

<<La técnica de la dominación consiste en actuar de suerte que nadie pueda perturbar a la nación y no en esperar que ningún enemigo venga a causar problemas. El país que erige sus instituciones civiles en la esperanza de que nadie les cause perjuicio alguno perecerá, mientras que aquel que establezca las leyes de modo que nadie ose ponerlas en peligro emergerá floreciente>> (Han Feizi xin jiao zhu).

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

13 diciembre 2017