SEMANA SANTA Y LA IMPLICACIÓN DE LOS MILITARES José Francisco Nistal Martínez Coronel Capellán

 

Semana Santa en Afganistán

Los militares actuales, en general, en el aspecto de la fe, tampoco pierden  el paso. Mayoritariamente se confiesan católicos. Luego, serán más o menos practicantes. Pero, el haber vivido experiencias dramáticas les ha hecho valorar, más si cabe, las cosas convencionales que dan calidad a la vida y cuidar, como tesoros, los bienes que nacen de los sentimientos y los afectos.

Este ejercicio no se aprende por ciencia infusa, ni interviene la magia. Las misiones de pacificación en el extranjero abren al máximo los poros del amor a la familia y del cariño a los que el corazón roza.

El Cristo de la Fe «Cristo de los Alabarderos» sale del Palacio Real de Madrid

Y, en la fe, no es distinto. Por eso, cuando llega Semana Santa, los militares católicos dan testimonio de sus convicciones y no dudan en manifestarlas públicamente envueltos en la otra piel, que es el uniforme. Es un derecho que ejercen en un estado a-confesional, que no laico. A nadie se le obliga. Por eso, nadie puede verlo ni como provocación ni como fanatismo. Los militares van vestidos de uniforme a las procesiones como, en la actualidad, pueden ir a otros actos que, en épocas no muy lejanas, las amenazas terroristas no aconsejaban. Y lo hacen libre  y voluntariamente, ejercicio que las hermandades agradecen profundamente. No es una hermandad completa sino hacen estación de penitencia militares en sus filas. La conexión vital entre unos y otros es la Fe en quien va a la muerte para devolver la Vida, Jesús de Nazaret. Y, de esto, los militares también pueden hablar. La sangre derramada por los héroes españoles de la era constitucional, fieles al compromiso contraído y sellado con el beso a la bandera nacional, ha regado paz y vida en mundos de ambiciones, odios y venganzas. En ambos casos, ni la vida fue un fracaso ni la muerte inútil. A la vista está que, en el tiempo, las semillas se han cuajado de frutos.

Los militares en las procesiones no son floreros decorativos. Son creyentes de todo el año que expresan su fe, unas veces anónimamente involucrados en las parroquias y, otras veces, identificados con su nombres sobre el borde del bolsillo del uniforme.

La BRIPAC con su Cristo de Ánimas de Ciegos

¡Ojalá los católicos en general, y particularmente los españoles, no fuéramos reos del pudor y la vergüenza que sentimos de manifestar públicamente nuestra fe que, por otra parte, fue un compromiso que adquirimos, voluntariamente, el día de nuestro Bautismo!…

Ser coherentes hoy, en todas las facetas de la vida, tiene un alto coste, por eso no faltarán indigentes culturales que no vean con buenos ojos a los militares en los cortejos procesionales. Al tiempo.

José Francisco Nistal Martínez

Coronel Capellán

Blog: generaldavila.com

lunes 26 marzo 2018

DE NUEVO LA UNIDAD MILITAR DE EMERGENCIAS (UME) General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

La UME en socorro de los atrapados en la carretera

He dicho en múltiples ocasiones (no se lo tomen al pie de la letra, solo es una hipótesis) que el día que otro “zapatero” cree una unidad militar contra la corrupción (y contra los tontos) en España disminuirán las tormentas y aparecerá un esperanzador rayo de sol.

Ministerio del Interior, Dirección General de Tráfico, Autonomías con todas las responsabilidades en protección civil y emergencias, delegaciones del Gobierno, empresas concesionarias y un larguísimo etcétera que todos ustedes bien conocen.

Ministerio de Fomento, Red de carreteras del Estado, Dirección General de Carreteras con cinco subdirecciones, 1.364 máquinas quitanieves, 242.297 toneladas de fundentes (principalmente sal), distribuidas en 352 almacenes y 530 silos. Vigilancia 24 horas al día en autovías y carreteras de alta intensidad de tráfico.

Seguro que muchas más cosas para luchar contra el general invierno. Y resulta que llega un general de muy bajo nivel y ninguno de todos estos costosos y numerosos organismos son capaces de hacerle frente. A temperaturas bajo cero más de 3.000 vehículos se quedaron atrapados en la carretera, principalmente en la autopista AP-6, con casi 80 kilómetros de corte, y miles de familias asustadas y sin atención durante 18 horas. Información nula. Nos cuentan que llegaron a pasar pánico conforme pasaban las horas. Nadie sabía lo qué hacer. Niños y mayores. Angustia.

Hasta que apareció la Unidad Militar de Emergencias. Otra vez. No es, ni será la primera vez, que le cubren las espaldas a la incompetencia. En definitiva allí apareció el Ejército.

No voy a entrar ahora en la discusión, por otro lado no olvidada, sobre la oportunidad o no de la creación de esta unidad y sus presupuestos restados del conjunto de las FAS cuando fue una misión que desempañaron siempre con máxima eficacia los ejércitos sin necesidad de crear un unidad específica y de tal envergadura y coste.

Lo ocurrido en síntesis y lo que interesa es que la Unidad Militar de Emergencias, como antaño lo hacían las unidades, ha sido la que ha sacado del monumental atasco a los responsables de estas imprevisiones e irresponsabilidades y, un vez más, los ciudadanos han comprobado en quien pueden confiar.

Después de oír las escusas de siempre, las palabras incluso ofensivas que pretenden echar la culpa a los automovilistas, o las que se dirigen unos a otros dependiendo del lugar donde estén, gobernando o en la oposición, lo que queda es una severa preocupación por la inseguridad a la que nos enfrentamos. Una añadida a otras más: la de no poder viajar en vacaciones o tener que hacerlo con equipamiento como para escalar un 8.000.

Al final siempre estarán <<los de la UME >>, los soldados, los militares. Como siempre que truena, aunque pasada la tormenta se les olvida.

Gracias de nuevo a <<los de la UME>>. Gracias soldados por vuestro buen hacer y en esta ocasión por llevar la tranquilidad  y sonrisa a los españoles en un momento muy crítico para muchos de ellos.

Veros aparecer entre la niebla y la ventisca fue su mejor regalo de Reyes.

No puedo terminar estas palabras sin hacerme eco de la anunciada subida de un 2% del precio del peaje de las autopistas. Momento muy oportuno.

Como dejaba caer uno de los responsables del desaguisado ante la imprevisión lo mejor será quedarse en casa.

La UME sin descanso para ayudar a los miles de atrapados en la carretera

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

8 enero 2017

 

 

 

COMIDA SANA Y ABUNDANTE La Legión siempre en vanguardia Adolfo Coloma GB (R) del ET

Comida sana y abundante

Encaramos este nuevo año con la incertidumbre sobre la sostenibilidad del sistema españolde pensiones. Un informe de la OCDE emitido en el otoño del año pasado así lo ponía de manifiesto. Es una cuestión de equilibrio entre los ingresos y los gastos, entre el haber y el debe. Los ingresos han sufrido una considerable merma desde que entramos en la crisis que el gobierno de turno negó, y los gastos se han ido incrementando(pese a la congelación de las pensiones los últimos años) debido al espectacular incremento de la esperanza de vida de los españoles. Según los datos de la OCDE, que viene a ser lo mismo que el club de los países más desarrollados, ocupamos el segundo puesto con una media de 83 años, tres años más que la media delos 35 países que integran dicha organización.

Estamos envejeciendo

Estamos envejeciendo, lo cual no es malo en sí. Todos aspiramos a vivir más y mejor, mientras podamos disfrutar de una calidad de vida razonable. Y como venimos sosteniendo desde este blog, las Fuerzas Armadas no dejan de ser un reflejo de la sociedad a la que sirven. El modelo de ejército profesional tiende inexorablemente al envejecimiento si no se buscan soluciones que permitan prolongar la vida de nuestros militares, especialmente de la tropa, en ocupaciones fuera de filas.No como un premio, sino en base a su mérito y capacidad. Asunto este tan serio como necesario, pero que merece más espacio del que hoy le puedo dedicar. Yo diría que se merece un auténtico pacto de Estado.

Y una de las consecuencias de ese envejecimiento es sin duda una cierta pérdida de la condición física y una tendencia hacia la obesidad. ¿O no es el incremento de la obesidad un problema de toda nuestra sociedad? Claro, que a los militares se nos exige una condición física de base que, sin llegar a ser muy rigurosa, no deja de excluir a una parte de la población. Además, para determinadas unidades o puestos, las condiciones llegan a ser verdaderamente exigentes.

En definitiva, el envejecimiento y la perdida de condiciones físicas, en particular el sobrepeso, es un problema que a todos los que tienen responsabilidades les preocupa.No es más que un reflejo de la Reales Ordenanzas para las fuerzas Armadas, cuyo artículo 25 comienza “Mantendrá una sólida formación moral,intelectual, humanística y técnica, un elevado conocimiento de su profesión y una adecuada preparación física...”

Y eso es lo que ha hecho la Brigada de La Legión, con su general al frente.Ha cogido al toro por los cuernos: ¡guerra a la obesidad! No pueden hacer nada contra el envejecimiento de sus miembros que viene señalado por la ley, pero si contra una de sus derivadas: la tendencia a la obesidad. Y vaya si lo han hecho. No como una orden recibida de los mandos del propio Ejercito ni de las autoridades del Ministerio de Defensa, como pretenden trasladar algunos medios de comunicación, deslizando la idea de que solo este problema afecta a una de las unidades más punteras y queridas de los españoles.Lo hacen porque como digo el sobrepeso comienza a ser un problema y La Legión siempre, siempre se ha puesto en vanguardia.

Es sin duda otra muestra de que La Legión no se ha quedado anclada en las Guerras de Marruecos, como algunos vocingleros proclaman. Y lo hace dando la cara a un serio y complejo problema cuya solución requiere un adecuado entrenamiento y mantenimiento de la condición física, una alimentación y hábitos de vida sanos y una supervisión facultativa adecuada.

¿Puede alguien dudar de la condición física del conjunto de las unidades legionarias? Los hechos hablan por sí mismos. En todas y cada una de las bases legionarias, incluidas las que se ubican en nuestras plazas de soberanía en la costa norte de África, organizan y pruebas de inusitada dureza y en la que los legionarios participan masivamente: Los 101 kms. de Ronda es la más veterana. La Africana en Melilla y la Cuna en Ceuta, ambas de 50 kms. Y últimamente la Desértica en la Base de Viátor. Por lo demás, La Brigada de la Legión se ha alzado los últimos cuatro años con el trofeo que otorga el Jefe de Estado Mayor del Ejército a la unidad que más se distingue por los resultados deportivos.

La alimentación ha sido una constante preocupación desde los tiempos fundacionales.  Como ahora hace el General Jefe de la legión, el Teniente coronel Millán Astray, fundador de la Legión cogió el toro de la alimentación por los cuernos, en una época en la que lo que la asignación que el Estado entregaba a las unidades  a tal fin, dejaba mucho que desear. Con imaginación e iniciativa, dispuso el fundador que los legionarios heridos,una vez dejaban el hospital y hasta que se encontraban completamente repuestos para volver a afrontar la vida en campaña, se ocupasen de una granja de la que extraían verduras y carne de cerdo y de cabra, para mejorar la alimentación de los legionarios. De ahí que se popularizase aquella canción:

“Comida sana y abundante

la que dan en el Tercio de Extranjeros

cocinada por cinco o seis mangantes

a los cuales llamamos los rancheros”

Hoy las cosas ya no son así. En los cuarteles de La Legión, como en el resto del Ejército, la alimentación corre a cargo de compañías civiles especializadas que se contratan por concurso público y son supervisadas por las unidades de servicio de los acuartelamientos. De cualquier forma, estoy convencido de que los mandos de La legión habrán encontrado la forma de negociar con tales contratas, una alimentación especializada para aquellos que lo requieran por razónes dietéticas,asistidos por los  médicos y  por el nutricionista que ha contratado la Brigada

Los profesores e instructores de educación física, de los que la Brigada de La legión está bien dotada, asistirán a los jefes de unidad en programas específicos y progresivos para colaborar con este proyecto integral  cuyo único objetivo es la mejora de la condición física de todos y el control del sobrepeso de los que lo padecen o tienden a ello.

 El sobrepeso es pues un asunto nada fácil de embridar pero al que la Legión le ha plantado cara con una sola finalidad cual es la mejora de la condición física y por ende, la salud de los legionarios y contribuir a la mejor imagen de la unidad. Lejos están ya aquellos días en los que algún veterano, entrado ya en años y en carnes mostraba tales excesos en uniforme reglamentario confundiendo al conjunto de la población sobre las unidades  legionarias y los que ya no  pertenecemos a ellas, pero que fieles a su espíritu y su credo, nos agrupamos en torno a las Hermandades de antiguos Legionarios, cuya uniformidad, a tono con la de la Real Hermandad de las Fuerzas Armadas y la Guardia civil consiste en una chaqueta azul marino, pantalón gris y zapatos negros. Eso sí, con la verde camisa legionaria y el chapiri por prenda de cabeza. Eso, que nadie nos lo quite.

Desde estas líneas proclamo mi confianza en que todos legionarios y mandos colaborarán con esta iniciativa por el orgullo de pertenecer a La Legión sin necesidad de coerción alguna. No me resta sino felicitar a La Brigada de La Legión por tal iniciativa.

Adolfo Coloma GB (R) del ET

Blog: generaldavila.com

5 enero 2017

 

Comentario del día EL JEME CON LOS MILITARES EN SITUACIÓN DE RESERVA GENERAL DE BRIGADA Adolfo Coloma Contreras (R.)

Jefe del Estado Mayor del Ejército

Solemos decir los militares, que el que es el militar lo es hasta que le llevan con los pies por delante, a menudo de uniforme en ese sublime momento, con independencia de la situación administrativa en la que se encuentra; activo, en la reserva e incluso cuando te retiras. Hace unos días un nada habitual comentarista de este blog me lo decía con un gracejo muy suyo: “Puedes dejar a La legión, pero La Legión nunca te deja a ti” tan afortunada sentencia podíamos sin duda ampliarla al Ejército, a las FAS y a todos los militares con independencia del color de nuestro uniforme.

Por eso agradecemos tanto iniciativas como la del Coronel Delegado de Defensa en Madrid, Jorge Bonal, que ha organizado un encuentro del General de Ejército JEME con militares del ET, en la Escuela de Guerra del Ejército en la calurosa mañana del día 14 de este agobiante mes de junio. El General Varela aceptó con entusiasmo el envite y allí nos dimos cita un largo centenar de militares en la reserva, sin distinción de empleos, escalas ni procedencia, porque la mayor parte asistió de paisano, para escucharle.

En poco más de veinte minutos, el General de Ejército compartió con los asistentes su visión de la situación del Ejército de Tierra desde su privilegiada perspectiva, dejando un amplio margen para responder a las preguntas e inquietudes que le quisieran formular los asistentes. Entre ambas partes, el General Varela nos habló de la situación actual del Ejército, calificándola de “defensiva” por razones de todos conocidas. Habló de los grandes retos, del plan de acción de personal, del material, de la enseñanza, de las instalaciones y cuarteles. En fin, un somero pero actualizado resumen con algún apunte de futuro

Pero lo que puso de relieve el turno de preguntas – y por eso lo traemos hoy aquí como comentario del día – es el deseo de unos militares preocupados, sí por la situación personal de cada cual, pero más allá de eso, llenos de iniciativas y propuestas al JEME para que contara con ellos para algo más que para contar en una simple lista. Ideas que iban en torno a que el Ejército aprovechase las capacidades y experiencias acumuladas por tantos militares durante tantos años en áreas que van desde voluntariados asistenciales, pasando por la contribución a la cultura militar y de defensa hasta foros de pensamiento. Todo ello en beneficio de la institución.

Desde este modesto foro del Blog General Dávila, aplaudimos la iniciativa del coronel Bonal y agradecemos la disposición del JEME a secundarla. Es más, invitamos sus representantes a lo largo de la geografía nacional, los comandantes militares de cada provincia, o los delegados de defensa para que organicen encuentros similares en sus respectivas demarcaciones. Es una forma más, pero muy eficaz, para conocer de primera mano, lo que se cuece en el kaki, más allá de las redes sociales, siempre intoxicadas con bulos y medias verdades.

Adolfo Coloma

GB (R.) del ET

Blog: generaldavila.com

15 junio 2016

 

ÓPERA CARMEN EN PARÍS. DEL ARTE Y OTRAS MANIFESTACIONES General de Brigada (R.) Adolfo Coloma Contreras

Un esperpento en París

Cualquier tiempo pasado no necesariamente fue mejor. Esto lo venimos sosteniendo los componentes de este blog por más que alguno nos tache de retrógrados o anticuados. La defensa de la unidad de España y la salvaguarda de los valores inherentes a sus fuerzas armadas, es lo que nos ocupa y nos preocupa. No por un absurdo afán de militarizar la sociedad ¡en pleno siglo XXI! sino por fomentar y difundir esos valores en el seno de una sociedad en un tiempo en el que la suspensión del servicio militar priva a muchos jóvenes de entrar en contacto con ellos. Los defendemos y los divulgamos porque queremos que la sociedad los haga suyos y al hacerlos, exija a sus Fuerzas Armadas su cumplimiento.

Los militares nos hemos adaptado a los cambios que nos ha exigido la sociedad sin ninguna demora, otra cosa es que nos gusten más o menos, pero para eso hemos sido educados en la disciplina y en la lealtad. Hemos acogido a la mujer en nuestras filas, hemos visto reducir drásticamente nuestros efectivos, hemos transitado de un ejército de soldados conscriptos a un ejército profesional y hemos mirado siempre hacia adelante con la confianza puesta en el mando y tratando de convencer a los subordinados.

Una ofensa a España y a la Legión

Claro, que los militares no vivimos aislados ni somos ajenos a lo que nos rodea. Valoramos las tradiciones por lo que tienen de raíz, de sentimiento, de motor de energía; y allá donde vamos destinados, nos adaptamos y las compartimos. Nos gusta la cultura como el compendio que es de vida, costumbres y expresiones artísticas, y en esto, créanme no nos anclamos para nada en las glorias del pasado. Está en la naturaleza del soldado, en su mentalidad de enfrentar un posible enemigo que tratará en todo momento de sorprenderlo, el innovar las tácticas, los sistemas de armas, los procedimientos para combatir. Queremos ser vanguardia en el arte de la guerra como en todas sus manifestaciones en el más amplio sentido de la palabra arte.

Puede ser el arte clásico, tradicional, o transgresor y modernista. Pero amigo, también el arte tiene sus reglas, sus valores y hasta sus límites. No todo vale en el arte ni es arte todo lo que uno discurre. Como tantas veces hemos sostenido desde este blog, la clave está en el respeto. Respeto a unos elementales principios éticos y estéticos y desde luego al público al que va destinada una obra y a las personas de las que trata la misma.

La ópera Carmen en París. No se atrevería a hacerlo con la Legión Francesa o la bandera de Francia

Ninguno de estos requisitos los cumple la adaptación de la – por otro lado inmortal – ópera “Carmen”, obra cumbre del francés George Bizet, que se está representando en París desde hace más de un mes, bajo la dirección de Calixto Bieito un castellano burgalés, que reside en Basilea, dirige el teatro Arriaga de Bilbao y ahora representa en la capital de Francia. Un autor que ha construido su fama sobre la interpretación radical de óperas clásicas y que, en el caso actual, aunque ya se había estrenado hace años ahora vuelve a poner en escena, los más rancios clichés sobre todo lo español, destrozando la historia creada por Merimée, a la vez que exhibe sobre el escenario un puñado de soldados vestidos de legionarios (¡cómo no!) trasladando al espectador una imagen de orgía desenfrenada, mientras pasean la bandera de España por el suelo del escenario o azotan con ella a un soldado. Y cosas más reprobables.

Hiere con todo ello a una gran parte del público mayoritariamente francés. Prueba de ello es que la aparición de Bieito en el escenario al finalizar el estreno fue acogida con más silbidos y abucheos que con muestras de agrado. Y hiere sobre todo a una inmensa parte de la sociedad española que en su conjunto ha hecho del respeto entre todos y fundamentalmente de los signos que nos representan una de sus normas de convivencia en paz.

“No se atrevería hacerlo con la Legión Francesa o la bandera de Francia”- argumentaba anoche en televisión José Manuel García Margallo, exministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, al tiempo que anunciaba que, en su calidad de parlamentario del Partido Popular por Alicante, había hecho una pregunta parlamentaria al gobierno preguntándole si estaba informado y las medidas que iba a tomar al respecto. Nos conforta la actitud decidida del Sr. García Margallo, que confiamos ver secundada por el partido que apoya mayoritariamente al gobierno, tanto como echamos en falta actitudes similares en otros partidos porque una vez más insistimos, los símbolos de la nación y sus Fuerzas Armadas no son patrimonio de ningún partido, sino de la nación entera.

Carmen en París ¿De qué cultura?

Ya podría ser retirada de cartel tan esperpéntica y ofensiva distorsión de un clásico universal que, a juzgar por las críticas, no gusta ni a los verdaderos aficionados al bel canto, ni a los que anteponen la innovación. Solo puede ser del agrado de aquellos que disfrutan creando el pánico en una ciudad devota de sus tradiciones, como Sevilla en su “madrugá”.  Hierra pues gravemente el ínclito director teatral, por más que le adornen algunos premios y reconocimientos del mundo de la cultura, pero ¿De qué cultura?

Comenzaba esta reflexión aseverando que no todo el tiempo pasado fue mejor, no señor. Si recuerdan hace un tiempo los aseos públicos o privados de cualquier establecimiento, solían estar ilustrados con pintadas y expresiones de todo tipo, la mayor parte de las veces, bastante soeces, costumbre si no del todo erradicada, si a punto de serlo. Pero había quien argumentaba que “aquello era cultura”, que venía a ser un genuino canal de la libertad de expresión. «Tié q’haber gente pa’tó», que diría un taurino. Y con razón, porque hubo quien dejó en la puerta del cubículo su impronta con unas palabras que hoy se me antojan certeramente dedicadas al director artístico de esta representación de Carmen:

“si la basura es pintura

y tus manos son pinceles

píntate los….

y no pintes en las paredes”

Aplíquese el cuento, Sr Bieito.

 

Adolfo Coloma

GB (R) del ET

Blog: generaldavila.com

19 abril 2017