LA MINISTRA DE DEFENSA DEBE DIMITIR Y OCUPAR UN DESTINO IRRELEVANTE General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Dimita señora ministra. Deje de ser ministra de Defensa y ocupe un irrelevante puesto. De no existir, pase a la reserva.

El almirante de la Armada española Alfonso Carlos Gómez Fernández de Córdoba fue destituido recientemente de su cargo en el ministerio de Defensa por no estar de acuerdo con la repetición de unas oposiciones a psicólogo militar realizadas con todas las garantías y ajustadas a derecho. La reclamación de dos aspirantes, eliminadas por un tatuaje de acuerdo con las normas dictadas por el ministerio, hizo a la ministra replantearse la convocatoria y repetirla. Lógicamente eso significaba un serio revés y perjuicio para aquellos que hasta ese momento habían aprobado todas las pruebas realizadas. Por tanto estos aspirantes, con las pruebas superadas,  recurrieron la decisión de la ministra. La misma decisión que el almirante no compartía.

El almirante al mantener su justo criterio fue cesado. A los pocos días la ministra pidió al Almirante Jefe del Estado Mayor de la Armada que, al ser cesado en Defensa, la Armada le asignase un destino irrelevante. El AJEMA contestó diciendo que eso no existía en la Armada y que allí todos los destinos son relevantes. La ministra, no sabemos si como reacción airada u otras causas que nos gustaría conocer, si es que existen,  decidió mandar a la reserva al almirante, es decir truncar su carrera militar. Dicho en román paladino: mandó al almirante a su casa.

Ahora el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) da la razón al recurso de los aprobados en las pruebas, desestimando que el ministerio de Defensa pueda repetir la oposición a psicólogo militar, reafirmándose en su auto del 10 de agosto en el que se acordaba la suspensión cautelar de la repetición de la oposición. Aún le queda a la señora ministra el recurso de amparo ante el Tribunal Supremo, pero mientras, el periodo de formación de los futuros psicólogos y otros cuerpos comunes lleva un mes desarrollándose. Todo un despropósito, señora ministra; por no calificarlo de escándalo, no solo administrativo.

Es decir, que el almirante tenía razón. Pero aquí hay un detalle que no pasa desapercibido para nosotros. El almirante ya está en su casa; sin posibilidad de reingreso en la actividad de su querida Armada. No hay más recursos. Fue el Consejo de Ministros mediante Real Decreto, tan usado, mal usado, abusado, el que decidió la reserva del almirante.

La consecuencia de este enredo, señora ministra,  no debería hacerse esperar. Su dimisión es lo que corresponde al honor de su ministerio y que se le dé, a usted, un irrelevante puesto en la administración; si es que lo hay. En la política los tendrá a buen seguro: cientos de miles… muy irrelevantes. Ese es su lugar.

No está de más recordarle lo que dicen las Reales Ordenanzas para las Fuerzas Armadas que a buen seguro usted conoce:

<<Artículo 18. Justicia en las Fuerzas Armadas.

Propiciará, con su actuación, que la justicia impere en las Fuerzas Armadas de tal modo que nadie tenga nada que esperar del favor ni temer de la arbitrariedad>>.

Pero antes de dimitir de su cargo deje de exhibir el Escudo de España, símbolo de la Nación,  partido en dos. La Patria se lo agradecerá y si no…

<<¿Es consciente la ministra de que sólo acierta cuando rectifica?>>.

Deberá responder.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

Twitter: @generaldavila

17 septiembre 2018

UN ALMIRANTE CESADO Y PASADO A LA RESERVA Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

No se trata de ceses y colocaciones, de ocupar los puestos de las televisiones públicas, ni de colocar a los amiguetes. Esto que les cuento es para mí más grave porque indica un estilo que no parece adecuado utilizar con los miembros de las Fuerzas Armadas sin saberse los motivos; aparentemente ninguno de fondo.

Este sábado me ha sorprendido ver en el BOE. el pase a la reserva de un vicealmirante de la Armada española por Real-decreto, sin cumplir los años para ello ni a petición propia. No es normal que esto suceda.  ¿Qué ha ocurrido?

<<12027 Real Decreto 1095/2018, de 31 de agosto, por el que se dispone el pase a la situación de reserva del Vicealmirante del Cuerpo General de la Armada don Alfonso Carlos Gómez Fernández de Córdoba.

De conformidad con lo dispuesto en el artículo 113.2 de la Ley 39/2007, de 19 de diciembre, de la Carrera Militar, modificada por la Ley 46/2015, de 14 de octubre, a propuesta de la Ministra de Defensa, y previa deliberación del Consejo de Ministros en su reunión del día 31 de agosto de 2018, Vengo en disponer el pase a la situación de reserva del Vicealmirante del Cuerpo General de la Armada don Alfonso Carlos Gómez Fernández de Córdoba. Dado en Madrid, el 31 de agosto de 2018. FELIPE R. La Ministra de Defensa, MARGARITA ROBLES FERNÁNDEZ>>.

El referido artículo al que se refiere el Real-decreto se aplica raras veces: <<Por decisión del Gobierno, los oficiales generales podrán pasar a la situación de reserva, mediante real decreto acordado en Consejo de Ministros, a propuesta del Ministro de Defensa>>. Este es el caso, mejor diría el extraño caso.

Es decir que ha sido el decretazo, el dedazo, el que ha puesto fin a la carrera militar de un almirante de la Armada. ¿Por qué? Eso nos gustaría saber a todos, activos o no, ya que para todos es importante. Pasar a un vicealmirante a la reserva así por las buenas o malas es a priori muy extraño y grave, ya que debe intervenir el Consejo de Ministros y supone acabar con una vida de servicio a España de un oficial general. En este caso una vida de ejemplar actividad en la Armada española resumida en una Hoja de Servicios que pocos pueden repetir por su excelencia. Algo que merece un respeto que a mi juicio no ha existido en este caso. Dudo que esa brillante Hoja de Servicios haya sido leída en el Consejo de Ministros. Muy grave.  Algo que no es un tema de <<me gustas o no me gustas>>. Desconozco los detalles de fondo. Por ello solo hablo de la necesidad de que algo que es fruto de una decisión del Consejo de Ministros se explique. A todos nos deja preocupados.

Como decía, la extraordinaria Hoja de Servicios del almirante, que por modestia no doy a conocer, es tan ejemplar que causa estupor su pase a la reserva. Esto va más allá de un cambio de destino o un desacuerdo puntual.

Debo aclarar que era el subdirector de Reclutamiento y Orientación Laboral del ministerio de Defensa; fue cesado en el cargo por el Subsecretario y ahora se le pasa a la reserva. Todo empezó con la convocatoria al Cuerpo Militar de Sanidad, especialidad de Psicología, en la que dos aspirantes no fueron admitidas por no cumplir la normativa sobre tatuajes en las Fuerzas Armadas, algo que ha hecho que otros muchos aspirantes en las mismas condiciones no hayan podido acceder ni a soldado, suboficial u oficial. Una de las aspirantes recurrió, el tribunal de las pruebas fue cambiado completamente y Defensa aceptó anular las pruebas y convocarlas de nuevo. Pero los Tribunales de justicia dijeron no, ya que afecta como es lógico a varios aspirantes que por las notas provisionales veían que ya habían obtenido la plaza, y que ahora tendrían que repetir la oposición.

El caso es que el tema ha finalizado en los tribunales y el almirante cesado y después enviado a la reserva sin saber por qué; y nosotros sin saber en manos de quien estamos.

Porque aquí, señora ministra, es por todos sabido, por casi todos, que un soldado se guía por el honor y espíritu y no por el relevante, o no, lugar que ocupa. Todos los destinos lo son, relevantes. Nunca se menosprecia la labor de un soldado dándole un puesto ¿de poca relevancia?, ni se le humilla. Eso es inadmisible en la milicia. Ni pedir ni rehusar.

La grandeza y relevancia está en… ¿se lo han leído a usted al llegar al ministerio?:

Este ejército que ves
vago al yelo y al calor,
la república mejor
y más política es
del mundo, en que nadie espere
que ser preferido pueda
por la nobleza que hereda,
sino por la que él adquiere;
porque aquí a la sangre excede
el lugar que uno se hace
y sin mirar cómo nace
se mira cómo procede.

General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez

Blog: generaldavila.com

4 septiembre 2018

 

COMIENZA EL MES DE AGOSTO. TOQUE DE RETRETA Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

No, no es cansancio… es una cantidad de desilusión

¡Vacaciones! ¿Merecidas? Ese es otro cantar… No está España para muchas veleidades, pero no se preocupen: los irresponsables de no asumir su responsabilidad serán los primeros en ponerse el bañador y las chanclas. Quizá sea mejor. Mientras menos decisiones tomen en ese Consejo de Ministros más tranquilos estaremos.

El blog continúa. No queremos que las vacaciones nos separen; demasiados días sin sentir el calor de su proximidad que es lo que nos anima. El rumor de la colmena excita la inteligencia y las ganas de escribir, de denunciar, de convivir.

También necesitamos olvidar todo en algún momento, aunque sea breve el momento, para reflexionar desde lo más profundo y descansar. Un descanso necesario hoy, que como decía Pessoa:

No, no es cansancio…
es una cantidad de desilusión
que se me entraña en la especie del pensar,
es un domingo al revés
del sentimiento,
una vacación pasada en el abismo.
No, cansancio no es…

Por ello seguiremos publicando, pero alternaremos los artículos nuevos con otros publicados anteriormente en el blog y que además de tener éxito de lectores sigan de actualidad. No faltaremos a la cita con todo aquello que sea noticia y requiera una reflexión. Aquí estaremos. Con todos ustedes.

Siendo teniente tuve un compañero que cuando llegaba la época estival, y con ello la piscina, acostumbraba a tomar el sol con las estrellas puestas sobre el torso desnudo de manera que cuando se levantaba estaba el cuerpo bronceado menos las estrellas que blancas como las nubes se veían claramente. Él decía que con lo que le había costado ser teniente, lo era hasta en calzoncillos. Les cuento la anécdota para recomendarles que no pierdan su identidad con los calores veraniegos y se mantengan fieles a sus principios. Protéjanse con crema todo lo que deban y puedan, pero sobre todo protejan su amor, sin sombra alguna, a España. No lo oculten, que se vea, que se note.

Sobre todo disfruten de España. No hay tierra mejor.

Rafael Dávila Álvarez. General de División (R.)

Blog: generaldavila.com

31 julio 2018

 

 

‹‹EL EJÉRCITO TIENE LA MISIÓN DE GARANTIZAR LA SOBERANÍA DE ESPAÑA Y SU INTEGRIDAD TERRITORIAL›› Rafael Dávila Álvarez General de División (R.)

La ministra de Defensa recuerda la misión de las Fuerzas Armadas

-¡Aleluya! Pensé que recordar la Constitución era un grave pecado.

-¿Cómo interpreta usted lo que ha dicho la ministra y por qué lo ha dicho?

-Que la ministra de Defensa diga lo que ha dicho en unos momentos especialmente delicados para la unidad de España no es una cuestión baladí. El momento es tan grave que el líder del PSOE, Pedro Sánchez, ha salido de su audiencia en Zarzuela diciendo haber visto al Rey preocupado por la situación de Cataluña. No es para menos. Hoy daban un paso más los independentistas en su enfrentamiento que de seguir así y no cortarse a tiempo -en esa situación estamos- nos costará ni más ni menos que eso: romper con la soberanía nacional y su integridad territorial. Explíqueme como damos luego marcha atrás o qué hacemos el día que el Parlamento Catalán lea el Acta de declaración de independencia. La situación es muy grave y las palabras de la ministra están meditadas y graduadas.

-¿Es según deduzco de sus palabras una amenaza?

-No. Eso es imposible. La ministra se ha limitado a leer la Ley. Entre soldados no hay amenazas y menos cuando no hay enemigo.

-¿Qué quiere usted decir? ¿A qué viene recordar que el Ejército tiene la misión de garantizar la soberanía de España y su integridad territorial cuando es algo que todos sabemos?

-Pregúntele a la ministra, pero mire, a mi me suena a que está muy ligado a la propuesta independentista. Además no lo he dicho yo. Ha sido la ministra. Nosotros los soldados leemos y cumplimos, pero no hablamos. Decir lo que la ministra ha dicho le ha costado a más de uno un grave disgusto.

-Pues lo dicho por la ministra a mí me suena a amenaza.

-Supongo que la ministra de Defensa ya conoce a los soldados y algo habrá aprendido de su lenguaje. Los militares no amenazan nunca. Si acaso utilizan la disuasión antes de llegar al enfrentamiento.

– O sea que las palabras de la ministra son un acto disuasorio.

Exministros de Defensa hoy en el ministerio

-Pues mire no lo sé. Ni el Constitucional logra disuadirles así que no sé qué decirle. Lo que sí le digo es que a mí me han gustado. Ha estado mejor que muchos de los exministros que, alguno con descaro, se han dejado ver hoy por el ministerio de Defensa.

-¿Las palabras de la ministra serán cosa suya o le habrán hecho el encarguito?

-Pues tampoco lo sé. El caso es que muy de acuerdo todo el Gobierno no debe estar porque entre los que estrenan el cargo de exministros ponen a caldo a los que fueron sus compañeros de Consejo de Ministros. Entre ellos debe haber pareceres distintos… Incluso enfrentados.

-¿Entonces ustedes los militares cuando leen la Constitución se saltan el Preámbulo para evitar que les pillen leyendo el artículo 2 o sobre todo el 8?

-Mire hablemos en serio. Se dice muchas tonterías en este siglo XXI sobre los militares como si se hablase de espadones trasnochados. Aquí la única asonada que hoy se percibe cercana ya sabe dónde está y quienes la protagonizan.

Juramento a la Bandera

No se confunda. Leemos, sabemos, y estamos, como cualquier otro ciudadano, muy preocupados. Nuestra ministra es la que ha dicho lo que ha dicho y por algo será. Si a algo es sensible un militar es a la unidad de España, su misión fundamental. Forma parte de la Ley y de su juramento ante la Bandera. Conocemos las leyes y las cumplimos sin interpretaciones que otros pretenden interpretar por nosotros. ¡No! Un soldado es rigurosamente cumplidor y sabe que al Presidente del Gobierno le corresponde la dirección de la política de defensa y la determinación de sus objetivos, la gestión de las situaciones de crisis que afecten a la defensa y la dirección estratégica de las operaciones militares en caso de uso de la fuerza y que la ministra dirige la actuación de las Fuerzas Armadas bajo la autoridad del Presidente del Gobierno y determina y ejecuta la política militar.

Este es un Ejército leal, fiel y cumplidor. No todos pueden decir lo mismo. Quizá a eso se refería la ministra de Defensa.

-Pues me deja usted más tranquilo.

-Pues no entiendo por qué me dice usted eso. Yo sigo muy preocupado. Como el Rey. Y es que no es para menos.

Por Tierra, Mar y Aire. El Ejército tiene la misión de garantizar la soberanía de España y su integridad territorial

Rafael Dávila Álvarez General de División (R.)

Blog: generaldavila.com

5 julio 2017